Saltar navegador principal

¿Por qué el trabajo es un principio importante del Evangelio?

El Señor nos ha mandado no ser ociosos. El cultivar el deseo y desarrollar la capacidad de trabajar nos ayuda a contribuir al mundo en que vivimos y nos brinda un mayor sentido de autoestima. Nos bendice a nosotros y a nuestra familia, tanto ahora como en el futuro.

Prepararse espiritualmente

Estudie con espíritu de oración los siguientes recursos y pasajes de las Escrituras. ¿Qué lo inspira a usted a trabajar?

Génesis 3:19 (Debemos trabajar con el fin de proveer para nosotros mismos)

Mateo 25:14–30 (La parábola de los talentos)

Gálatas 6:3–5; 1 Tesalonicenses 4:11; Mosíah 10:4–5 (Se nos ha dado el mandamiento de trabajar)

Alma 38:12; D. y C. 58:27; 60:13; 75:29; 107:99–100 (No debemos ser ociosos ni perezosos)

Dieter F. Uchtdorf, “Dos principios para cualquier economía”, Liahona, noviembre de 2009, págs. 55–58.

H. David Burton, “La bendición del trabajo”, Liahona, diciembre de 2009, págs. 37–40.

El trabajo y la autosuficiencia”, Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, págs. 40–41.

Video: “Una obra en progreso”

Permita que los jóvenes dirijan

Un miembro de la presidencia del quórum (o un ayudante del obispo en el quórum de presbíteros) dirige la reunión. Él dirige a los demás jóvenes para que deliberen en consejo en cuanto a los asuntos del quórum, les enseña sus deberes del sacerdocio (usando las Escrituras y el librito Mi Deber a Dios), los alienta a compartir las experiencias que han tenido al cumplir con su deber a Dios e invita al asesor o a otro miembro del quórum a enseñar una lección del Evangelio. Puede prepararse llenando una Agenda de la reunión de quórum durante una reunión de presidencia.

Comience la experiencia de aprendizaje

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para repasar la lección de la semana anterior y presentar la de esta semana:

  • Escriba en la pizarra dos preguntas de la lección anterior y pida a los jóvenes que sugieran respuestas.
  • Pida a un joven que hable de algo que obtuvo o logró a base de trabajar arduamente. ¿Qué sacrificios tuvo que hacer? ¿Cómo se sintió cuando cumplió su objetivo? ¿Qué aprendió de esa experiencia?

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes permitirá a los miembros del quórum comprender el valor del trabajo. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su quórum:

  • Escriba en la pizarra las preguntas ¿Qué aprendí?, ¿Por qué es importante? y ¿Qué puedo hacer? Entregue a los jóvenes un ejemplar del librito Para la Fortaleza de la Juventud y asigne a cada uno que lea uno de los párrafos de la sección “El trabajo y la autosuficiencia”. Invítelos a que estudien la parte que les toque y a que se preparen para responder las tres preguntas que están en la pizarra. Cuente una experiencia personal en la que haya aprendido la importancia del trabajo.
  • Pida a cada joven que lea uno de los pasajes de las Escrituras que se sugieren en esta reseña. Pida a cada uno que pase al frente de la clase y hable de: (a) lo que haya aprendido del pasaje de las Escrituras, (b) por qué es importante eso y (c) ejemplos que haya visto que ilustren lo que se enseña en el pasaje.
  • Lean Mateo 25:14–30 como quórum. Sugiera que los jóvenes subrayen cualquier frase relacionada con el trabajo y los resultados del trabajo, y que hagan un círculo alrededor de cualquier frase relacionada con la ociosidad y los resultados de no trabajar. Invite a los jóvenes a compartir lo que hayan encontrado, así como cualquier experiencia que hayan tenido al trabajar arduamente en algo. ¿Cuáles fueron los resultados de su esfuerzo?
  • Lean la sección “El primer principio: Trabajar” del discurso del presidente Dieter F. Uchtdorf “Dos principios para cualquier economía”. Pida a los jóvenes que escojan una frase del discurso que sería bueno recordar o leer todos los días a fin de inspirarlos en su afán por trabajar. Muestre el video “Una obra en progreso” y pida a los jóvenes que busquen ejemplos de lo que enseña el presidente Uchtdorf. ¿Qué les enseña el ejemplo de Tyler acerca del trabajo? ¿Cómo podrían aplicar lo que hizo para lograr sus propias metas?

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan encontrado. ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Comprenden por qué es importante el trabajo? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a este tema?

Invítelos a actuar

El joven que dirige concluye la reunión. Él podría:

  • Compartir lo que se ha sentido inspirado a hacer según lo que aprendió hoy.
  • Hablar con el quórum de algunas necesidades que existan en el barrio y que el obispo haya señalado, y hacer planes para una actividad de quórum en la que ayuden a satisfacer esas necesidades.