Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal

¿Por qué las ordenanzas son importantes en mi vida?

Una ordenanza es un acto formal y sagrado con significado espiritual. Las ordenanzas se efectúan por la autoridad del sacerdocio y bajo la dirección de quienes poseen las llaves del sacerdocio. Las ordenanzas también nos ayudan a recordar quiénes somos y nos recuerdan nuestro deber a Dios; nos ayudan a venir a Cristo y a recibir la vida eterna.

Prepararse espiritualmente

Estudie con espíritu de oración los siguientes recursos y pasajes de las Escrituras. ¿Qué se siente inspirado a compartir con los jóvenes que les ayudará a comprender la importancia de las ordenanzas?

Mateo 3:13–17 (El bautismo de Jesucristo)

Hechos 19:1–6 (Pablo vuelve a bautizar a personas que no fueron bautizadas correctamente)

3 Nefi 11:21–26 (Jesucristo da la autoridad para bautizar y enseña acerca del procedimiento adecuado)

Moroni 8:10–12 (Mormón enseña acerca del bautismo)

D. y C. 84:19-21 (El poder de la divinidad se manifiesta en las ordenanzas del sacerdocio)

Artículos de Fe 1:3–5 (Las ordenanzas son esenciales para la salvación)

David A. Bednar, “Por tanto, calmaron sus temores”, Liahona, mayo de 2015, págs. 46–49.

Ordenanzas y bendiciones del sacerdocio”, Manual 2: Administración de la Iglesia, 2010, 20.1.

Ordenanzas”, Leales a la fe, 2004, págs. 134–135.

Video: “Fe en el poder del sacerdocio”

Permita que los jóvenes dirijan

Un miembro de la presidencia del cuórum (o un ayudante del obispo en el cuórum de presbíteros) dirige la reunión. Él dirige a los demás jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del cuórum, les enseña sus deberes del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios), los alienta a compartir las experiencias que han tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del cuórum a enseñar una lección del Evangelio. Puede prepararse llenando una Agenda de la reunión del cuórum durante una reunión de presidencia.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para repasar la lección de la semana anterior y presentar la de esta semana:

  • Muestre a los jóvenes una imagen o un objeto relacionado con la lección de la semana pasada y pídales que expliquen cómo se relaciona con esa lección. ¿Cómo aplicaron lo que aprendieron?
  • Pida a los jóvenes que enumeren tantas ordenanzas del Evangelio como puedan. Ayúdeles a determinar qué ordenanzas de la lista son esenciales para la exaltación (en caso de que necesiten ayuda, pueden leer “Ordenanzas” en Leales a la Fe). ¿Por qué nuestro Padre Celestial nos da estas ordenanzas?

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes ayudará a los miembros del cuórum a comprender por qué son importantes las ordenanzas del templo. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que le resulten mejor para su cuórum:

  • Invite a los miembros del cuórum a leer la sección titulada “Edificar sobre el fundamento de Cristo”, del discurso del élder David A. Bednar, “Por tanto, calmaron sus temores”. Pídales que hagan un diagrama o dibujo que les ayude a comprender lo que el élder Bednar está enseñando acerca de la importancia de las ordenanzas. ¿Cómo han ayudado las ordenanzas a que los hombres jóvenes centren su vida en Jesucristo?
  • Invite a los jóvenes a ver el video “Fe en el poder del sacerdocio”. Pídales que hagan una lista en la pizarra de las ordenanzas que se mencionan y de las bendiciones que recibimos al participar en cada ordenanza. Invite a los jóvenes a compartir experiencias en las que hayan recibido o presenciado una de esas ordenanzas (u otras, como una bendición de padre o una bendición de salud). ¿Cómo les bendijeron y fortalecieron esas experiencias?
  • Repasen como cuórum la lista de cuatro requisitos para efectuar ordenanzas según consta en la sección 20.1 del Manual 2. Invite a los jóvenes a leer 3 Nefi 11:21–26 y a identificar cómo se cumplen con esos requisitos en la descripción del Salvador sobre el bautismo. ¿Cómo cumple con dichos requisitos la manera en que administran la Santa Cena? ¿Qué sucede si se lleva a cabo una ordenanza sin cumplir con estos requisitos? Pregunte a los jóvenes por qué es importante conocer estos requisitos mientras se preparan para enseñar a otras personas acerca de las ordenanzas.
  • Invite a los jóvenes a imaginarse que están enseñando sobre el bautismo a alguien de otra religión, y que esa persona les dice: “Ya me bauticé en mi iglesia”. ¿Cómo le ayudarían, con mucho tacto, a comprender por qué debería bautizarse otra vez? ¿Qué Escrituras o experiencias podrían compartir? Podría referirse a la lista de requisitos en la sección 20.1 del Manual 2; Mateo 3:13–17; Hechos 19:1–6; 3 Nefi 11:21–26; Moroni 8:10–12. De ser posible, invite a los misioneros de tiempo completo a compartir con el cuórum cómo explicarían a los investigadores la importancia de las ordenanzas (primero pida permiso al obispo).
  • Comparta con el cuórum la siguiente declaración del presidente Spencer W. Kimball: “Las ordenanzas nos sirven de recordatorios. Ése es el propósito real de la Santa Cena, evitar que nos olvidemos, ayudarnos a recordar” (Teachings of Spencer W. Kimball, 1982, pág. 112). Pida a los jóvenes que enumeren las ordenanzas del Evangelio (como las que aparecen en las páginas 134–135 de Leales a la fe) y analicen lo que cada una de esas ordenanzas nos ayuda a recordar.

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido hoy. ¿Comprenden ellos la importancia de las ordenanzas? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicar más tiempo a esta doctrina?

Invítelos a actuar

El joven que dirige concluye la reunión. Él podría:

  • Compartir sus sentimientos sobre las ordenanzas del Evangelio.
  • Dirigir un breve análisis sobre cómo deben prepararse espiritualmente para oficiar en las sagradas ordenanzas.