Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal

¿Cómo trabajan juntos los poseedores del sacerdocio y las mujeres para edificar el reino de Dios?

En colaboración con los poseedores del sacerdocio de Dios, las mujeres son esenciales para ayudar a nuestro Padre Celestial a llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre. Bajo la dirección de los que poseen las llaves del sacerdocio, los poseedores del sacerdocio y las mujeres se reúnen en consejo con el fin de bendecir la vida de los hijos de Dios a través de reuniones de consejo de barrio y estaca, en las familias y en muchos otros lugares.

Prepararse espiritualmente

A medida que se prepare, estudie con espíritu de oración los siguientes recursos y pasajes de las Escrituras. ¿Qué piensa que resultaría más útil para los jóvenes a los que enseña?

La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, Liahona, noviembre de 2010, pág. 129 (El padre y la madre, como compañeros iguales, trabajan juntos en el cuidado de sus familias; véanse los párrafos 6 y 7)

Russell M. Nelson, Una súplica a mis hermanas”, Liahona, noviembre de 2015, págs. 95–98.

Quentin L. Cook, “¡Las mujeres SUD son asombrosas!”, Liahona, mayo de 2011, págs. 18–21.

Las bendiciones del sacerdocio para todos: Una conexión inseparable con el sacerdocio”, Hijas en Mi Reino: La historia y la obra de la Sociedad de Socorro, 2011, págs. 139–158.

Video: “La tarea sagrada”, Biblioteca de Capacitación de Líderes

Video: “Apoyarse mutuamente en el hogar”

Relacionar conceptos

Dedique los primeros minutos de cada clase a ayudar a los jóvenes a relacionar lo que están aprendiendo en otros lugares, tales como el estudio personal, seminario, otras clases de la Iglesia o experiencias con los amigos. ¿Cómo puede ayudarles a ver la relevancia del Evangelio en la vida cotidiana? Las siguientes ideas pueden ayudarle:

  • Invite a los jóvenes a compartir una experiencia que hayan tenido recientemente y que haya reafirmado en ellos la veracidad de algo que habían estudiado en la Iglesia o por sí mismos.
  • Escriba en la pizarra el título de esta lección. Invite a cada miembro de la clase a escribir una respuesta a la pregunta y luego pídales que trabajen de a dos para combinar sus respuestas en una frase. Invítelos a compartir sus frases con la clase.

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes permitirá a los jóvenes comprender la manera en que las mujeres y los poseedores del sacerdocio trabajan juntos para edificar el reino de Dios. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su clase:

  • Invite a los jóvenes a leer el discurso del presidente Russell M. Nelson a partir del décimo párrafo. ¿Qué evidencia han visto ellos del cumplimiento de la profecía del presidente Kimball? ¿Qué pueden hacer los jóvenes, tanto los hombres como las mujeres jóvenes, para ayudar a cumplir esta profecía? Aliente a los jóvenes a leer el resto del discurso del presidente Nelson, buscando maneras en que las mujeres y los poseedores del sacerdocio puedan trabajar juntos. Considere invitar a los miembros de la clase a que compartan sus sentimientos acerca de la influencia de mujeres justas en su vida, al escribir cartas de gratitud dirigidas a ellas o al publicar un mensaje en las redes sociales. 
  • Divida el capítulo 8 de Hijas en Mi Reino en pequeñas secciones para que los jóvenes las lean durante la clase y asígneles una sección a cada uno. Invítelos a buscar una cita o un relato que muestre la manera en que las mujeres y los poseedores del sacerdocio trabajan juntos para edificar el reino de Dios, y luego invítelos a compartir su cita o relato con la clase. ¿Qué relatos similares pueden compartir ellos de sus propias experiencias?
  • Con el permiso del obispo, invite a algunas hermanas y poseedores del sacerdocio que tengan llamamientos en el barrio a compartir con la clase sus experiencias de trabajar juntos en la Iglesia. ¿Cómo se benefician de las experiencias y perspectivas de los demás? Invite a los jóvenes a compartir alguna experiencia que hayan tenido.
  • Invite a los jóvenes a leer la sección titulada “La función de las hermanas en la Iglesia” del discurso del élder Quentin L. Cook “¡Las mujeres SUD son asombrosas!”, y luego pídales que compartan unos con otros lo que aprendieron. ¿Cómo pueden usar los jóvenes el mensaje del élder Cook para ayudar a los demás a entender la importancia de la mujer en la Iglesia?
  • Muestre el video “La tarea sagrada” o los primeros minutos de “Modelo del consejo de barrio” y pida a los jóvenes que compartan alguna reflexión acerca de cómo trabajan juntos las mujeres y los poseedores del sacerdocio. Aliente a los jóvenes a compartir maneras en que hayan visto a las mujeres y los hombres edificar el reino de Dios en sus familias y barrios. ¿Cómo pueden los jóvenes y las jovencitas aplicar lo que aprenden de estos videos al servir juntos en la Iglesia?
  • Invite a cada joven a leer en silencio los párrafos 6 y 7 de “La Familia: Una Proclamación para el Mundo” y a determinar maneras en que los hombres y las mujeres trabajan juntos para llevar a cabo el plan eterno de Dios. Pida a los jóvenes que compartan lo que encuentren. ¿Cuándo han visto ejemplos de esposos y esposas que siguen los principios descritos en la proclamación sobre la familia? ¿Qué pueden hacer ahora a fin de prepararse para tener la clase de relaciones familiares que se describen en la proclamación?

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido hoy. ¿Comprenden la manera en que los hombres y las mujeres trabajan juntos en la Iglesia? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a este tema?

Invítelos a actuar

Pregunte a los jóvenes qué se sienten inspirados a hacer a raíz de lo que aprendieron hoy y aliéntelos a actuar de acuerdo con esos sentimientos. Busque la guía del Espíritu al considerar con oración las maneras de hacer un seguimiento.