Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal
Mi Deber a Dios

¿Por qué es importante obtener formación académica y desarrollar habilidades?

La formación académica es una parte importante del plan del Padre Celestial para ayudarnos a llegar a ser más como Él. El hecho de obtener formación académica nos brinda conocimiento y habilidades que nos ayudarán a ser autosuficientes, a proveer para nuestra futura familia y a brindar un mayor servicio a la Iglesia y al mundo.

Prepararse espiritualmente

Estudie con espíritu de oración los siguientes pasajes de las Escrituras y recursos. ¿Qué ayudará a los jóvenes a comprender la importancia de la formación académica?

2 Nefi 9:29 (Es bueno ser instruido si se hace caso a los consejos de Dios)

D. y C. 88:76–80 (Debemos aprender y enseñar tanto las cosas espirituales como las temporales)

D. y C. 88: 118 (Aprender por el estudio y por la fe)

D. y C. 90:15 (Debemos familiarizarnos con buenos libros, los idiomas, las lenguas y los pueblos)

D. y C. 130:18–19 (Cualquier principio de inteligencia que logremos en esta vida se levantará con nosotros en la resurrección)

D. Todd Christofferson, “Hermanos, tenemos trabajo que hacer”, Liahona, noviembre de 2012, págs. 47–50.

Gordon B. Hinckley, “Buscar conocimiento

La educación”, Cumplir Mi Deber a Dios ,2010, págs. 55–59.

La educación académica”, Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, págs. 9–10.

Permita que los jóvenes dirijan

Un miembro de la presidencia del quórum (o un ayudante del obispo en el quórum de presbíteros) dirige la reunión. Él dirige a los demás jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del quórum, les enseña sus deberes del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios), los alienta a compartir las experiencias que han tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del quórum a enseñar una lección del Evangelio. Puede prepararse llenando una Agenda de la reunión de quórum durante una reunión de presidencia.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para repasar la lección de la semana anterior y presentar la de esta semana:

  • Invite a los jóvenes a que cuenten alguna experiencia que hayan tenido al aplicar lo que han aprendido en las lecciones anteriores (por ejemplo, podrían hablar de lo que estén haciendo para llevar a cabo un plan que hayan elaborado en sus libritos Mi Deber a Dios).
  • Invite a los jóvenes a imaginarse que un amigo les dice que va a abandonar los estudios. ¿Cómo lo alentarían a que siguiera su formación académica? Pídales que escriban sus respuestas en una hoja de papel. Recoja los papeles y lean y analicen las respuestas en clase. Al final de la clase, deles la oportunidad de añadir a sus respuestas según lo que aprendieron durante la lección.

Aprender juntos

El propósito de esta lección es ayudar a los jóvenes a hacer planes para lograr una educación académica y desarrollar las destrezas que los preparen para proveer para su propia futura familia. Como parte de esta lección, los miembros del quórum deberían comenzar a planear un proyecto en la sección “La educación” del librito Mi Deber a Dios. Antes de la reunión del quórum, invite a los jóvenes a llevar sus libritos de Mi Deber a Dios a la Iglesia. En futuras reuniones de quórum, invítelos a compartir experiencias que hayan tenido al trabajar en sus proyectos.

  • Invite a los jóvenes a que lean Doctrina y Convenios 88:77–80, 118 y la sección “La educación académica” en Para la Fortaleza de la Juventud. Pídales que determinen: (a) lo que el Señor desea que aprendan, (b) por qué desea Él que se superen y (c) cómo desea Él que consideren el aprendizaje (véase Mi Deber a Dios, pág. 55). Invítelos a abrir sus libritos de Mi Deber a Dios en las páginas 56–58 y a elaborar un proyecto que les ayude a aplicar lo que hayan aprendido acerca de obtener formación académica. Planifiquen en grupo actividades de la Mutual que ayuden a los jóvenes a comprender la importancia de obtener una formación académica.
  • Asigne a cada uno de los miembros del quórum que lea uno de los pasajes de las Escrituras que se incluyen en esta reseña y determine lo que se enseña en el pasaje acerca de obtener conocimiento y educación. Pida a cada joven que comparta con otro miembro del quórum lo que aprendió. Pida a cada joven que escriba en la pizarra las posibles carreras que les gustaría lograr. ¿Qué aprendieron de las Escrituras que les podría ayudar a medida que se preparan para su ocupación profesional?
  • Lean en grupo “La Familia: Una Proclamación para el Mundo” y busquen palabras y frases que describan las funciones del esposo y del padre (la proclamación se encuentra en la página 107 de Mi Deber a Dios). Pida a los jóvenes que escriban en la pizarra sus respuestas a las siguientes preguntas: (a) ¿Qué relación existe entre obtener formación académica y poder cumplir las funciones de esposo y padre? (b) ¿Cómo influye en sus planes para lograr una ocupación profesional el comprender estas funciones? (c) ¿Qué pueden hacer ahora para prepararse a fin de lograr esa ocupación? Invite a los jóvenes a que abran sus libritos de Mi Deber a Dios en las páginas 56–58 y a que elaboren un proyecto que les ayude a comenzar a explorar futuras opciones de empleo. Planifiquen en grupo actividades de la Mutual que ayuden a los jóvenes a explorar opciones profesionales.
  • Con la autorización del obispo, invite a algunos padres de los miembros del quórum a que hablen de la forma en que obtuvieron su formación académica o en que aprendieron su oficio para mantener a su familia. ¿Qué sacrificios tuvieron que hacer? ¿Qué hicieron para que su experiencia fuera satisfactoria? ¿Qué desearían haber hecho diferente?
  • Invite a cada uno de los jóvenes a que seleccione una sección que le interese del artículo del presidente Gordon B. Hinckley “Buscar conocimiento” o los párrafos del 6 al 8 del discurso del élder D. Todd Christofferson “Hermanos, tenemos trabajo que hacer”. Pida a los jóvenes que compartan con el quórum lo que aprendan sobre la importancia de la educación. ¿Cómo afectarán a sus oportunidades futuras las decisiones que tomen ahora en lo que respecta a la educación?

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan encontrado. ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Comprenden por qué es importante la formación académica? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a este tema?

Invítelos a actuar

El joven que dirige concluye la reunión. Él podría:

  • Invitar a los jóvenes a hacer una lista de las cosas que podrían hacer a fin de tener más éxito en sus estudios y a comenzar a hacerlas durante la semana.
  • Desafiarlos a comenzar a ahorrar dinero para su misión y su futura formación académica.
  • Invitar a los miembros del quórum a estudiar los pasajes de las Escrituras acerca de la educación que se incluyen en esta reseña durante su estudio personal de las Escrituras, y a que compartan lo que aprendan en una reunión posterior del quórum.