Skip main navigation

¿Cuál es el propósito de la vida?

Durante esta vida obtenemos un cuerpo físico y somos probados para ver si obedeceremos los mandamientos de Dios. Nuestras experiencias durante la vida terrenal tienen como propósito ayudarnos a llegar a ser más semejantes a nuestro Padre Celestial.

Prepararse espiritualmente

Estudie con espíritu de oración los siguientes pasajes de las Escrituras y recursos. ¿Qué se siente inspirado a compartir con el quórum?

2 Nefi 2:25 (Fuimos creados para tener gozo)

Alma 12:24; 34:32; 42:4 (Esta vida es un tiempo para ser probados y prepararse para comparecer ante Dios)

3 Nefi 12:3–12 (El Salvador nombra varios atributos divinos)

3 Nefi 12:48 (El Padre Celestial desea que lleguemos a ser perfectos, como Él lo es)

La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, Liahona, noviembre de 2010, pág. 129.

Thomas S. Monson, “Guiados a salvo a casa”, Liahona, noviembre de 2014, págs. 67–69.

Dieter F. Uchtdorf, “Lamentos y resoluciones”, Liahona, noviembre de 2012, págs. 21–24.

Gary E. Stevenson, “Sus cuatro minutos”, Liahona, mayo de 2014, págs. 84–86.

Plan de Salvación”, Leales a la Fe, 2004, págs. 143–146.

Permita que los jóvenes dirijan

Un miembro de la presidencia del quórum (o un ayudante del obispo en el quórum de presbíteros) dirige la reunión. Él dirige a los demás jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del quórum, les enseña sus debres del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios), los alienta a compartir las experiencias que hayan tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del quórum a enseñar una lección del Evangelio. Puede prepararse llenando una Agenda de la reunión del quórum durante una reunión de presidencia.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para repasar la doctrina de la lección de la semana anterior y presentar la de esta semana:

  • Pida a los jóvenes que hablen de lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. ¿Cómo ha influido la lección en su vida? ¿Qué cosas han hecho de forma diferente a raíz de lo que aprendieron? ¿Qué bendiciones han recibido por motivo de sus acciones?
  • Muestre una cuerda que tenga un nudo atado en el centro. Explique que el nudo representa esta vida, mientras que todo lo que está a un lado del nudo representa la vida preterrenal y todo lo que está al otro lado del nudo representa la vida después de la muerte. Eso le podría servir como ayuda visual a la cual referirse durante la reunión de quórum.

Aprender juntos

Cada una de las actividades que se dan a continuación ayudará a los miembros del quórum a aprender acerca del propósito de la vida. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más actividades que resulten mejor para su quórum:

  • Invite a los jóvenes a escudriñar los pasajes de las Escrituras de esta reseña y a compartir lo que aprendan sobre el propósito de la vida terrenal (también podrían leer Leales a la Fe, págs. 143–145). El saber acerca de este propósito, ¿cómo influye en las decisiones que toman?
  • Invite a los jóvenes a leer las bienaventuranzas en 3 Nefi 12:3–12 y a que busquen los atributos que nuestro Padre Celestial desea que desarrollemos durante nuestra vida terrenal. Pídales que piensen en personajes de las Escrituras o en personas que ellos conozcan que ejemplifiquen esos principios. ¿De qué manera nos ayudan las enseñanzas del Salvador que se encuentran en 3 Nefi 12 a entender nuestro propósito como hijos de Dios?
  • Entregue a cada miembro del quórum una copia de “La Familia: Una Proclamación para el Mundo” o del discurso del presidente Thomas S. Monson “Guiados a salvo a casa”. Pídales que marquen las palabras y las frases que les enseñen acerca de su propósito en la vida como hijos de Dios, tal y como leyeron. Invite a los jóvenes a hablar de lo que hayan marcado y a explicar por qué les parece significativo.
  • Asigne a cada joven que lea uno de los lamentos que menciona el presidente Dieter F. Uchtdorf en su discurso “Lamentos y resoluciones” y que busquen los aspectos que tengan que ver con el propósito de la vida. Pídales que busquen a otro miembro del quórum que haya leído un lamento diferente. Pida a los jóvenes que compartan los unos con los otros lo que aprendieron y pida a algunos que compartan lo que hayan leído con el resto del quórum. Invítelos a considerar lo que deben hacer para evitar esos lamentos en la vida de ellos.
  • Pida a la mitad del quórum que lean acerca de Noelle Pikus-Pace en el discurso del obispo Gary E. Stevenson, “Sus cuatro minutos”, y a la otra mitad que lea en cuanto a Torah Bright en el mismo discurso. Invítelos a compartir los unos con los otros lo que hayan aprendido de estos relatos en cuanto al propósito de la vida. Conceda a los jóvenes unos minutos para repasar el resto del discurso del obispo Stevenson y meditar cómo van con sus “cuatro minutos”; ¿qué ordenanzas esenciales o momentos importantes los esperan en el futuro, y qué están haciendo para prepararse? Pida a algunos de los jóvenes que compartan sus pensamientos.

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido hoy. ¿Comprenden ellos mejor el propósito de la vida? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Invítelos a actuar

El miembro de la presidencia del quórum que dirige concluye la reunión. Él podría: 

  • Compartir su testimonio de lo que se enseñó.
  • Alentar a los miembros del quórum para que actúen según las impresiones que reciban durante la reunión del quórum.