Skip main navigation

¿Por qué los convenios son importantes en mi vida?

Hacemos convenios cuando recibimos ordenanzas tales como el bautismo, la ordenación al sacerdocio o las ordenanzas del templo. Un convenio es un acuerdo sagrado entre Dios y Sus hijos. Dios establece condiciones específicas y promete bendecirnos si las obedecemos. Hacer y guardar convenios nos habilita para recibir las bendiciones que Dios ha prometido. Cuando decidimos no guardar los convenios, no podemos recibir las bendiciones. Nuestros convenios guían las decisiones que tomamos y nos ayudan a resistir la tentación.

Prepararse espiritualmente

Estudie los siguientes recursos y pasajes de las Escrituras con espíritu de oración. ¿Cómo puede ayudar a que los jóvenes deseen hacer y guardar convenios?

Éxodo 19:5; D. y C. 35:24; 90:24 (Las bendiciones se reciben cuando guardamos los convenios)

Mosíah 5; Alma 46:10–37 (Ejemplos en el Libro de Mormón de personas que hicieron y guardaron convenios)

D. y C. 82:10 (El Señor está obligado cuando obedecemos)

Russell M. Nelson, “Convenios”, Liahona, noviembre de 2011, págs. 86–89.

Jeffrey R. Holland, “Guardemos los convenios: Un mensaje para los que servirán en una misión”, Liahona, enero de 2012, págs. 48–51.

D. Todd Christofferson, “El poder de los convenios”, Liahona, mayo de 2009, págs. 19–23.

Convenio”, Leales a la Fe, 2004, págs. 49–51.

Permita que los jóvenes dirijan

Un miembro de la presidencia del quórum (o un ayudante del obispo en el quórum de presbíteros) dirige la reunión. Él dirige a los demás jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del quórum, les enseña sus deberes del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios), los alienta a compartir las experiencias que han tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del quórum a enseñar una lección del Evangelio. Puede prepararse llenando una Agenda de la reunión del quórum durante una reunión de presidencia.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para repasar la lección de la semana anterior y presentar la de esta semana:

  • Pida a los jóvenes que piensen en la lección anterior y tomen turnos para compartir una sola frase que resuma lo que aprendieron en ella. ¿Cómo aplicaron lo que aprendieron?
  • Invite a un joven a venir al frente del salón. Demuestre lo que es un convenio al hacerle una promesa sencilla a cambio de una acción simple de su parte (por ejemplo, prometa darle una pequeña recompensa si recita un Artículo de Fe). Permita que el joven complete la acción, si así lo desea, y usted también cumpla con su promesa. Ayude a los jóvenes a definir convenio (véase el tercer párrafo del discurso del élder Russell M. Nelson “Convenios”) y pídales que expliquen en qué se parece o difiere este ejemplo de los convenios que hacemos con Dios.

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes ayudará a los miembros del quórum a entender por qué hacemos convenios. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para el quórum:

  • Invite a un miembro del quórum a enseñar una parte de la lección. Podría hacerlo como parte de su plan de Mi Deber a Dios de aprender y enseñar sobre los convenios y las ordenanzas (véase “Comprende la doctrina”, págs. 18, 42 o 66).
  • Invite a los jóvenes a imaginarse que están tratando de ayudar a un amigo de otra religión a comprender los convenios. Invítelos a estudiar “Convenio” en Leales a la Fe, o los pasajes de las Escrituras que aparecen en esta reseña, y a preparar la forma de explicarle los convenios a ese amigo. Invítelos a hacer una dramatización enseñándose unos a otros. Pídales que incluyan en su explicación las razones por las que los convenios son importantes para ellos.
  • Invite a los jóvenes a escudriñar individualmente Mosíah 5 marcando las palabras o frases que más les impresionen sobre el hacer y guardar convenios. Pídales que escriban en la pizarra lo que encuentren. Escriba en la pizarra: “Guardar mis convenios es importante para mí porque ________”. Invite a cada joven a completar la frase.
  • Muestre la lámina del capitán Moroni levantando el estandarte de la libertad (véase el Libro de obras de arte del Evangelio, 79). Pida a los jóvenes que identifiquen algunos de los detalles de la lámina y relaten brevemente la historia que representa (véase Alma 46:10–37). ¿Qué convenios hicieron los nefitas? (Véanse los versículos 20–22.) ¿Por qué el pueblo escogió hacer esos convenios a pesar del peligro que enfrentaban? ¿Cómo influyeron sus convenios en el resultado de la batalla? Pida a los jóvenes que hagan una lista de los convenios que han hecho. ¿Cómo les ayudan esos convenios a superar las dificultades y las tentaciones?
  • Como quórum, lean, vean o escuchen el relato que hay al comienzo del discurso del élder D. Todd Christofferson “El poder de los convenios”. ¿De qué manera los convenios de Pamela le ayudaron a sobrellevar la tragedia que encaró? Asigne a cada joven la lectura de una de las secciones restantes del discurso en busca de respuestas a la pregunta: “¿Cómo pueden fortalecerme y protegerme mis convenios?”. Pida a los jóvenes que compartan lo que encuentren. Invítelos a analizar situaciones específicas que podrían enfrentar durante la semana que viene y en las que podrían encontrar fortaleza o protección en sus convenios.
  • Escriba en la pizarra: “Convenios” y “Obra misional”. Invite a cada joven a leer una sección del artículo del élder Jeffrey R. Holland “Guardemos los convenios: Un mensaje para los que servirán en una misión” y pídales que busquen la relación entre los convenios y la obra misional. Invítelos a compartir unos con otros lo que aprendan del mensaje del élder Holland. ¿Cómo afecta este consejo a lo que harán para prepararse para servir en misiones de tiempo completo?

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Comprenden mejor los convenios? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Invítelos a actuar

El joven que dirige concluye la reunión. Él podría:

  • Compartir lo que significa para él hacer un convenio.
  • Animar a otros miembros del quórum a compartir con un familiar sus impresiones de lo que han aprendido.