Saltar navegador principal

¿Cómo puedo reconocer la diferencia entre la verdad y el error?

Durante la Gran Apostasía se cambiaron o se perdieron muchas verdades del Evangelio, las cuales se restauraron en nuestros días por medio del profeta José Smith. Estudiar la palabra de Dios y escuchar el Espíritu Santo nos ayuda a reconocer la diferencia entre las verdades del Evangelio restaurado y las falsedades que enseña el mundo.

Prepararse espiritualmente

Utilice los recursos siguientes para comprender por sí mismo cómo reconocer la diferencia entre la verdad y el error. Las experiencias al vivir ese principio también le ayudarán a enseñar con eficacia. A continuación, considere cómo las actividades del resto de esta reseña pueden ayudarle a planificar diferentes maneras de que los jóvenes participen en el aprendizaje.

Juan 8:31–32; José Smith—Mateo 1:37 (Estudiar la palabra de Dios nos ayuda a reconocer la verdad)

Isaías 5:20; Moisés 4:3–4 (Satanás intenta engañar)

Moroni 7:12–19 (Aquello que nos persuade a hacer lo bueno y a creer en Cristo es de Dios)

Moroni 10:5; D. y C. 46:7–8 (El Espíritu Santo testifica de la verdad)

José Smith—Historia 1:8–20 (José Smith ora para saber la verdad)

Boyd K. Packer, “Estas cosas sí sé”, Liahona, mayo de 2013, págs. 6–8.

Neil L. Andersen, “Cuídate de lo malo tras los ojos sonrientes”, Liahona, mayo de 2005, págs. 46–48.

Marcos A. Aidukaitis, “Si alguno tiene falta de sabiduría”, Liahona, mayo de 2014

Relacionar los conceptos

Dedique los primeros minutos de cada clase a ayudar a los jóvenes a relacionar las cosas que aprenden en otros lugares, tales como el estudio personal, seminario, otras clases de la Iglesia o experiencias con los amigos. ¿Cómo puede ayudarles a ver la relevancia del Evangelio en la vida cotidiana? Las siguientes ideas pueden ayudarle:

  • Analicen las preguntas que hagan los jóvenes después de haber aprendido acerca de la Apostasía y la Restauración en sus otras clases. ¿Cómo puede ayudarles a encontrar respuestas?
  • Unos días antes de la clase, pida a uno de los jóvenes que vaya preparado para contar el relato que se encuentra al comienzo del discurso del élder Neil L. Andersen “Cuídate de lo malo tras los ojos sonrientes”. Invite a los miembros de la clase a analizar lo que les enseña el relato acerca de evitar las trampas de Satanás.

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes permitirá a los jóvenes aprender a reconocer la diferencia entre la verdad y el error. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más actividades que resulten mejor para su clase:

  • Entregue a cada miembro de la clase una copia de los últimos nueve párrafos del discurso del presidente Boyd K. Packer, “Estas cosas sí sé”, e invítelos a buscar palabras clave que les ayuden a reconocer la diferencia entre la verdad y el error. Pídales que escriban en la pizarra las palabras que encuentren y que expliquen por qué escogieron esas palabras.
  • Entregue a cada miembro de la clase algunos párrafos del discurso del élder Neil L. Andersen “Cuídate de lo malo tras los ojos sonrientes”, e invite a los jóvenes a buscar respuestas a la pregunta “¿Cómo puedo reconocer la diferencia entre la verdad y el error?” y a compartir lo que encuentren. Pídales que relaten alguna experiencia que hayan tenido al aplicar el consejo del élder Andersen en sus empeños por discernir la verdad del error.
  • Pida a los jóvenes que estudien José Smith—Historia 1:8–20 y hagan una lista de los pasos que dio José Smith para distinguir la verdad del error. ¿Cómo podrían seguir el ejemplo de José para saber si algo es verdadero?
  • Pida a los jóvenes que busquen en Moroni 7:12–19 algunos criterios que podrían utilizar para discernir entre el bien y el mal. Invite a cada joven a hacer una lista de las decisiones que afrontan y que utilicen ese criterio como guía para cada decisión. Pídales que compartan algunos de los puntos de la lista si se sienten cómodos haciéndolo.
  • Invite a los jóvenes a que se imaginen una situación en la que encuentran información que podría poner en duda su testimonio del Evangelio. ¿Qué pueden hacer para distinguir la verdad del error en una situación de ese tipo? Para ayudarles a encontrar respuestas a esta pregunta, invítelos a estudiar las Escrituras de esta reseña, o los tres pasos que el élder Marcos A. Aidukaitis sugiere en su discurso “Si alguno tiene falta de sabiduría”. Pídales que compartan lo que hayan encontrado. Invítelos a que compartan experiencias que hayan tenido y en las que hayan sido capaces de discernir la verdad del error.

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Comprenden cómo distinguir la verdad del error? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a este tema?

Invítelos a actuar

Invite a los jóvenes a compartir algunas impresiones que hayan tenido durante la clase. ¿Qué se han sentido inspirados a hacer? ¿Qué puede hacer para alentarlos a vivir lo que hayan aprendido?