Saltar navegador principal

¿Qué significa ser autosuficiente?

Cuando somos autosuficientes utilizamos las bendiciones y habilidades que Dios nos ha dado para velar por nosotros mismos y por nuestra familia, y para encontrar soluciones a nuestros problemas. Al llegar a ser autosuficientes tenemos mayor capacidad de servir a los demás y cuidar de ellos. El Señor desea que lleguemos a ser autosuficientes tanto espiritual como temporalmente.

Prepararse espiritualmente

Al estudiar las Escrituras y otros recursos, procure la guía del Espíritu para saber cómo enseñar a los jóvenes la importancia de llegar a ser autosuficientes.

Mateo 25:1–13 (La parábola de las diez vírgenes)

Lucas 2:52 (Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres)

1 Timoteo 5:8 (Los hombres deben proveer para sí mismos)

D. y C. 83:2, 4 (Las mujeres deben recibir sostén de sus maridos, los niños deben recibir sostén de sus padres)

Henry B. Eyring, “La preparación espiritual: Comiencen con tiempo y perseveren”, Liahona, noviembre de 2005, págs. 37–40.

Robert D. Hales, “Seamos proveedores providentes temporal y espiritualmente”, Liahona, mayo de 2009, págs. 7–10; véase también el video “Seamos proveedores providentes”.

La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, Liahona, noviembre de 2010, pág. 129.

Llegar a ser autosuficiente”, Leales a la Fe, 2004, págs. 33–34.

Autosuficiencia”, Manual 2: Administración de la Iglesia, 2010, 6.1.1

Permita que los jóvenes dirijan

Un miembro de la presidencia del quórum (o un ayudante del obispo en el quórum de presbíteros) dirige la reunión. Él dirige a los demás jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del quórum, les enseña sus deberes del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios), los alienta a compartir las experiencias que han tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del quórum a enseñar una lección del Evangelio. Puede prepararse llenando una Agenda de la reunión de quórum durante una reunión de presidencia.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para repasar la lección de la semana anterior y presentar la de esta semana:

  • Invite a los jóvenes a que hablen, enseñen y testifiquen de las experiencias que hayan tenido al aplicar lo que aprendieron en la lección de la semana anterior.
  • Escriba en la pizarra la palabra “Autosuficiencia” y pregunte a los jóvenes lo que creen que significa ser autosuficiente. Deje que piensen un momento y que luego respondan. Lean en grupo “Llegar a ser autosuficiente” en las páginas 33–34 de Leales a la Fe. ¿Qué agregarían a su definición de la autosuficiencia a raíz de lo que leyeron? Pregunte a los jóvenes qué pueden hacer ahora a fin de prepararse para llegar a ser autosuficientes cuando vivan por su cuenta y sean esposos y padres.

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes permitirá a los miembros del quórum aprender acerca de la autosuficiencia. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para el quórum:

  • Escriba en un papel uno de los siguientes temas relacionados con la autosuficiencia: Salud, Educación, Empleo, Almacenamiento en el hogar, Finanzas y Fortaleza espiritual. Permita que cada joven escoja uno de los temas que le interese e invítelos a leer al respecto en la sección 6.1.1 del Manual 2 (págs. 38 – 39). Pida a cada uno de los jóvenes que enseñe brevemente al quórum lo que aprendió acerca del tema que le tocó, cómo se relaciona con la autosuficiencia y lo que pueden hacer ahora a fin de prepararse para ser autosuficientes en esos aspectos. ¿Cómo puede el esfuerzo que hagan los jóvenes en su juventud bendecir a su propia familia cuando lleguen a ser esposos y padres?
  • Antes de la reunión del quórum, invite a uno o más de los jóvenes a que se prepare para enseñar sobre la forma en que el capitán Moroni preparó su ejército a fin de enfrentarse a los lamanitas en la batalla (véase Alma 46–49). Las ideas podrían incluir la preparación física (véase Alma 43:18–21, 37–39; 48:8–9) y la preparación espiritual (véase Alma 46:11–21, 48:7, 11–13). ¿Qué diferencia supuso esa preparación en la forma en que los nefitas defendieron sus vidas, su libertad y a sus familias? ¿Qué les enseña ese ejemplo a los jóvenes acerca de la autosuficiencia? ¿Qué pueden hacer ellos ahora a fin de estar preparados para afrontar los desafíos que podrían tener?
  • Escriba la palabra “Dependiente” en el lado izquierdo de la pizarra y “Autosuficiente” en el lado derecho. Pida a los jóvenes que definan ambas palabras (si necesitan ayuda, dígales que consulten las páginas 33–34 de Leales a la Fe). Pídales que hagan una lista de las formas en las que dependen de otras personas y en las que son autosuficientes. ¿Por qué desea el Señor que seamos autosuficientes? Muestre el video “Seamos proveedores providentes” (o invite a los jóvenes a leer acerca de ese relato en el discurso del élder Robert D. Hales “Seamos proveedores providentes temporal y espiritualmente”). Pida a los jóvenes que identifiquen lo que el élder Hales nos enseña en cuanto a cómo llegar a ser autosuficientes, y escriba sus respuestas en la pizarra. Pregunte a los jóvenes qué hábitos y patrones de conducta deben establecer ahora con el fin de proveer para sus futuras familias. ¿Qué tipos de conducta deben evitar? Podría invitarlos a leer el tercer párrafo del discurso del élder Hales como parte de la conversación.
  • Divida a los jóvenes en grupos de a dos o en grupos pequeños. Asigne un pasaje de las Escrituras acerca de la autosuficiencia, como los de esta reseña, a cada grupo. Invite a los jóvenes a leer el pasaje asignado y que luego elaboren un “mensaje mormón” con el tema de la autosuficiencia. Tal vez desee mostrar un ejemplo de un mensaje mormón de la revista Liahona. Brinde a los jóvenes la oportunidad de compartir sus mensajes mormones con el quórum.
  • Pregúnteles lo que ellos y sus familias podrían hacer para prepararse en caso de que sucediera una catástrofe natural (tal como un terremoto o un huracán). Lean en grupo los primeros tres párrafos del discurso del presidente Henry B. Eyring: “La preparación espiritual: Comiencen con tiempo y perseveren”. ¿Cuáles son algunos “desastres espirituales” o pruebas que podríamos afrontar? ¿Qué podemos hacer a fin de prepararnos espiritualmente para esas pruebas? Entregue a cada joven una parte del resto del discurso del presidente Eyring y pídales que busquen respuestas a esas preguntas. Invítelos a compartir lo que hayan encontrado.

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan encontrado. ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Comprenden suficientemente lo que es la autosuficiencia como para poder explicársela a alguien? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a este tema?

Invítelos a actuar

El joven que dirige concluye la reunión. Él podría:

  • Compartir su testimonio con el quórum acerca de la importancia de llegar a ser autosuficientes y mencionar lo que ha sentido que debe hacer como resultado de la lección.
  • Extender el desafío a los jóvenes del quórum de que actúen según las impresiones que hayan sentido durante la reunión del quórum para llegar a ser más autosuficientes.