Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal

¿Por qué es importante la familia?

La familia es ordenada por Dios y es esencial para Su plan para el destino eterno de Sus hijos, el cual hace posible que las personas regresen a Su presencia y que las familias estén unidas por la eternidad.

Prepararse espiritualmente

Estudie los siguientes recursos y pasajes de las Escrituras con espíritu de oración y seleccione aquellos que ayuden a los jóvenes a entender por qué la familia es importante.

Romanos 8:16–17; Hebreos 12:9 (Somos hijos del Padre Celestial)

Génesis 2:18–24; D. y C. 131:1–4; 138:48 (Verdades del Evangelio sobre la familia)

Mosíah 4:14–15; D. y C. 93:40, 43, 48–50; 68:25, 27–29 (Los hijos aprenden el Evangelio gracias a sus padres)

La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, Liahona, noviembre de 2010, pág. 129 (véase también Leales a la Fe, 2004, pág. 88).

L. Tom Perry, “Llegar a ser buenos padres”, Liahona, noviembre de 2012, págs. 26–28.

Neil L. Andersen, “Niños”, Liahona, noviembre de 2011, págs. 28–31.

Julie B. Beck, “Enseñar la doctrina de la familia”, Liahona, marzo de 2011, págs. 12–17.

Videos: “Las familias pueden ser eternas”“El hogar es una institución divina”“Tener hijos con fe”

Permita que los jóvenes dirijan

Un miembro de la presidencia del quórum (o un ayudante del obispo en el quórum de presbíteros) dirige la reunión. Dirige a los jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del quórum, les enseña sus deberes del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios), los alienta a compartir las experiencias que han tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del quórum a enseñar una lección del Evangelio. Puede prepararse llenando una Agenda de la reunión del quórum durante una reunión de presidencia.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para repasar la lección de la semana anterior y presentar la de esta semana:

  • Invite a los jóvenes a compartir en grupos de dos lo que aprendieron de la lección de la semana anterior y cómo podrían aplicarlo a sus vidas.
  • Antes de la reunión del quórum, invite a los jóvenes a llevar un objeto que represente uno de sus recuerdos favoritos de sus familias (como tradiciones familiares, vacaciones u otras actividades). Invite a cada joven a compartir su objeto y a explicar por qué su familia es importante para él.

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes puede ayudar a los miembros del quórum a comprender la importancia de la familia. Siguiendo la guía del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para el quórum:

  • Invite a los jóvenes a leer los últimos ocho párrafos del discurso del élder L. Tom Perry “Llegar a ser buenos padres” buscando respuestas a la pregunta: “¿Por qué son importantes las familias?”. Invite a los miembros del quórum a compartir lo que hayan encontrado. ¿Qué pueden hacer los jóvenes para demostrar que entienden cuán importantes son las familias? ¿Cómo afectará su comprensión de la importancia de la familia a la manera en que tratan a sus familiares?
  • Como quórum, lean el relato de cuando el élder Mason visitó al élder Spencer W. Kimball (en el discurso del élder Neil L. Andersen, “Niños”). ¿Qué enseña el mundo acerca de las familias? ¿Qué enseña el Señor? ¿Qué prioridades anteponen algunas personas a criar una familia? ¿Qué bendiciones recibirán los jóvenes al hacer que la familia sea una prioridad en sus vidas?
  • Divida el quórum en dos grupos iguales. Entregue a un grupo una copia de la sección “Amenazas que acechan a la familia” del discurso de la hermana Julie B. Beck “Enseñar la doctrina de la familia”, y al otro la sección “Esto sí sé” del mismo discurso. Pida a cada grupo que le enseñe al otro lo que hayan aprendido de su sección. ¿Qué cosas específicas pueden hacer los jóvenes para defender a la familia?
  • Muestre uno de los videos que se sugieren en esta reseña y pida a los jóvenes que atiendan a las razones por las que nuestro Padre Celestial nos ha dado familias. Pregunte a los jóvenes qué le responderían a alguien que les dijese algo como: “No veo por qué debería casarme” o “No creo que quiera tener hijos cuando sea mayor”. ¿Qué le dirían a un amigo cuya situación familiar no es la ideal en estos momentos? (véase “La familia”, Para la Fortaleza de la Juventud, págs. 14-15).
  • Asigne a cada joven una de las Escrituras de esta reseña. Pida a los miembros del quórum que escudriñen “La Familia: Una Proclamación para el Mundo” y busquen un pasaje que se relacione con su Escritura. Invite a cada joven a compartir su pasaje de las Escrituras y la parte de la proclamación con la que se relaciona. Píales que compartan cualquier experiencia que hayan tenido que ilustre la importancia de las familias.

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Comprenden por qué las familias son importantes? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Invítelos a actuar

El joven que dirige concluye la reunión. Él podría: