Saltar navegador principal

Uniformidad y adaptación

Muchas sugerencias de esta guía se pueden adaptar para que funcionen en circunstancias locales. A medida que los maestros y líderes entiendan el propósito de estas sugerencias, recibirán la inspiración de buscar alternativas que satisfagan las necesidades de sus jóvenes. Los siguientes principios no se deben alterar:

  • Los líderes y maestros seleccionan y preparan lecciones a partir de la unidad que se recomienda para el mes. Ellos basan su selección sobre las necesidades de los jóvenes que enseñan.
  • Siempre que sea posible, los maestros (incluso los maestros de seminario) coordinan y refuerzan las labores entre sí.
  • Los asesores y maestros sinceramente tratan de enseñar a la manera que enseñó el Salvador: haciendo participar a los jóvenes para que descubran el Evangelio al participar en experiencias de aprendizaje. Éstas pueden consistir en escudriñar juntos las Escrituras, analizar ideas, compartir experiencias y conocimientos personales y compartir su testimonio.
  • Se anima a que los jóvenes compartan lo que están aprendiendo con su familia y con otras personas. También deben tener la oportunidad de enseñar en reuniones y actividades de la Iglesia.
  • Todo el aprendizaje en la Iglesia debe alentar, añadir y conducir hacia experiencias espirituales privadas al hacer la oración personal, estudiar las Escrituras, reflexionar, vivir el Evangelio en la vida diaria y al servir a los demás. En última instancia, ese esfuerzo personal es la clave de la conversión.