Saltar navegador principal

¿Por qué son importantes las decisiones que tomo?

Nuestro Padre Celestial nos ha dado el albedrío moral, la capacidad de escoger y de actuar por nosotros mismos. Aunque somos libres de tomar nuestras propias decisiones, no podemos elegir las consecuencias de éstas. Las decisiones correctas conducen a la felicidad duradera y a la vida eterna. Si le pedimos, nuestro Padre Celestial nos ayudará a tomar decisiones sabias.

Prepararse espiritualmente

Estudie con Espíritu de oración los siguientes pasajes de las Escrituras y otros recursos aprobados por la Iglesia. ¿Qué cree que ayudaría a los jóvenes a comprender la importancia de tomar decisiones sabias?

Josué 24:15 (Podemos escoger servir al Señor)

Juan 14:15 (Al tomar buenas decisiones demostramos el amor que tenemos por nuestro Padre Celestial y el deseo de hacer Su voluntad)

2 Nefi 2:16, 27; Helamán 14:30–31 (Somos libres para escoger y actuar por nosotros mismos)

Moroni 7:14–15 (Se nos concede juzgar entre el bien y el mal)

Thomas S. Monson, “Los tres aspectos de las decisiones”, Liahona, noviembre de 2010, págs. 67–70.

Russell M. Nelson, “Decisiones para la eternidad”, Liahona, noviembre de 2013, págs. 106-109.

Randall L. Ridd, “La generación escogida”, Liahona, mayo de 2014

Albedrío”, Leales a la Fe, 2004, págs. 15–16.

“El albedrío y la responsabilidad”, Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, págs. 2–3.

Videos: “Mantente dentro de los límites”, “Sin remordimientos”, “¡Vete de la fiesta!”

Permita que los jóvenes dirijan

Un miembro de la presidencia del quórum (o un ayudante del obispo en el quórum de presbíteros) dirige la reunión. Él dirige a los demás jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del quórum, les enseña sus deberes del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios), los alienta a compartir las experiencias que han tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del quórum a enseñar una lección del Evangelio. Puede prepararse llenando una Agenda de la reunión del quórum durante una reunión de presidencia.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para repasar la doctrina de la lección de la semana anterior y presentar la de esta semana:

  • Muestre un objeto que represente algo que los jóvenes hayan aprendido la semana pasada e invítelos a que compartan algo que relacione el objeto con lo que hayan aprendido.
  • Marque un extremo de un palo con la palabra “decisión” y el otro con la palabra “consecuencia”, y úselo para demostrar que cada decisión que tomamos lleva consigo una consecuencia (la cual a veces es positiva y a veces es negativa). Invite a uno de los jóvenes a que sujete el palo mientras usted describe una decisión que él podría estar tomando. El joven podría describir la consecuencia de esa decisión. Intercambien opiniones sobre la forma en que nuestras decisiones influyen en nuestra vida, nuestra familia y el servicio que prestamos en el sacerdocio.

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes ayudará a los miembros del quórum a comprender la doctrina del albedrío. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su quórum:

  • Pida a un miembro del quórum que enseñe una parte de esta lección. El joven podría hacerlo como parte de su plan de Mi deber a Dios de aprender y enseñar sobre el albedrío (véase la sección “Comprende la doctrina”, página 18, 42 o 66).
  • Pida a los jóvenes a que lean en silencio la sección “El albedrío y la responsabilidad” en Para la Fortaleza de la Juventud y que expresen lo que más les llame la atención. Después podrían escoger otra norma del librito y hablar de algunas decisiones que hayan tomado con respecto a ella y las bendiciones que recibieron como consecuencia de esas decisiones. Por ejemplo, podrían analizar como quórum las bendiciones que recibieron al seguir el consejo de evitar las adicciones (véase la pág. 27).
  • Entregue a cada joven partes del discurso del presidente Thomas S. Monson “Los tres aspectos de las decisiones”, o el discurso del élder Randall L. Ridd “La generación escogida”, para que lo lean de manera individual. Luego, pídales que hablen de lo que les haya llamado la atención. Podrían hacerlo en grupos pequeños o con todo el quórum. Invítelos a analizar la manera en que esos consejos podrían ayudarles a tomar mejores decisiones.
  • Utilice una cinta o un cordel para crear una “V” en el piso del salón de clase e invite a un joven a situarse en el vértice de la “V” y recorrer la letra con un pie en cada lado. En breve deberá elegir caminar por uno sólo de los lados. Invite a los jóvenes a explicar qué les enseña esta experiencia acerca de las decisiones. Invítelos a leer el primer párrafo del discurso del élder Russell M. Nelson “Decisiones para la eternidad” y a seleccionar frases que les gustaría recordar. Invítelos también a compartir la manera en que han visto que las “decisiones determinan el destino”, o los resultados de otras frases del discurso del élder Nelson.
  • Invite a cada joven a encontrar en las Escrituras el ejemplo de alguien que haya tenido que tomar una decisión (por ejemplo, podría ser un contraste entre las decisiones tomadas por Nefi y las de Lamán y Lemuel en 1 Nefi 3:1–8 y en otros lugares de 1 Nefi). ¿Cuáles fueron las consecuencias de esas decisiones? ¿Qué impacto tuvo en otras personas?
  • Muestre uno de los videos que se sugieren en esta reseña de aprendizaje. Pida a los miembros del quórum que se fijen en las consecuencias que acarrearon las decisiones que tomaron los jóvenes del video. Pídales que compartan lo que hayan encontrado. Invítelos a que cuenten experiencias en las que hayan tomado una decisión que haya tenido consecuencias trascendentales. Invite a cada joven a que lea uno de los pasajes de las Escrituras de esta reseña y a que explique la forma en que le podría ayudar a tomar decisiones correctas en el futuro.

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Comprenden mejor la doctrina del albedrío? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Invítelos a actuar

El joven que dirige concluye la reunión. Él podría:

  • Dar ejemplos de buenas decisiones que él haya tomado y explicar la influencia que tuvieron en su vida y en la de los demás, incluso en su familia. También podría invitar a los demás jóvenes a dar otros ejemplos.
  • Invitar a los miembros del quórum a que hagan una evaluación en privado de las decisiones que estén tomando que podrían afectar su capacidad de ser fieles poseedores del sacerdocio. Podría alentarlos a planificar maneras de seguir mejorando en esa tarea.