Saltar navegador principal

¿Qué significa tener fe en Jesucristo?

A fin de que nuestra fe nos conduzca a la salvación, debe estar centrada en el Señor Jesucristo. Tener fe en Jesucristo significa confiar en Él y obedecer Sus mandamientos. La fe es mucho más que una creencia pasiva. Expresamos nuestra fe por medio de hechos, por la forma en que vivimos.

Prepararse espiritualmente

A medida que se prepare, estudie con espíritu de oración los siguientes recursos y pasajes de las Escrituras. ¿Qué ejemplos de fe de las Escrituras y de la vida de otras personas podría compartir con las jóvenes?

Santiago 1:5; 2:14–20 (La fe es cuestión de creer y actuar)

Alma 32:21, 26–43 (La fe es la esperanza en cosas que no se ven y que son verdaderas)

Moroni 7:33-41 (Los milagros se reciben por medio de la fe)

Ester 4–5; Hebreos 11:4–9, 17–29; Alma 19; 56:45–48; 57:21; Éter 12:6–22; José Smith—Historia 1:11–19 (Ejemplos de fe)

Guía para el Estudio de las Escrituras, “Fe”

L. Tom Perry, “Obediencia mediante nuestra fidelidad”, Liahona, mayo de 2014

Russell M. Nelson, “Manifiesten su fe”, Liahona, mayo de 2014

Fe”, el Progreso Personal de las Mujeres Jóvenes, 2009, págs. 13–20.

Fe”, Leales a la fe, 2004, págs. 90–92.

Video: “Fe pura y sencilla”, “Para esta hora”

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al poner en práctica lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará la conversión personal y ayudará a las jóvenes a darse cuenta de la importancia que tiene el Evangelio en la vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Dibuje un bote sencillo y escriba “Fe” en él. Agregue un remo con la palabra “Creer” y otro con la palabra “Actuar”. Pregunte a las jóvenes qué sucedería si el bote solamente tuviera un remo. ¿Qué sucederá con nuestra fe si no actuamos de acuerdo con lo creemos? Utilice las Escrituras, Leales a la Fe (págs. 90–92) o la Guía para el Estudio de las Escrituras con el fin de ayudar a las jóvenes a entender lo que es la fe y cómo se relaciona el dibujo con ella.
  • Pida a las jóvenes que escriban el nombre de una mujer de las Escrituras que haya mostrado mucha fe. Junte los papeles. Lea los nombres en voz alta e invite a las jóvenes a contar los relatos de esas mujeres.

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes permitirá a las jóvenes comprender lo que significa tener fe en Jesucristo. Siga la inspiración del Espíritu y seleccione una o más actividades que resulten adecuadas para su clase:

  • Invite a las mujeres jóvenes a leer Santiago 2:14–20 y determinar los ejemplos que Santiago usa para enseñar acerca de la relación que existe entre la fe y las obras. Pida a algunas de ellas que resuman con sus propias palabras, lo que se enseña en Santiago acerca de la fe. Invite a las jóvenes a escudriñar el discurso del élder Russell M. Nelson “Manifiesten su fe” para encontrar ejemplos de personas que mostraron su fe por sus obras. Pídales que compartan lo que encontraron y que analicen cómo piensan manifestar su fe.
  • Invite a las jóvenes a que terminen una de las experiencias del valor Fe del Progreso Personal (en forma individual o en grupo). Invítelas a que hablen de algo que hayan aprendido de su estudio acerca de la fe que les ayudará a prepararse para cumplir sus funciones como hijas de Dios, incluso las de esposa y madre.
  • Pídales que busquen un relato de las Escrituras en el que alguien haya actuado en base a su creencia en Cristo y que lo compartan con la clase (véanse, por ejemplo, Ester 4; Marcos 5:25–34; Hebreos 11:4–9, 17–29; 1 Nefi 4; Alma 19:16–29; Éter 12:11–22). Invítelas también a que escriban una experiencia en la que alguien a quien conocen haya ejercido la fe en Jesucristo. Pídales que cuenten el relato que hayan encontrado en las Escrituras y la experiencia que hayan escrito. Como parte de esta actividad, considere mostrar el video “Para esta hora”.
  • Pida a las mujeres jóvenes que lean “El seguir adelante con fe” de Para la Fortaleza de la Juventud y que busquen las palabras y frases que fortalecerán su fe para vivir las normas del Señor. ¿Cómo influye su fe en su capacidad para vivir el Evangelio?
  • Pida a las jóvenes que escudriñen el discurso del élder L. Tom Perry “Obediencia mediante nuestra fidelidad” en busca de la palabra fe. ¿Qué aprenden acerca de la fe y la obediencia en el mensaje del élder Perry? Invítelas a compartir experiencias personales en las que la fe las haya ayudado a obedecer los mandamientos del Señor aun cuando desconocían los motivos de esos mandamientos.
  • Invite a las jóvenes a que lean Mateo 17:20 y pregúnteles qué creen que significa mover montes con nuestra fe. Comparta la siguiente cita del obispo Richard C. Edgley: “Nunca he visto que se haya desplazado una montaña real; pero, debido a la fe, he visto desplazarse una montaña de dudas y desesperación, y reemplazarse con esperanza y optimismo. Debido a la fe, he sido testigo personal de ver cómo una montaña de pecado ha sido reemplazada con arrepentimiento y perdón. Y debido a la fe, he sido testigo personal de cómo una montaña de dolor ha sido reemplazada con paz, esperanza y gratitud. Sí, he visto que se han desplazado montañas” (“Fe: Tú escoges”, Liahona, noviembre de 2010, pág. 33). Muestre el video “Fe pura y sencilla”, y pida a las jóvenes que se fijen en las montañas que se desplazan a causa de la fe (o bien cuente alguna experiencia que usted haya tenido).

Pida a las jóvenes que compartan lo que aprendieron hoy. ¿Comprenden ellas lo que significa tener fe en Jesucristo? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Pida a las jóvenes que piensen cómo pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Enseñar a alguien en cuanto a la fe (tal como a un hermano o hermana menor, o a una amiga).
  • Buscar ejemplos de fe en las Escrituras al estudiar el Evangelio por ellas mismas y seguir esos ejemplos en su propia vida.