Saltar navegador principal

El objetivo de cada una de las organizaciones auxiliares

Las familias, los quórumes del Sacerdocio Aarónico y las Mujeres Jóvenes, la Escuela Dominical y las clases de seminario tienen propósitos únicos con el fin de ayudar a los jóvenes a convertirse al Evangelio. Saber acerca de esos propósitos puede ayudarle a entender las experiencias que están teniendo los jóvenes a medida que ellos aprenden el Evangelio de Jesucristo. 

Familias

Nuestro Padre Celestial establece familias como una parte central de Su plan para ayudar a Sus hijos a aprender el Evangelio en un ambiente de amor y para prepararse para la vida eterna. Los padres tienen la responsabilidad primordial de enseñar a sus hijos (véase D. y C. 68:25–28), lo cual incluye prepararlos para recibir las ordenanzas de exaltación. Nadie puede ocupar el lugar de los padres en esta responsabilidad dada por Dios. Los quórumes del sacerdocio, las organizaciones auxiliares y los programas de la Iglesia existen para apoyar y fortalecer a las familias.

Sacerdocio Aarónico

Los poseedores del Sacerdocio Aarónico deben convertirse, cumplir con sus deberes del sagrado sacerdocio, ser “ministros residentes” (D. y C. 84:111), prepararse para recibir el Sacerdocio de Melquisedec y las ordenanzas del templo y llegar a ser dignos misioneros, esposos y padres. Se reúnen en una reunión de quórum cada domingo, que es más que sólo una clase. Cada reunión se planea con espíritu de oración por la presidencia de quórum, con la ayuda de los asesores, pero siempre bajo la dirección del presidente del quórum, quien posee las llaves del sacerdocio.Como se indica en Doctrina y Convenios, el presidente del quórum preside en la reunión de quórum, se sienta en consejo con los miembros del mismo, y les enseña sus deberes (véase D. y C. 107:85–87, 99–100). Las reuniones de quórum también brindan una ocasión para dirigir asuntos del quórum, que pueden constar de hacer asignaciones, informes y un seguimiento de las asignaciones anteriores y dar a conocer y coordinar las actividades.Estas reuniones también brindan una oportunidad para que los hombres jóvenes se alienten y apoyen mutuamente en su empeño de Mi Deber a Dios, especialmente al compartir lo que están aprendiendo.

Mujeres Jóvenes

Las clases dominicales de las mujeres jóvenes brindan experiencias únicas de aprendizaje que las ayudan a ser dignas de entrar en el templo y a prepararse para sus funciones eternas como mujeres, esposas y madres del convenio. Cada lección comienza con el lema de las Mujeres Jóvenes y se centra en el Libro de Mormón y las enseñanzas de los profetas vivientes. Las lecciones también brindan oportunidades de aprender y de vivir los valores de las Mujeres Jóvenes y las normas de Para la Fortaleza de los jóvenes. Como mujeres jóvenes ejercen su albedrío para participar en experiencias de aprendizaje que invitan al Espíritu Santo, ellas son guiadas, animadas y fortalecidas para vivir el Evangelio personalmente y con su familia. El Progreso Personal y las actividades de la Mutual desempeñan una función integral en el proceso de conversión, al poner en práctica las jovencitas lo que aprenden. Para asegurarse de que cada mujer joven tenga suficiente oportunidad de aceptar y de poner en práctica la doctrina, se puede pasar varias semanas estudiando el tema de una lección.

Escuela Dominical

La escuela dominical fortalece la fe en nuestro Padre Celestial y en Jesucristo al proporcionar oportunidades para que los hombres jóvenes y las mujeres jóvenes y sus maestros aprendan y enseñen la doctrina del Evangelio juntos y para fortalecerse mutuamente para vivirla. La escuela dominical ofrece una oportunidad única y esencial para que los jóvenes establezca conexiones entre lo que están aprendiendo en su estudio personal y sus experiencias en casa, en seminario, en otras reuniones de la Iglesia y clases, y en su vida diaria. En la Escuela Dominical se hace especial hincapié en ayudar a los jóvenes a desarrollar habilidades y confianza para llegar a ser maestros y alumnos cristianos. Los miembros de la presidencia de la Escuela Dominical de barrio prestan servicio como especialistas con el fin de mejorar el aprendizaje y la enseñanza en el barrio (véase Manual 2: Administración de la Iglesia, 2010, 12.5).

Seminario

El Seminario proporciona educación religiosa semanal. Su objetivo es ayudar a los jóvenes a entender y confiar en las enseñanzas y en la expiación de Jesucristo, a hacerse merecedores de las bendiciones del templo y a prepararse ellos mismos, a su familia y a los demás para la vida eterna con su Padre Celestial. A los maestros de seminario y a los alumnos se les insta a aplicar los principios del Evangelio tal como se encuentran en las Escrituras y en las palabras de los profetas. Ellos buscan enseñar y aprender por medio del espíritu en un ambiente de amor, respeto y propósito, en un camino que conduce a la comprensión y a la edificación. Se espera que los alumnos tomen una participación activa en el proceso de aprendizaje y que se les brinden oportunidades de explicar, compartir y testificar de los principios y la doctrina del Evangelio. Se les insta a estudiar las Escrituras diariamente, leer el texto de las Escrituras correspondiente al curso, y los pasajes clave de las Escrituras y los principios doctrinales básicos.