Saltar navegador principal

¿Qué función desempeña el albedrío en el aprendizaje del Evangelio?

Nuestro Padre Celestial nos creó como agentes para actuar por nosotros mismos y no como objetos para que se actúe sobre nosotros (véase 2 Nefi 2:26). Este principio se aplica a todos los aspectos de nuestra vida terrenal, incluso nuestra determinación por aprender el Evangelio. Cada uno de nosotros debe aprender el Evangelio por cuenta propia, nadie puede aprenderlo por nosotros. Aprender el Evangelio significa una experiencia activa y no pasiva. Cuando ejercemos nuestro albedrío para buscar diligentemente la verdad, el Señor nos bendice con mayor luz y conocimiento.

Prepararse espiritualmente

Estudie los recursos siguientes. ¿Qué pasajes o ejemplos de la reseña puede utilizar para ayudar a los jóvenes a entender lo que significa participar activamente en el aprendizaje?

Juan 7:17 (Debemos hacer la voluntad de nuestro Padre Celestial para conocer Su doctrina)

Santiago 1:22 (Ser hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores)

1 Nefi 10:19 (Si buscamos diligentemente la verdad, la hallaremos)

2 Nefi 2:26 (Debemos actuar y no que se actúe sobre nosotros)

D. y C. 50:24 (Cuando recibimos la verdad y actuamos en consecuencia, recibimos más verdad)

D. y C. 88:118 (Debemos buscar conocimiento tanto por el estudio como por la fe)

David A. Bednar, “Buscar conocimiento por la fe”, Liahona, septiembre de 2007, págs. 61–68

Relacionar conceptos

Durante los primeros minutos de cada clase, ayude a los jóvenes a relacionar lo que están aprendiendo en otros lugares (tales como el estudio personal, seminario, otras clases de la Iglesia o experiencias con los amigos). ¿Cómo puede ayudarles a ver la relevancia del Evangelio en la vida cotidiana? Las siguientes ideas pueden ayudarle:

  • Invite a los jóvenes a hacer una lista de cosas que hayan aprendido en seminario, en la reunión sacramental, en el estudio individual o en otros entornos. Analicen juntos la forma en que todo ello se relaciona con el Plan de Salvación.
  • Invite a los jóvenes a hablar de una lección que les haya gustado y en la que hayan participado de forma activa (por ejemplo, en una noche de hogar, una visita de orientación familiar, una clase de la Escuela Dominical o de la Primaria). ¿Qué hicieron para participar? ¿Cómo contribuyó su participación a que aprendieran mejor? ¿qué otras maneras hay de participar en el aprendizaje? (Usted podría señalar que hacer comentarios en la clase no es la única manera de participar.)

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes contribuirá a inspirar a los jóvenes a participar activamente en el aprendizaje del Evangelio. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su clase:

  • Anime a los jóvenes a compartir algunos ejemplos de las Escrituras de personas que buscaron activamente aprender acerca del Evangelio (véase, por ejemplo, 1 Nefi 2:14–16 [Nefi], Doctrina y Convenios 138:1–11 [Joseph F. Smith,] y José Smith—Historia 1:10–18 [José Smith]). ¿Qué modelos de aprendizaje del Evangelio podrían descubrir los jóvenes al leer acerca de esos ejemplos? (Por ejemplo, Nefi, al oír lo que su padre enseñó, sintió deseos de saber por sí mismo y actuó de acuerdo con esos deseos.) ¿Qué desean aprender los jóvenes sobre el Plan de Salvación? ¿Cómo pueden aplicar estos principios con el fin de guiar su aprendizaje?
  • Invite a los jóvenes a leer la sección titulada “Aprender por la fe: Actuar, y no para que se actué sobre nosotros”, en el artículo del élder David A. Bednar “Buscar conocimiento por la fe”. Pídales que busquen lo que sugiere el élder Bednar que pueden hacer para ser más responsables en el aprendizaje del Evangelio. ¿Qué podrían hacer para aplicar su consejo a los esfuerzos que realizan por aprender sobre el Plan de Salvación?
  • Escriba en la pizarra las referencias de las Escrituras de esta reseña. Invite a cada miembro de la clase a seleccionar una para leer mientras busca las respuestas a esta pregunta: ¿Qué bendiciones se reciben al participar activamente en el aprendizaje? Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan encontrado. Invítelos a completar individualmente la siguiente frase: “Tengo pensado participar más activamente en el aprendizaje del Evangelio al…”. Pida a algunos jóvenes que compartan con la clase lo que tengan pensado hacer.
  • Invite a los jóvenes a leer Doctrina y Convenios 58:26–28 y a buscar maneras en que el consejo del Señor se podría aplicar a ellos como aprendices del Evangelio. Pídales que hagan una lista con algunas de las decisiones que deben tomar en calidad de alumnos (por ejemplo, si hacer o no un comentario en clase o cómo prepararse espiritualmente para la clase). ¿Cuáles son algunas de las consecuencias de esas decisiones?

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido hoy. ¿Comprenden la función del albedrío para aprender el Evangelio? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Invitar a los jóvenes a actuar

  • ¿Qué pueden hacer los jóvenes para aplicar lo que aprendan a medida que estudian el Plan de Salvación en sus otras clases de la Iglesia ? ¿Cómo les puede brindar ayuda en su esfuerzo por buscar conocimiento activamente?
  • Comparta su testimonio de las bendiciones que se reciben al procurar aprender diligentemente.