Saltar navegador principal

¿Cómo el guardar los mandamientos influye en mi capacidad para aprender el Evangelio?

Aprender el Evangelio requiere la inspiración del Espíritu Santo. El Espíritu Santo puede iluminar nuestro entendimiento y testificar acerca de las verdades del Evangelio. Con el fin de ser dignos de Su influencia, debemos ser obedientes a los mandamientos. A medida que somos obedientes a los principios que aprendemos, nos preparamos para recibir verdades adicionales del Señor.

Prepararse espiritualmente

Estudie con espíritu de oración los siguientes recursos y pasajes de las Escrituras. ¿Qué podría ayudar a los jóvenes a comprender cómo el guardar los mandamientos afecta su capacidad para aprender el Evangelio?

Daniel 1 (Daniel y sus compañeros son bendecidos con sabiduría y entendimiento por su obediencia); véase también el video “Dios les dio conocimiento”

Juan 7:17 (Si hacemos la voluntad de Dios, conoceremos la doctrina)

2 Nefi 28:30; D. y C. 42:61; 50:24 (Si escuchamos al Señor, recibiremos más luz y conocimiento)

D. y C. 76:5–10 (El Señor honra a quienes le sirven)

Thomas S. Monson, “La obediencia trae bendiciones”, Liahona, mayo de 2013.

Henry B. Eyring, “Un testimonio viviente”, Liahona, mayo de 2011, págs. 125–128.

Richard G. Scott, “Cómo obtener revelación e inspiración en tu propia vida”, Liahona, mayo de 2012, págs. 45–47.

Relacionar los conceptos

Dedique los primeros minutos de cada clase a ayudar a los jóvenes a relacionar lo que están aprendiendo en otros lugares (tales como el estudio personal, seminario, otras clases de la Iglesia o experiencias con los amigos). ¿Cómo puede ayudarles a ver la relevancia del Evangelio en la vida cotidiana? Las siguientes ideas pueden ayudarle:

  • Pregunte a los jóvenes si desean hacer preguntas o comentarios acerca de lo que hayan aprendido en otras clases. Invítelos a compartir experiencias personales o impresiones que hayan recibido como resultado de su aprendizaje.
  • Escriba en la pizarra: “¿De qué modo la obediencia afecta mi capacidad para aprender el Evangelio?” Conceda unos minutos a los jóvenes para meditar esa pregunta y después pídales que compartan sus pensamientos. Aliéntelos a seguir pensando en esa pregunta a lo largo de la lección.

Aprender juntos

Cada una de las actividades que se presentan a continuación ayudará a los jóvenes a comprender cómo su obediencia a los mandamientos influye en su capacidad para aprender el Evangelio. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más actividades que sean mejor para su clase:

  • Entregue a la clase copias de los primeros 11 párrafos del discurso del presidente Thomas S. Monson “La obediencia trae bendiciones” e invite a los jóvenes a escribir algunos pocas frases que resuman el mensaje principal del presidente Monson. Como miembros de la clase, compartan lo que escribieron y aliéntelos a expresar por qué piensan que ese mensaje es importante para los jóvenes de hoy.
  • Como clase, lean Daniel 1 o vean el video “Dios les dio conocimiento”.. ¿Cómo demostraron obediencia Daniel y sus amigos? ¿Cómo fueron bendecidos? ¿Qué situaciones afrontan los jóvenes que pudieran ser semejantes a las de Daniel? Invite a cada joven a leer acerca de otro personaje de las Escrituras que haya sido bendecido con conocimiento y comprensión a causa de su obediencia (tal como Nefi en 1 Nefi 4 o José Smith en José Smith—Historia 1:11–17). Pídales que escriban un breve resumen de lo que hayan leído y enseñen al resto de la clase acerca de cómo la persona que eligieron fue bendecida con conocimiento debido a su obediencia.
  • Invite a cada joven a seleccionar uno de los siguientes pasajes de las Escrituras: Juan 7:17; 2 Nefi 28:30; D. y C. 50:24. Pida a los jóvenes que lean los pasajes y reflexionen sobre lo que estos enseñan acerca de la obediencia y el aprendizaje del Evangelio. Después, invítelos a encontrar a alguien en la clase que haya seleccionado un pasaje diferente de las Escrituras y compartan los unos con los otros lo que hayan aprendido.
  • Entregue a los jóvenes una linterna que no funcione e invítelos a examinarla para determinar por qué no da luz. Comparta la siguiente declaración del discurso del élder Richard G. Scott “Cómo obtener revelación e inspiración en tu propia vida”: “Uno siempre debe estar mental y físicamente limpio, y tener una intención pura, para que el Señor pueda inspirar. Una persona que es obediente a Sus mandamientos deposita su confianza en el Señor. Esa persona tiene acceso a recibir Su inspiración para saber qué hacer y, cuando sea necesario, el poder divino para hacerlo. …Nuestra obediencia nos asegura de que cuando sea necesario, podamos ser merecedores del poder divino para lograr un objetivo inspirado” (pág. 47). ¿De qué modo una linterna que no funciona ilustra los principios que el élder Scott enseña en esa cita? Invite a los jóvenes a reflexionar sobre lo que deben hacer para obtener la “confianza del Señor” y recibir revelación de Él. Pida a algunos de ellos que compartan sus pensamientos.
  • Invite a los jóvenes a leer parte del discurso del presidente Henry B. Eyring “Un testimonio viviente”, el párrafo que comienza “Por eso, una semilla de fe ya está plantada…” hasta el párrafo que comienza “Mi sentimiento sobre el gozo de ellos proviene…”. ¿Cómo ayudó la obediencia del presidente Eyring a fortalecer su testimonio? ¿Qué cosas específicas pueden hacer los jóvenes para seguir el ejemplo del presidente Eyring?

Pida a los jóvenes que compartan lo que han aprendido hoy. ¿Entienden ellos cómo el guardar los mandamientos influye en su habilidad para aprender el Evangelio? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a este tema?

Invítelos a actuar

Pida a algunos jóvenes que resuman lo que hayan aprendido hoy acerca de la relación que existe entre el guardar los mandamientos y el aprendizaje del Evangelio. Invítelos a considerar lo que podrían hacer o dejar de hacer para ayudarles a mejorar su habilidad para recibir instrucción del Espíritu Santo. Aliéntelos a escribir sus pensamientos en sus diarios personales.