Saltar navegador principal
Mi Deber a Dios

¿Qué puedo hacer para que la Santa Cena sea más significativa para los demás?

El Salvador instituyó la Santa Cena como una forma de que Sus seguidores lo recordaran y renovaran semanalmente sus convenios sagrados. La Santa Cena simboliza el sacrificio del cuerpo y la sangre de Jesucristo por medio de Su Expiación a nuestro favor. Por estas razones, la reunión sacramental es tan sagrada y debe ser un momento para reflexionar de manera reverente y para una poderosa renovación espiritual. Como poseedores del Sacerdocio Aarónico, tenemos la oportunidad de ayudar a los miembros de la congregación a tener una experiencia espiritual significativa durante la Santa Cena. Nuestra dignidad, ejemplo y testimonio pueden influir en su experiencia.

Prepararse espiritualmente

Unos días antes de la reunión de quórum, invite a los miembros del quórum a preparar una breve reseña que puedan utilizar para enseñar a los demás sobre la Santa Cena, e invítelos a traer sus reseñas a la reunión. (Los miembros del quórum podrían incluir esto en su plan de Mi Deber a Dios para aprender y enseñar acerca de los convenios y las ordenanzas; véase Cumplir Mi Deber a Dios, págs. 18, 42 o 66.)

Al preparar sus reseñas, los miembros del quórum pueden consultar el video “Recordarle siempre”. Pídales que lean Mateo 26:26–28, incluso la traducción de José Smith relacionada que aparece en las notas al pie de la página y en la Guía para el estudio de las Escrituras, y 3 Nefi 18:1–12, y que busquen el propósito que dio el Salvador cuando instituyó la Santa Cena.

Ellos podrían tener en cuenta las siguientes preguntas al desarrollar sus reseñas:

  • ¿Cuál es el propósito de la Santa Cena? ¿Qué simboliza?
  • ¿Cómo podemos recordar siempre al Salvador?
  • ¿Por qué creen que es importante participar de la Santa Cena semanalmente?
  • ¿Cómo podemos prepararnos mejor para participar de la Santa Cena?
  • ¿Cómo pueden los poseedores del Sacerdocio Aarónico representar al Salvador al administrar la Santa Cena?

Haga clic aquí para imprimir las instrucciones para los miembros del quórum.

Dirigir la reunión de quórum

Un miembro de la presidencia del quórum (o un ayudante del obispo en el quórum de presbíteros) dirige la reunión. Puede ser útil preparar con antelación una agenda de la reunión del quórum.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las siguientes ideas, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Invite a los miembros del quórum a tomar unos minutos al comienzo de la reunión para leer en silencio las oraciones sacramentales (véase D. y C. 20:77, 79) y pensar en las palabras de su himno sacramental favorito.
  • Como quórum, repasen brevemente los principios de enseñar a la manera de Cristo, leyendo algunos pasajes de las Escrituras como D. y C. 11:21; 12:8; 42:14. Aliente a los miembros del quórum a tener estos principios en mente a medida que compartan hoy sus sentimientos sobre la Santa Cena.

Aprender juntos

Invite a los miembros del quórum a enseñarse los unos a los otros sobre la Santa Cena (en pequeños grupos o todos juntos) utilizando las reseñas que han preparado. Después de hacer esto, invítelos a hablar acerca de sus experiencias a medida que comparten su testimonio. ¿Por qué es importante compartir con los demás lo que aprendemos?

Si alguno de los hombres jóvenes no ha preparado su reseña, concédales tiempo para hacerlo durante la reunión de quórum, siguiendo las instrucciones de la sección “Prepárese espiritualmente” que se encuentra en la parte superior. Si es posible, deje tiempo para que alguno de ellos comparta con los demás lo que han aprendido.

Invítelos a actuar

Para alentar a los miembros del quórum a compartir lo que han aprendido, considere las siguientes ideas:

  • Invite a cada miembro del quórum a identificar personas con las que podría compartir su comprensión y testimonio de la doctrina de la Santa Cena. Por ejemplo, podría enseñar a su familia, a un miembro menos activo del quórum, a una clase de Mujeres Jóvenes o de la Primaria, o a las familias a las que visita como maestro orientador. Pida a cada miembro del quórum que diga al quórum a quién ha escogido. Tal vez podría sugerir a los miembros del quórum que, además de compartir estas cosas en persona, lo hicieran también a través de las redes sociales.
  • Fijen una fecha en la que los miembros del quórum puedan visitar a algunas familias del barrio para enseñarles acerca de la Santa Cena. (Un miembro del obispado o el líder de misional del barrio puede ayudarles a elegir familias que se beneficiarían de esa visita, tales como nuevos conversos, miembros de familias en las que no todos son miembros de la Iglesia, o familias que habitualmente no asisten a la reunión sacramental.) Con la ayuda del presidente del quórum, organice a los miembros del quórum en compañerismos y asigne a cada compañerismo una de esas familias a las que hay que visitar. (Si es posible, organice estas visitas para que coincidan con una actividad del quórum durante la semana; véase “Compartir lo que aprendemos” del sitio web Actividades para los jóvenes.) Si la distancia es un impedimento, se podría asignar a los miembros del quórum a enseñar a sus propias familias.

Invite a los miembros del quórum a compartir sus experiencias en una futura reunión de quórum.