Saltar navegador principal

¿Cómo puedo llegar a ser un mejor maestro orientador?

Como poseedores del sacerdocio, se nos manda “[aprender nuestro] deber” y “obrar con toda diligencia” (D. y C. 107:99). Uno de los deberes más importantes de los poseedores del Sacerdocio Aarónico es el de invitar a todos a venir a Cristo (véase D. y C. 20:59). Los presbíteros y los maestros tienen, además, los deberes de “visitar la casa de todos los miembros” y de “velar siempre por los miembros de la iglesia, y estar con ellos y fortalecerlos” (D. y C. 20:47, 53). Una manera de cumplir con esos deberes es servir como maestros orientadores. Somos más eficientes como maestros orientadores cuando amamos, cuidamos y fortalecemos a aquellos a quienes se nos asigna enseñar.

Prepararse espiritualmente

Estudie con espíritu de oración los siguientes recursos y pasajes de las Escrituras. ¿Qué inspirará a los jóvenes a convertirse en mejores maestros orientadores?

Cumplir Mi Deber a Dios, 2010, págs. 28–29, 52–53, 76–77.

Alma 18:12–40; 22:4–18 (Los ejemplos de Ammón y de Aarón)

D. y C. 20:46–59 (Los poseedores del Sacerdocio Aarónico tienen el deber de invitar a todos a venir a Cristo)

Thomas S. Monson, “Verdaderos pastores”, Liahona, noviembre de 2013, págs. 61–68.

Responsabilidades de los maestros orientadores”, Manual 2: Administración de la Iglesia, 2010, 7.4.1.

“La enseñanza en el programa de maestros orientadores”, La enseñanza: El llamamiento más importante, 2000, págs. 164–165.

Video: “La orientación familiar: Motivar a los poseedores del Sacerdocio Aarónico”

Permita que los jóvenes dirijan

Un miembro de la presidencia del quórum (o un ayudante del obispo en el quórum de presbíteros) dirige la reunión. Él dirige a los demás jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del quórum, les enseña sus deberes del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios), los alienta a compartir las experiencias que han tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del quórum a enseñar una lección del Evangelio. Puede prepararse llenando una Agenda de la reunión de quórum durante una reunión de presidencia.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para repasar la lección de la semana anterior y presentar la de esta semana:

  • Invite a los jóvenes a dar un informe de lo que hicieron para cumplir con cualquier asignación que recibieron durante la lección de la semana pasada.
  • Invite a los jóvenes a compartir experiencias que hayan tenido como maestros orientadores, o de cuando los visitaron los maestros orientadores. ¿Por qué pide el Señor a los poseedores del sacerdocio que visiten a las familias como maestros orientadores?

Aprender juntos

El propósito de esta lección es ayudar a cada joven a formar un plan para llegar a ser un mejor maestro orientador. Permita que los jóvenes tomen un tiempo durante la reunión de quórum para escribir los planes que tengan en sus libritos de Mi Deber a Dios. Ínstelos a que compartan sus planes unos con otros. En futuras reuniones de quórum, invítelos a compartir experiencias que hayan tenido al servir como maestros orientadores.

  • Lean juntos Doctrina y Convenios 20:53 y pida a los jóvenes que hagan una lista (o un dibujo) de maneras en que los maestros orientadores pueden “velar siempre por los miembros de la iglesia, y estar con ellos y fortalecerlos”. ¿Cómo pueden los jóvenes mejorar como maestros orientadores? Considere invitar al obispo, al líder del grupo de sumo sacerdotes o al presidente del quórum de élderes para que hablen al quórum en cuanto a cómo ser un buen maestro orientador (véase Mi Deber a Dios, págs. 52, 76). Considere pedir a los jóvenes que piensen con antelación en preguntas que podrían hacer a estos líderes en cuanto a la orientación familiar. Invite a los jóvenes a que abran su librito Mi Deber a Dios en la sección “Actúa” (pág. 55 o 77) y que hagan planes para llegar a ser mejores maestros orientadores.
  • Pida a cada joven que lea uno de los relatos del discurso del presidente Thomas S. Monson “Verdaderos pastores”. Pida a cada uno que se ponga frente al quórum y que relate con sus propias palabras y comparta lo que enseña en cuanto a cómo podemos ser un mejor maestro orientador.
  • Divida el quórum en dos grupos y pida a cada grupo que haga una lista de las maneras en que pueden mejorar como maestros orientadores. Después de unos minutos, invite a un grupo a que añada más cosas a su lista al leer “La enseñanza en el programa de los maestros orientadores” (La enseñanza: El llamamiento más importante, 2000, págs. 164–165). Pida al otro grupo que añada cosas a su lista al leer la sección 7.4.1 del Manual 2. Pida a ambos grupos que compartan sus listas y anime a cada joven a seleccionar una cosa de la lista en la que trabajará antes de su próxima visita de orientación familiar. Invite a los miembros del quórum a hacer dramatizaciones de una visita eficiente de orientación familiar.
  • Muestre el video “La orientación familiar: Motivar a los poseedores del Sacerdocio Aarónico” y pida a los jóvenes que busquen maneras en que los poseedores del Sacerdocio Aarónico pueden participar en la orientación familiar. ¿Qué experiencias pueden compartir los jóvenes que sean parecidas a lo que vieron en el video? ¿Qué aprenden los jóvenes de este video que les puede ayudar a mejorar como maestros orientadores?
  • Pida a la mitad del quórum que lea acerca de Ammón en Alma 18:12–40 y pida a la otra mitad que lea en cuanto a Aarón en Alma 22:4–18. Invítelos a buscar y a compartir cosas que aprendan de Ammón y Aarón que les podrían ayudar a llegar a ser mejores maestros orientadores; por ejemplo: la manera en que enseñaron por medio del Espíritu, enseñaron con amor, adaptaron sus enseñanzas para satisfacer necesidades, compartieron su testimonio, usaron las Escrituras, formularon preguntas, etc. (Esta actividad es una adaptación de una actividad de estudio personal de la página 193 de Predicad Mi Evangelio).

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Comprenden cómo llegar a ser mejores maestros orientadores? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Invítelos a actuar

El joven que dirige concluye la reunión. Él podría:

  • Ayudar al quórum a preparar una breve presentación en cuanto a la orientación familiar basándose en lo que han aprendido hoy. Podrían compartirla con el quórum de élderes en una futura reunión de quórum.
  • Explixar que, en las próximas semanas, se les invitará a compartir las experiencias que estén teniendo.