Saltar navegador principal

¿Cómo puedo llegar a ser un mejor líder?

Jesucristo es el ejemplo perfecto de un liderazgo justo. Los líderes de Su Iglesia siguen Su ejemplo al amar y servir a quienes dirigen. Al esforzarnos primeramente por ser discípulos fieles, podemos entonces ayudar a los demás a obtener testimonios firmes y acercarse más al Padre Celestial y a Jesucristo.

Prepararse espiritualmente

A medida que se prepare, estudie con espíritu de oración los siguientes recursos y pasajes de las Escrituras. ¿Qué se siente inspirado a compartir con los jóvenes?

Éxodo 18:13–26 (Moisés recibió consejo de Jetro acerca de cómo ser un líder más eficaz)

Mateo 20:20–28; 23:11; D. y C. 50:26 (Los líderes a semejanza de Cristo prestan servicio a quienes dirigen)

Juan 13:4–15; 3 Nefi 18:16; 27:21, 27 (Jesucristo es nuestro ejemplo de liderazgo)

Mosíah 2:11–19 (El rey Benjamín prestó servicio a su pueblo)

D. y C. 121:34–46 (Principios de un liderazgo justo)

Thomas S. Monson, “Ejemplos de rectitud”, Liahona, mayo de 2008, págs. 65–68.

Tad R. Callister, “El poder del sacerdocio en el joven”, Liahona, mayo de 2013.

El liderazgo en la Iglesia de Jesucristo”, Manual 2: Administración en la Iglesia, 2010, págs. 12–16.

Relacionar los conceptos

Dedique los primeros minutos de cada clase a ayuda a los jóvenes a relacionar las cosas que están aprendiendo en otros lugares (tales como el estudio personal, seminario, otras clases de la Iglesia o experiencias con los amigos). ¿Cómo puede ayudarles a ver la relevancia del Evangelio en la vida cotidiana? Las siguientes ideas pueden ayudarle:

  • Invite a los jóvenes a compartir una experiencia que hayan tenido recientemente que les haya recordado algo que aprendieron en sus clases de la Iglesia.
  • Ponga a la vista una lámina del Salvador (vea por ejemplo el Libro de obras de arte del Evangelio) y escriba la palabra líder en la pizarra. Pida a los jóvenes que escriban en la pizarra otras palabras que les venga a la mente cuando piensan en Jesucristo como líder perfecto.

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes permitirá a los jóvenes comprender cómo llegar a ser mejores líderes. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más actividades que resulten mejor para su clase:

  • Como clase, lean Mateo 20:20–28. ¿Qué enseña el Salvador a Sus apóstoles acerca del liderazgo en el reino de Dios? Invite a los jóvenes a hacer una lista en la pizarra realizando una comparación entre el liderazgo del mundo y el de la Iglesia. ¿De qué modo llega una persona a ser líder en los negocios o en un país? ¿Y en la Iglesia? ¿Qué características de liderazgo se valoran en el mundo? ¿Y en la Iglesia? Como parte del análisis, invite a los jóvenes a leer pasajes de las Escrituras que enseñen principios de liderazgo semejantes a los de Cristo (tales como los que se sugieren en esta reseña). ¿Por qué es importante que los jóvenes comprendan esos principios? ¿Cómo podrían utilizarlos dentro de su familia? ¿Y en el servicio que prestan en la Iglesia? ¿Y en sus comunidades?
  • Seleccione secciones del capítulo 3 del Manual 2, “Liderazgo en la Iglesia de Jesucristo”, que enseñan principios que el Salvador ilustró por medio de Su ejemplo (tales como las secciones 3.2.1, 3.3.3, 3.3.4, 3.3.5 y 3.3.6). Pida que cada uno de los jóvenes lea una de esas secciones y piense en un relato de la vida del Salvador que ilustre el principio que se enseña en la sección asignada (si lo desean, podrían examinar las láminas del Libro de obras de arte del Evangelio, 34–51, para obtener algunas ideas). Solicite a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido del manual y del relato que escogieron. ¿Qué ejemplos de esos principios han visto en sus vidas?
  • Como clase, lean 3 Nefi 27:21, 27 y pida a los jóvenes que piensen sobre el mensaje de esos pasajes a medida que usted comparte con ellos el relato del presidente Thomas S. Monson acerca de mover sus orejas, de su discurso “Ejemplos de rectitud” (o muestre un fragmento de esa parte de su discurso en video). ¿Qué le enseña ese relato a los jóvenes acerca del liderazgo? Invítelos a meditar en los mensajes que transmiten a los demás por medio de la forma en que viven. Aliéntelos a compartir experiencias en las que hayan sido bendecidos gracias al ejemplo de otro miembro de la clase. ¿Qué otras características de liderazgo ven en los demás?
  • Pida a un miembro de la clase que se coloque una mochila sobre la espalda. Llénela con libros u otros objetos pesados hasta que esté bien pesada. Pregunte a los jóvenes cómo podría representar esa mochila un llamamiento de liderazgo. Invite a los jóvenes a estudiar Éxodo 18:13–26 y buscar el consejo que Moisés recibió de Jetro acerca de cómo ser mejor líder. ¿Qué hubiera sucedido si Moisés no hubiese seguido ese consejo? Pida a los jóvenes que imaginen que han sido asignados a organizar una conferencia de estaca de la juventud. ¿Cómo aplicarían el consejo de Jetro para esa asignación? Concédales tiempo para planear esa imaginaria conferencia de la juventud. ¿A quiénes pedirían ayuda? ¿Qué le pedirían a esas personas que hicieran?
  • Escriba en hojas separadas de papel varios de los principios de liderazgo que enseñó el élder Tad R. Callister en “El poder del sacerdocio en el joven”. Entregue una hoja de papel a cada miembro de la clase y pídales que busquen en el artículo información acerca del principio que se le asignó a cada uno. Invítelos a compartir lo que hayan aprendido acerca del liderazgo por medio del élder Callister. Aliéntelos a compartir cualquier ejemplo personal sobre esos principios.

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Comprenden cómo llegar a ser mejores líderes? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a este tema?

Invítelos a actuar

Pregunte a los jóvenes qué se sienten inspirados a hacer debido a lo que aprendieron hoy, y aliéntelos a actuar de acuerdo con esos sentimientos. Considere maneras en que puede hacer un seguimiento.