Saltar navegador principal

¿Qué es el Plan de Salvación?

Nuestro Padre Celestial preparó un plan que nos permite llegar a ser como Él. Dicho plan incluye la Creación, la Caída, la expiación de Jesucristo y todas las leyes, ordenanzas y doctrinas del Evangelio. Este plan nos permite ser perfeccionados por medio de la Expiación, recibir una plenitud de gozo y vivir para siempre en la presencia de Dios.

Prepararse espiritualmente

Estudie con espíritu de oración los siguientes recursos y pasajes de las Escrituras. ¿Qué ayudará a los jóvenes a entender el Plan de Salvación?

1 Corintios 15:20–22 (Todos los hombres morirán)

Hebreos 12:9 (Dios es el Padre de nuestros espíritus).

Apocalipsis 20:12–13; 2 Nefi 9:10–11; Alma 5:15–21 (Todos los hombres resucitarán y comparecerán ante Dios para ser juzgados)

2 Nefi 2:22–25 (La caída de Adán dio comienzo a la vida terrenal)

Alma 34:32–33 (Esta vida es el tiempo de arrepentirse)

Alma 40:11–14 (El estado de los hombres después de morir)

D. y C. 76:30–113 (Descripción de los reinos de gloria)

Thomas S. Monson, “La carrera de la vida”, Liahona, mayo de 2012, págs. 90–93.

Plan de Salvación”, Leales a la Fe, 2004, págs. 143–146.

Videos: “Desmayará el corazón de los hombres”“El Plan de Salvación”; véase también Doctrina y Convenios - Ayudas visuales en DVD

Permita que los jóvenes dirijan

Un miembro de la presidencia del quórum (o un ayudante del obispo en el quórum de presbíteros) dirige la reunión. Él dirige a los demás jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del quórum, les enseña sus debres del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios), los alienta a compartir las experiencias que hayan tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del quórum a enseñar una lección del Evangelio. Puede prepararse llenando una Agenda de la reunión del quórum durante una reunión de presidencia.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para repasar la doctrina de la lección de la semana anterior y presentar la de esta semana:

  • Invite a los jóvenes a escribir una palabra o frase que recuerden de la lección de la semana anterior y que la compartan con el resto del quórum.
  • Lleve tres fotografías u objetos que representen la Creación, la Caída y la Expiación (por ejemplo, arcilla para la Creación, una manzana para la Caída y un vasito de la Santa Cena para la Expiación). Pida a los jóvenes que compartan lo que sepan acerca de esos acontecimientos y por qué son importantes.

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes ayudará a los miembros del quórum a aprender sobre el Plan de Salvación. Siga la inspiración del Espíritu y seleccione una o más que resulten adecuadas para su quórum:

  • Invite a un miembro del quórum a que enseñe una parte de esta lección. El joven podría hacerlo como parte de sus planes de Mi deber a Dios de aprender y enseñar sobre el Plan de Salvación (véase la sección “Comprende la doctrina”, págs. 18, 42 o 66).
  • Con unos días de antelación, pida a varios miembros del quórum que vayan preparados para enseñar al resto del quórum acerca de un aspecto del Plan de Salvación (como la vida preterrenal, la vida terrenal, el mundo de los espíritus, etc.) y que utilicen Predicad Mi Evangelio o Leales a la Fe. Dibuje una representación del plan de salvación en la pizarra (por ejemplo, véase Predicad Mi Evangelio, pág. 54) e invite a cada joven a enseñar su tema asignado. Pregunte a los jóvenes qué diferencia marca en sus vidas el hecho de saber acerca del Plan de Salvación.
  • Asigne a cada joven uno o varios de los pasajes de las Escrituras de esta reseña. Pídales que lean sus pasajes para determinar a qué parte del Plan de Salvación se refiere el pasaje. Invítelos a compartir lo que hayan aprendido de los pasajes. ¿Cómo influye nuestro conocimiento del Plan de Salvación en la forma en que nos vemos a nosotros mismos? ¿Cómo influye en la forma en que vemos a los demás? ¿Cómo influye en la forma en que vemos el mundo que nos rodea?
  • Como quórum, lean Alma 12:30 y Alma 42:13–15. Invite a los jóvenes a que busquen las diversas frases que se usan para describir el Plan de Salvación. ¿Qué enseñan esas frases sobre el plan? Muestre el video “Desmayará el corazón de los hombres” y pida a los jóvenes que se fijen en la forma en que el conocimiento del Plan de Salvación bendijo al élder Russell M. Nelson. Invite a los jóvenes a que hablen de cómo los ha bendecido ese mismo conocimiento.
  • Asegúrese de que todo el quórum tenga un ejemplar de Leales a la Fe y asigne a cada joven un número entre el 1 y el 3. Pida a quienes tengan el número 1 que aprendan todo lo que puedan de Leales a la Fe acerca de la vida preterrenal (págs. 144–145); a aquéllos con el número 2 que aprendan sobre la vida terrenal (pág. 145); y que los que tengan el número 3 que aprendan acerca de la vida después de la muerte (pág. 145). Permita que trabajen en grupos, según sus números asignados, y pídales que preparen un breve resumen de lo que hayan aprendido y lo presenten al resto del quórum. Invite a los jóvenes a que se imaginen cómo sería su vida si no tuviesen ese conocimiento del Plan de Salvación.
  • Pídales que utilicen el discurso del presidente Thomas S. Monson “La carrera de la vida” y las Escrituras para preparar una respuesta a una de las siguientes preguntas: ¿De dónde venimos? ¿Por qué estamos aquí? ¿Adónde vamos después de dejar esta vida? Invítelos a compartir sus respuestas como si hablaran con un amigo de otra religión. ¿Por qué es importante saber la respuesta a estas preguntas?

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Comprenden mejor el Plan de Salvación? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Invítelos a actuar

El miembro de la presidencia del quórum que dirige concluye la reunión. Él podría: 

  • Dirigir un intercambio de ideas sobre cómo el comprender el Plan de Salvación nos inspira a ser mejores poseedores del sacerdocio.
  • Pedir a los miembros del quórum que compartan su gratitud por el Plan de Salvación.