Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal

¿Cómo puedo mostrar amor por aquellos a quienes enseño?

Jesucristo amó a quienes enseñó. Oraba por ellos y encontraba oportunidades para expresar Su amor. Podemos desarrollar amor por las personas a las que enseñamos al orar por ellas y al servirlas desinteresadamente. Cuando las personas a las que enseñamos sienten que les amamos sinceramente, sus corazones se ablandan y están más abiertas a las verdades que enseñamos.

Prepararse espiritualmente

Estudie con espíritu de oración los siguientes recursos y pasajes de las Escrituras. ¿Qué ayudará a los jóvenes a entender la importancia de amar a aquellos a quienes enseñan?

Juan 13:34 (Debemos amar a los demás como Jesucristo nos ama)

Mosíah 28:1–3; Alma 17:21–39; 20:21–27 (Ammón muestra amor por los lamanitas a los que enseña)

Moroni 7:45–46 (Sin caridad no somos nada)

Thomas S. Monson, “Ejemplos de grandes maestros”, Liahona, junio de 2007, págs. 74-80

Ame a quienes enseña”, La enseñanza: El llamamiento más importante, 1999, págs. 33–44

Video: “Ame a quienes enseña”

Relacionar los conceptos

Dedique los primeros minutos de cada clase a ayudar a los jóvenes a relacionar lo que están aprendiendo en otros lugares (tales como el estudio personal, seminario, otras clases de la Iglesia o experiencias con los amigos). ¿Cómo puede ayudarles a ver la relevancia del Evangelio en la vida cotidiana? Las siguientes ideas pueden ayudarle:

  • Invite a los jóvenes a compartir con otro miembro de la clase un pasaje de las Escrituras que haya leído recientemente en su estudio personal. ¿Tienen preguntas acerca de las cosas que están aprendiendo?
  • Pregunte a los jóvenes cómo saben cuándo un maestro les ama. ¿Por qué es importante que un maestro muestre amor? ¿Han mostrado alguna vez los jóvenes amor por alguien a quien enseñaron? Lean Juan 13:34 y analicen maneras en que el Salvador mostró amor por quienes enseñó.

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes ayudará a los jóvenes a aprender cómo amar de manera cristiana a aquellos a quienes enseñan. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su clase:

  • Invite a los jóvenes a leer Moroni 7:45, a buscar las palabras y frases que se usan para describir a una persona que tiene caridad, y a describir estas cualidades en sus propias palabras (si fuera necesario, ayúdeles a definir cualquier palabra desconocida). Invite a cada joven a seleccionar una de estas palabras y frases y a describir cómo se puede relacionar con la enseñanza. Pídales que piensen en situaciones en las que ellos estén enseñando a otras personas, tanto en la Iglesia como en otros momentos de enseñanza (en el hogar, en la escuela o en la vida cotidiana). ¿Cuál de los atributos de Moroni 7:45 les gustaría desarrollar para ayudarles a llegar a ser mejores maestros? Invite a algunos jóvenes a compartir sus ideas.
  • Pida a los jóvenes que lean la sección titulada “Más bienaventurado es dar que recibir” del discurso del presidente Thomas S. Monson “Ejemplos de grandes maestros”, o muestre el video “Ame a quienes enseña”. Pregunte a los jóvenes: ¿Qué hicieron los maestros de estos ejemplos para mostrar amor por aquellos a quienes enseñaban? ¿Qué oportunidades tienen los jóvenes de enseñar (en la Iglesia y en otros momentos de enseñanza)? Invite a los jóvenes a planear maneras en que pueden demostrar amor como maestros. Invite a algunos de los jóvenes a compartir sus planes con la clase.
  • Comparta con los jóvenes la analogía del élder Dallas N. Archibald en la página 33 de La enseñanza: El llamamiento más importante (tal vez desee llevar un recipiente vacío y un cubo de agua para ayudarle con este análisis). ¿Qué aprenden los jóvenes de esta analogía sobre la enseñanza? Divida la clase en tres grupos y asigne a cada uno que lea uno de los tres primeros capítulos de “Ame a quienes enseña” en La enseñanza: El llamamiento más importante. Invite a cada grupo a enseñar al resto de la clase lo que aprendan de la sección asignada. Aliéntelos a incluir en su presentación una historia que ilustre el principio, una pregunta de análisis y su testimonio personal.
  • Muestre una lámina de Ammón defendiendo los rebaños de Lamoni (Libro de obras de arte del Evangelio, 78) e invite a un miembro de la clase a relatar la historia (véase Alma 17:21–39). Pida a algunos de los jóvenes que lean Mosíah 28:1–3 buscando respuestas a la pregunta: “¿Qué inspiró a Ammón y sus hermanos a querer enseñar el Evangelio a los lamanitas?”. Pida al resto de los jóvenes que lean Alma 20:21–27 buscando respuestas a la pregunta: “¿Qué efecto tuvo el amor de Ammón en el padre del rey Lamoni?”. Invítelos a compartir lo que encuentren y pídales que piensen en cosas específicas que puedan hacer para seguir el ejemplo de Ammón.

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Comprenden cómo mostrar amor por las personas a las que enseñan? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a este tema?

Invítelos a actuar

Aliente a los jóvenes a pensar acerca de las personas a las que enseñan. Invítelos a elegir algo que vayan a hacer para demostrar amor por esas personas.