Saltar navegador principal

¿Cómo puedo invitar a otras personas a llegar a ser más como el Salvador?

Jesucristo invitó a Sus discípulos a que le siguieran, guardaran Sus mandamientos y llegaran a ser como Él. Como miembros de la Iglesia, tenemos la responsabilidad de seguir Su ejemplo e invitar a otras personas a aprender de Él. Todos podemos mejorar nuestra habilidad para invitar a otros a venir a Cristo y perfeccionarse en Él.

Prepararse espiritualmente

Estudie con espíritu de oración los siguientes pasajes de las Escrituras y recursos. ¿Qué ayudará a los jóvenes a entender cómo invitar a otras personas a venir a Cristo?

Marcos 10:17–22; Lucas 10:25–37; (ejemplos de Jesús invitando a otras personas a vivir los principios del Evangelio)

Mateo 11:28–30; Moroni 10:32 (invitaciones a venir a Cristo)

Henry B. Eyring, “Venir a Cristo”, Liahona, marzo de 2008, págs. 49–52

Henry B. Eyring, “Elevemos nuestra voz de amonestación”, Liahona, enero de 2009, págs. 2-7.

¿Cómo ayudo a las personas a hacer y a guardar compromisos?Predicad Mi Evangelio, 2004, págs. 211–218

Video: “Invitar a todos a venir a Cristo”

Video: “Ejemplos de la forma de ministrar”

Relacionar los conceptos

Dedique los primeros minutos de cada clase a ayudar a los jóvenes a relacionar lo que están aprendiendo en otros lugares (tales como el estudio personal, seminario, otras clases de la Iglesia o experiencias con los amigos). ¿Cómo puede ayudarles a ver la relevancia del Evangelio en la vida cotidiana? Las siguientes ideas pueden ayudarle:

  • Invite a los jóvenes a compartir una experiencia reciente en la que se les invitó a vivir un principio del Evangelio. ¿Cómo les ayudaron esas invitaciones a mejorar sus vidas y llegar a ser más como el Salvador?
  • Invite a los jóvenes a leer ejemplos de las Escrituras en los que el Salvador invitó a los demás a vivir un principio del Evangelio (véanse los pasajes de esta reseña). ¿Qué podemos aprender del ejemplo del Salvador sobre el invitar a otras personas a vivir el Evangelio?

Aprender juntos

Cada una de las siguientes actividades ayudará a los jóvenes a entender cómo invitar a otras personas a venir a Cristo y tener más confianza al hacerlo. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su clase:

  • Como clase, lea la sección titulada “Haga preguntas directas” en Predicad Mi Evangelio, pág. 213. Invite a los jóvenes a pensar en situaciones en las que podrían utilizar preguntas para ayudar a un amigo o familiar a hacer cambios positivos en su vida (algunos ejemplos pueden incluir ayudar a un amigo a superar el hábito de usar malas palabras, o motivar a un miembro de la familia a asistir a la Iglesia). ¿Cuáles son algunas preguntas directas pueden formular en tales situaciones? ¿Cómo pueden formular estas preguntas? ¿Cuándo se lo pueden preguntar? Considere analizar otras secciones del capítulo “¿Cómo ayudo a las personas a hacer y a guardar compromisos?” en las páginas 211–218 de Predicad Mi Evangelio.
  • Invite a los jóvenes a pensar en alguien a quien les gustaría invitar a vivir un principio del Evangelio. Pídales que lean la sección “El amor es lo primero” en el artículo del presidente Henry B. Eyring “Elevemos nuestra voz de amonestación”, o vean el video “Ejemplos de la forma de ministrar”. Invítelos a escribir en la pizarra los principios que enseña el presidente Eyring y que les ayudarán a extender una invitación a la persona en la que estén pensando. ¿Cómo extenderían la invitación? ¿Qué dirían ellos?
  • Invite a los jóvenes a leer las Escrituras en esta reseña que contienen invitaciones a venir a Cristo. ¿Qué bendiciones se prometen a aquellos que vienen a Cristo en estos pasajes de las Escrituras? Muestre el video “Invitar a todos a venir a Cristo” e invite a los jóvenes a compartir cómo los hombres jóvenes del video fueron bendecidos por las simples invitaciones de sus amigos y familiares. ¿Qué invitaciones sencillas pueden extender los jóvenes a sus amigos y familiares? ¿Cómo serán bendecidos sus amigos y familiares al aceptar la invitación?

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido hoy. ¿Comprenden ellos cómo invitar a otras personas para llegar a ser más como el Salvador? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a este tema?

Invítelos a actuar

Pregunte a los jóvenes qué se sienten inspirados a hacer a raíz de lo que aprendieron hoy y aliéntelos a actuar de acuerdo con esos sentimientos. Considere maneras en que puede hacer un seguimiento.