Skip main navigation

¿Cómo me puedo preparar para establecer un hogar centrado en Cristo?

La edificación del reino de Dios comienza con edificar un hogar y una familia de rectitud. La familia es la unidad más importante de la Iglesia. Como miembros de la Iglesia, debemos establecer un hogar donde el Espíritu esté presente. Un hogar centrado en Cristo ofrece un lugar de defensa contra el pecado, un refugio del mundo y un amor comprometido y real. Ya sea grande o pequeño, tu hogar puede ser una “casa de oración, una casa de ayuno, una casa de fe, una casa de instrucción, una casa de gloria, una casa de orden, una casa de Dios” (D. y C. 88:119).

Prepararse espiritualmente

¿Qué Escrituras y discursos ayudarán a los jóvenes a prepararse para establecer hogares centrados en Cristo?

1 Nefi 1:1; Enós 1:1–3; Mosíah 27:14 (La influencia de padres rectos)

Salmos 127:3; Mosíah 4:14–15; D. y C. 68:25–28; 88:119; 93:40 (Se manda a los padres que enseñen y edifiquen a sus hijos)

La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, Liahona, noviembre de 2010, pág. 129.

Henry B. Eyring, “A mis nietos”, Liahona, noviembre de 2013, págs. 69–72.

Richard G. Scott, “La paz en el hogar”, Liahona, mayo de 2013, págs. 29–31.

David A. Bednar, “Los poderes del cielo”, Liahona, mayo de 2012, págs. 48–51.

La familia”, Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, págs. 14–15.

Video: “Un verdadero padre”

Permita que los jóvenes dirijan

Un miembro de la presidencia del quórum (o un ayudante del obispo en el quórum de presbíteros) dirige la reunión. Él dirige a los demás jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del quórum, les enseña sus deberes del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios), los alienta a compartir las experiencias que han tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del quórum a enseñar una lección del Evangelio. Puede prepararse llenando una Agenda de la reunión de quórum durante una reunión de presidencia.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para repasar la lección de la semana anterior y presentar la de esta semana:

  • Escriba en la pizarra la pregunta del título de la lección de la semana pasada y pregunte a los jóvenes cómo la contestarían.
  • Pida a los jóvenes que describan cómo sería una casa que fuera diseñada por alguien a quien le encantara la música (o las películas, o los deportes). ¿Qué verían allí? ¿Qué sentirían? Entonces pregúnteles cómo creen que sería un hogar centrado en Cristo. ¿En qué sentido sería único? ¿Qué verían allí? ¿Qué sentirían? Pídales que sugieran respuestas a la pregunta: “¿Cómo me puedo preparar para establecer un hogar centrado en Cristo?”.

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes puede ayudar a los miembros del quórum a comprender cómo establecer un hogar centrado en Cristo. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para el quórum:

  • Como quórum, lean Mosíah 4:14–15 y hagan una lista en la pizarra de principios de estos versículos que ayudarán a los jóvenes a establecer hogares centrados en Cristo. Muestre uno o los dos videos que se sugieren en esta reseña y diga a los jóvenes que piensen en ellos como padres a medida que los vean. Después de cada video, pida a los jóvenes que analicen cuál es el mensaje principal y qué principios adicionales aprenden que les ayudarán a establecer hogares centrados en Cristo. Considere añadir estos principios a la lista de la pizarra. Invite a compartir ejemplos de estos principios que haya tenido su propia familia u otras familias.
  • Pida a un joven que lea en voz alta Doctrina y Convenios 88:119 y escriba en la pizarra los principios de un hogar recto. Invite a los jóvenes a escoger uno de esos principios y a compartir maneras en las que piensan que ese principio se podría aplicar en un hogar recto. Ínstelos a compartir ejemplos que hayan visto. ¿Qué pueden hacer los jóvenes para establecer esos principios en sus hogares actuales y en sus hogares futuros? Como parte del análisis, invite a los jóvenes a leer la sección que se titula “Por favor, ayude a mi esposo a entender” del discurso del élder David A. Bednar “Los poderes del cielo”. Pregunte a los jóvenes qué piensan que significa ser un líder del sacerdocio en el hogar.
  • Pida a los jóvenes que piensen en ejemplos de padres influyentes del Libro de Mormón (para obtener algunos ejemplos, vea los pasajes de las Escrituras que se sugieren en esta reseña). Pida a los jóvenes que mencionen algunas cualidades adicionales de sus padres, o de otros padres que conozcan, que les gustaría emular. ¿Cuál es la función de los padres en la edificación del reino de Dios? ¿Qué hicieron estos padres que tuvo una influencia positiva en sus hijos? ¿Qué pueden hacer los jóvenes para seguir sus ejemplos?
  • Pida a los jóvenes que anoten en la pizarra el mejor consejo que puedan darle a una pareja que se va a casar. Divida el discurso del presidente Henry B. Eyring “A mis nietos” en secciones y repártalas entre los jóvenes para que las lean. Pídales que añadan a la lista de la pizarra elementos que encuentren en el discurso del presidente Eyring y que analicen lo que pueden hacer a fin de prepararse para establecer un hogar centrado en Cristo.
  • Divida el quórum en grupos y reparta entre los grupos el discurso del élder Richard G. Scott “La paz en el hogar”. Pida a los grupos que estudien su sección del discurso y busquen descripciones y características de un hogar centrado en Cristo. Invite a los jóvenes a compartir lo que encuentren y que hagan dibujos de cómo es un hogar centrado en Cristo. ¿Qué más pueden hacer los jóvenes para ayudar a que en este tiempo sus hogares estén más centrados en Cristo? ¿Cómo pueden prepararse para establecer hogares centrados en Cristo en el futuro?

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Entienden cómo establecer un hogar centrado en Cristo? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Invítelos a actuar

El joven que dirige concluye la reunión. Él podría:

  • Compartir lo que está haciendo para prepararse para establecer un hogar centrado en Cristo.
  • Invitar a los miembros del quórum a hacer algo que fortalezca el hogar de ellos.