Saltar navegador principal

¿Cómo puedo usar las comparaciones para enseñar a otras personas acerca de la Expiación?

Para ayudar a otras personas a entender un concepto espiritual intangible como la Expiación, es útil compararlo con algo tangible y familiar. El Señor y Sus profetas a menudo se refieren a objetos o experiencias familiares para ayudar a aquellos a quienes enseñan a comprender los principios espirituales. A medida que estudiamos estas comparaciones, nosotros mismos podemos llegar a entender mejor la Expiación y ser más eficaces para enseñarla a los demás.

Prepararse espiritualmente

Isaías 1:18 (Isaías se refiere a la nieve y a la lana para enseñar acerca del arrepentimiento)

Mateo 11:28–30 (El Salvador compara Su ayuda a un yugo)

Lucas 15:11–32 (La parábola del hijo pródigo)

2 Nefi 1:15 (Lehi compara la redención a estar envueltos en los brazos del amor de Dios)

James E. Faust, “La Expiación: nuestra mayor esperanza”, Liahona, enero de 2002, págs. 18–20

Dallin H. Oaks, “La Expiación y la fe”, Liahona, abril de 2008, págs. 8–13

D. Todd Christofferson, “Redención”, Liahona, mayo de 2013, págs. 109–112

Comparaciones y lecciones prácticas”, La enseñanza: El llamamiento más importante, págs. 184–185

Video: “El Mediador”; véase también Presentaciones del Libro de Mormón

Relacionar conceptos

Durante los primeros minutos de cada clase, ayude a los jóvenes a relacionar lo que están aprendiendo en otros lugares (tales como el estudio personal, seminario, otras clases de la Iglesia o experiencias con los amigos). ¿Cómo puede ayudarles a ver la relevancia del Evangelio en la vida cotidiana? Las siguientes ideas pueden ayudarle:

  • Pregunte a los jóvenes qué han hecho sus maestros, líderes y padres para ayudarles a comprender el significado de la Expiación.
  • Como clase, lean “Comparaciones” en La enseñanza: El llamamiento más importante (pág. 185). ¿Por qué usan comparaciones los maestros para enseñar las verdades del Evangelio? Invite a los jóvenes a compartir ejemplos de comparaciones que les hayan ayudado a comprender mejor el Evangelio.

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes puede ayudar a los jóvenes a aprender cómo utilizar las comparaciones para enseñar a otras personas acerca de la Expiación. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más actividades que resulten mejor para su clase:

  • Muestre el video “El Mediador”. Invite a los jóvenes a trabajar individualmente para hacer una lista de los componentes de la comparación que hace el presidente Boyd K. Packer (por ejemplo: el acreedor, el deudor, la deuda, etc.) y pídales que escriban lo que representa cada uno. Divida la clase en parejas y pídales que se enseñen los unos a los otros acerca de la Expiación usando la comparación del presidente Packer. ¿Cómo contribuye esta comparación a que los jóvenes comprendan mejor la Expiación?
  • Pida a los jóvenes que piensen en ejemplos de comparaciones en las Escrituras que se podrían utilizar para enseñar acerca de la Expiación, y pídales que los compartan (véanse, por ejemplo, los pasajes de las Escrituras que se sugieren en esta reseña). ¿Qué aprenden acerca de la Expiación gracias a estas comparaciones? Escriba en la pizarra: “__________ es como __________”. Invite a los jóvenes a llenar el primer espacio en blanco con un principio relacionado con la Expiación (tal como el arrepentimiento, el perdón, o la Resurrección) y el segundo espacio en blanco con algo familiar que podrían utilizar para enseñar a otras personas acerca de ese principio. Ofrézcales varias oportunidades de practicar este método de enseñanza.
  • Divida la clase en dos grupos. Asigne a un grupo que lea y analice la historia del presidente James E. Faust acerca del pequeño Jim (en su discurso “La Expiación: nuestra mayor esperanza”), y pida al otro grupo que lea y analice el ejemplo del élder Dallin H. Oaks de un árbol que se dobla con el viento (en su artículo “La Expiación y la fe”). Pida a cada grupo que enseñe al otro grupo lo que aprendieron de la comparación que estudiaron acerca de la Expiación.
  • Invite a los jóvenes a repasar los relatos sobre Jean Valjean y Sara en el discurso del élder Christofferson “Redención”. ¿Qué aprenden acerca de la Expiación por medio de estos relatos? ¿Cómo podrían usarlos para enseñar a otras personas? ¿Qué experiencias personales similares podrían utilizar para enseñar a otras personas en cuanto a la Expiación?

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido hoy. ¿Comprenden cómo utilizar las comparaciones para enseñar a otras personas acerca de la Expiación? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Valdría la pena dedicarle más tiempo a este tema?

Invitar a los jóvenes a actuar

  • Pida a los jóvenes que piensen en lo que hayan aprendido hoy en cuanto a la enseñanza. ¿Qué se sienten inspirados a hacer para enseñar a otras personas sobre la Expiación? Si es posible, permita que se enseñen unos a otros durante la clase, o haga los arreglos necesarios para que puedan enseñar en otros momentos.
  • Comparta su testimonio de las bendiciones que los jóvenes pueden llevar a los demás al enseñar acerca de la Expiación.