Saltar navegador principal

¿Cómo puedo resistir la pornografía?

“La pornografía, con su sórdida inmundicia, azota la tierra como una horrorosa y pavorosa marejada. Es veneno. No la vean ni la lean. Los destruirá si lo hacen. Les quitará el respeto por ustedes mismos. Les robará la sensación de lo bello de la vida. Los derribará y arrastrará al lodazal de los malos pensamientos y, posiblemente, de los malos actos. Manténganse alejados de ella. Evítenla como rehuirían una enfermedad horrorosa, puesto que es igual de mortal”(véase Gordon B. Hinckley, “Pensamientos sobre los templos, la retención de conversos y el servicio misional”, Liahona, enero de 1998, pág. 64). Si nos vestimos “de toda la armadura de Dios” (véase Efesios 6:11–17) y confiamos en la fuerza del Señor, podremos protegernos de los ataques del adversario contra la virtud y mantener nuestras acciones y nuestros pensamientos puros.

 

Prepararse espiritualmente

Estudie los siguientes recursos y pasajes de las Escrituras con espíritu de oración. ¿Cómo puede alentar a los jóvenes a resistirse a la pornografía?

Génesis 39:7-21; Romanos 12:21; 2 Timoteo 2:22; Alma 39:9; Moroni 10:30; D. y C. 27:15–18; 121:45–46 (Debemos alejarnos inmediatamente de las tentaciones lujuriosas y en su lugar llenar nuestra mente con pensamientos puros)

Isaías 1:18; Helamán 12:23; D. y C. 58:42–43 (Podemos ser perdonados si nos arrepentimos)

Mateo 5:27–28; Romanos 6:12; Alma 39:9; D. y C. 42:33 (Mirar a un hombre o a una mujer para codiciarlos es un pecado con serias consecuencias)

1 Nefi 17:3; Mosíah 24:14; Alma 26:12 (Dios nos fortalecerá en nuestros intentos por guardar los mandamientos)

Jeffrey R. Holland, “No hay lugar para el enemigo de mi alma”, Liahona, mayo de 2010, págs. 44–46; véase también el video “Mira tus pasos”.

Quentin L. Cook, “¿Podéis sentir esto ahora?”, Liahona, noviembre de 2012, págs. 6–9.

Deja que la virtud engalane tus pensamientos, 2006.

Pornografía”, Leales a la Fe, 2004, págs. 146–147.

Video: “Volcar la mirada

Permita que los jóvenes dirijan

Un miembro de la presidencia del quórum (o un ayudante del obispo en el quórum de presbíteros) dirige la reunión. Él dirige a los demás jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del quórum, les enseña sus deberes del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios), los alienta a compartir las experiencias que han tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del quórum a enseñar una lección del Evangelio. Puede prepararse llenando una Agenda de la reunión del quórum durante una reunión de presidencia.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para repasar la lección de la semana anterior y presentar la de esta semana:

  • Escriba una frase de la lección de la semana pasada en la pizarra, y pídale a uno de los jóvenes que explique lo que significa para él.
  • Muestre un paño blanco (puede ser cualquier pañuelo o un guante) y un recipiente pequeño con lodo (barro). Hable con los jóvenes acerca de lo que sucedería si metieran esa prenda blanca en el lodo. ¿Qué se vería afectado: el lodo o la prenda blanca? ¿Qué influencia tiene la pornografía en nuestra mente y en nuestro espíritu? Analice la cita del presidente Hinckley que se encuentra al principio de esta lección.

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes ayudará a los jóvenes a aprender cómo resistir la pornografía. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para el quórum:

  • Muestre el video “Volcar la mirada” y pida a los jóvenes que le digan que detenga el video cada vez que David pudo haber tomado una decisión diferente. ¿Qué pasó con el rey David después de esa experiencia? (véase 2 Samuel 11–12). ¿Cómo influyó en su familia? ¿Por qué es tan peligroso ver pornografía? Pida a los jóvenes que lean Génesis 39:7–21 y busquen cómo reaccionó José ante una situación similar. Comparen brevemente las consecuencias de las acciones del rey David y de José. ¿Por qué ver pornografía es un pecado contra Dios? ¿Cómo se protegen ellos u otras personas para evitar la pornografía? ¿Qué actividades sanas o pensamientos tendrían que utilizar para reemplazar los pensamientos inapropiados?
  • Pregunte a los jóvenes por qué creen que la pornografía es dañina para el alma. Lean como quórum la sección sobre la pornografía en Leales a la Fe. Al final de cada párrafo, dediquen un tiempo a hablar sobre la importancia de lo que hayan leído. (Por ejemplo, podría analizar con los jóvenes los diferentes lugares o situaciones en las que pueden encontrar pornografía. ¿Qué podrían hacer para protegerse de la pornografía? Invítelos a planear lo que harán cuando se la encuentren accidentalmente.) Después del tercer párrafo, analicen el poder de la Expiación y la forma en que el obispo o el presidente de rama participan en el proceso del arrepentimiento. Invite a los jóvenes a ver al obispo si están teniendo problemas con la pornografía.
  • Invite a los jóvenes a imaginarse que están conversando con su futuro hijo de 12 años acerca de por qué la pornografía es tan destructiva y cómo evitarla. Asigne a cada joven la lectura de uno o más párrafos del discurso del élder Jeffrey R. Holland “No hay lugar para el enemigo de mi alma ” (o muestre el video “Mira tus pasos”) en busca de información o citas que pudieran ayudarlos con este análisis. Invítelos a compartir lo que encuentren. ¿De qué manera las decisiones que tomen ahora en cuanto a la pornografía afectarán a su felicidad futura cuando lleguen a ser esposos y padres?
  • Invite a los jóvenes a imaginarse que tuvieran la oportunidad de hablarle a un miembro del Quórum de los Doce Apóstoles cerca de los problemas que enfrentan los jóvenes de hoy con respecto a la pornografía. ¿Qué le dirían? Entregue a cada joven una copia de los seis párrafos del discurso del élder Quentin L. Cook “¿Podéis sentir esto ahora?”, a partir de la frase “La inmoralidad sexual y los pensamientos impuros”. Pida a la mitad del quórum que busque y comparta lo que el élder Cook aprendió de un joven de 15 años, y pida a la otra mitad que busque y comparta el consejo que da este apóstol. ¿Qué pueden hacer los jóvenes para contribuir a que sus hogares sean “lugares de refugio” ante la pornografía?
  • Invite a los jóvenes a imaginarse que tienen un amigo que tiene problemas con la pornografía. ¿Qué le dirían para ayudarle? Pida a cada joven que lea partes de la sección titulada “Cómo lograr la fortaleza necesaria para abandonar el pecado” del librito Deja que la virtud engalane tus pensamientos. ¿Qué partes de esta sección compartirían los jóvenes con su amigo? ¿Qué otros pasajes de las Escrituras serían útiles para alguien que tiene problemas con la pornografía? (véanse, por ejemplo, las Escrituras que se sugieren en esta reseña).

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Comprenden cómo resistir la pornografía? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a este tema?

Invítelos a actuar

El joven que dirige concluye la reunión. Él podría:

  • Compartir qué hace para evitar ver cosas inapropiadas.
  • Animar a otros miembros del quórum a crear un plan personal para evitar la pornografía y escapar de ella.
  • Invitar a los miembros del quórum a acudir al obispo o presidente de rama si tienen problemas con la pornografía.