Saltar navegador principal

¿Cómo puedo aprender a tomar mis propias decisiones?

Una parte importante de ser autosuficientes es el aprender a tomar decisiones por nosotros mismos. Nuestro Padre Celestial está dispuesto a guiarnos, pero Él no siempre nos dice exactamente lo que debemos hacer. Él nos ha dado el albedrío y espera que utilicemos nuestro conocimiento, experiencia y fe como guía para tomar nuestras propias decisiones. Luego podemos acudir a Él para que nos confirme si la decisión que hemos tomado es la correcta.

Prepararse espiritualmente

Estudie los siguientes recursos y pasajes de las Escrituras con espíritu de oración. ¿Qué ayudará a los jóvenes a aprender principios del Evangelio relacionados con tomar decisiones?

Alma 37:37 (Consultar al Señor)

D. y C. 9:7–9 (El Padre Celestial nos guía en nuestras decisiones después de haberlas estudiado en la mente)

D. y C. 58:26–29 (No tenemos que ser compelidos en todo; debemos estar anhelosamente consagrados a una causa buena)

Dallin H. Oaks, “Bueno, mejor, excelente”, Liahona, noviembre de 2007, págs. 104–108.

Robert D. Hales, “Al Sacerdocio Aarónico: Cómo prepararse para la década de las decisiones ”,Liahona, mayo de 2007, págs. 48–51.

Richard G. Scott, “Utilizar el don supremo de la oración”, Liahona, mayo de 2007, págs. 8–11

Relacionar los conceptos

Dedique los primeros minutos de cada clase a ayudar a los jóvenes a relacionar lo que están aprendiendo en otros lugares (tales como el estudio personal, seminario, otras clases de la Iglesia o experiencias con los amigos). ¿Cómo puede ayudarles a ver la relevancia del Evangelio en la vida cotidiana? Las siguientes ideas pueden ayudarle:

  • Invite a los jóvenes a pensar en acontecimientos actuales del mundo que ilustren la importancia de la autosuficiencia espiritual o temporal.
  • Lean juntos Doctrina y Convenios 58:26–29. ¿Por qué el Señor no quiere “[mandarnos] en todas las cosas”? Pida a los jóvenes que hagan una lista en la pizarra de las decisiones importantes que podrían tomar en los próximos diez años. Invítelos a pensar en la forma en que los conceptos que aprendan durante esta lección pueden ayudarlos a tomar esas decisiones.

Aprender juntos

Cada una de las actividades siguientes permitirá a los jóvenes comprender cómo tomar sus propias decisiones. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su clase:

  • Invítelos a que lean Doctrina y Convenios 9:7–9 y Alma 37:37, y pídales que mediten en cuanto a la forma en que pueden aplicar el consejo que el Señor da en esos versículos en las decisiones importantes que tendrán que tomar en los próximos años. ¿Qué significa “consulta al Señor” acerca de esas decisiones? ¿Qué significa “estudiarlo en [nuestra] mente”? Invítelos a compartir sus pensamientos y cualquier experiencia que hayan tenido al aconsejarse con el Señor para tomar decisiones. Comparta también sus experiencias y su testimonio.
  • Pida a los jóvenes que consideren lo que aprendan sobre el tomar decisiones a medida que lean el relato del élder Robert D. Hales sobre el piloto que no asistía a las prácticas en el simulador de vuelo (en su discurso “Al Sacerdocio Aarónico: Cómo prepararse para la década de las decisiones”). Pídales que compartan lo que hayan encontrado. Invite a cada joven a leer uno de los párrafos que empiezan con “Ahora es el tiempo” en el discurso del élder Hales, y pídales que compartan con la clase lo que el élder Hales les aconseja que hagan y la manera en que las decisiones que tomen ahora afectarán a sus decisiones futuras.
  • Pida a los jóvenes que lean la sección I del discurso del élder Dallin H. Oaks “Bueno, Mejor, Excelente” y hablen de lo que allí se enseña en cuanto al tomar decisiones. ¿Qué criterio deben utilizar los jóvenes a fin de distinguir entre lo que es bueno, mejor y excelente? (Podría referirles la siguiente cita del élder Oaks: “Debemos abandonar algunas cosas buenas a fin de elegir otras que son mejores o excelentes porque desarrollan la fe en el Señor Jesucristo y fortalecen a nuestra familia”.) Escriba en la pizarra como encabezamientos las palabras Bueno, Mejor y Excelente, e invite a los jóvenes a que escriban decisiones que correspondan a cada una de ellas (si necesitan ejemplos, dígales que consulten la sección IV del discurso del élder Oaks). ¿Cómo aplicarán los jóvenes lo que aprenden de esta actividad en las decisiones que tienen que tomar?
  • Divida la clase en dos grupos. Invite a un grupo a leer la sección titulada “¿Cómo debemos orar?” del discurso del élder Richard G. Scott “Utilizar el don supremo de la oración” e invite al otro grupo a leer la sección titulada “¿Cómo se contestan las oraciones?”. Pídales que busquen respuesta a las preguntas de los títulos de las secciones que están leyendo y que analicen con su grupo lo que encuentren. Luego invite a cada grupo a que le enseñe al otro lo que aprendió acerca de procurar la guía del Señor al tomar decisiones. Pídales que hablen de lo que harán para aplicar ese consejo al tomar sus propias decisiones.

Pida a los jóvenes que compartan lo que hayan aprendido hoy. ¿Comprenden cómo tomar sus propias decisiones? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a este tema?

Invítelos a actuar

Pregunte a los jóvenes qué se sienten inspirados a hacer a raíz de lo que aprendieron hoy y aliéntelos a actuar de acuerdo con esos sentimientos. Considere maneras en que puede hacer un seguimiento.