cerrar
Saltar navegador principal

¿Cómo me ayuda el arrepentimiento cada día?

Jesucristo padeció el castigo por nuestros pecados a fin de que podamos arrepentirnos. El arrepentimiento es un cambio de corazón y mente que nos acerca a Dios. Implica apartarse del pecado y volverse a Dios en busca del perdón. Está motivado por el amor a Dios y el deseo sincero de obedecer Sus mandamientos.

Prepararse espiritualmente

Estudie con espíritu de oración los siguientes recursos y pasajes de las Escrituras. ¿Qué le inspira a usted a arrepentirse?

Isaías 1:18; Alma 34:15–16; 36:6–24; D. y C. 1:32 (Podemos ser perdonados de nuestros pecados por medio del arrepentimiento)

Alma 19:33 (El arrepentimiento conduce a un cambio de corazón)

Mosíah 27:35; D. y C. 58:42–43 (Para arrepentirnos, debemos confesar y abandonar nuestros pecados)

Dale G. Renlund, “El arrepentimiento: Una gozosa elección”,  Liahona, noviembre de 2016, págs. 121–124.

Linda S. Reeves, “El gran plan de redención”, Liahona, noviembre de 2016, págs. 88–90.

Dieter F. Uchtdorf, “Él los colocará en Sus hombros y los llevará a casa”, Liahona, mayo de 2016, págs. 101–104.

El arrepentimiento, Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, págs. 28–29.

Arrepentimiento”, Leales a la Fe, 2004, págs. 19–23.

Experiencia 4 del valor Virtud del Progreso Personal

Video: “No es algo momentáneo”, “Un cambio de corazón”

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al poner en práctica lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará la conversión personal y ayudará a las jóvenes a darse cuenta de la importancia que tiene el Evangelio en la vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Muestre el video “Un cambio de corazón”. ¿Qué pueden aprender las jóvenes acerca del arrepentimiento a partir de la experiencia del joven?
  • Pida a las jovencitas que, de manera anónima, escriban en una hoja de papel las dudas que tengan en cuanto al arrepentimiento y junte los papeles. Pida al obispo que vaya a la clase y responda las dudas.

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes permitirá a las jóvenes comprender la importancia del arrepentimiento en su vida cotidiana. Siga la inspiración del Espíritu y seleccione una o más actividades que resulten adecuadas para su clase:

  • Invite a una joven a que venga a la clase preparada para compartir un relato de uno de los discursos sugeridos en esta reseña. También podría mostrar un video del discursante contando ese relato. ¿Qué nos enseñan estos relatos sobre el arrepentimiento? Escriba declaraciones de los discursos sobre el arrepentimiento en hojas de papel. Invite a las jóvenes a seleccionar una frase y a compartir lo que aprendan, primero a otra jovencita y después con la clase. Concédales tiempo para que reflexionen acerca de los cambios que se sientan inspiradas a hacer debido a lo que han aprendido.
  • Pida a una de las jóvenes que oculte un objeto mientras las demás miembros de la clase la estén observando. Pida a otra jovencita que trate de buscar el objeto. ¿Qué enseña este ejemplo acerca de tratar de ocultar los pecados de Dios? (véase  Alma 39:8). ¿Qué relatos de las Escrituras podrían compartir las jóvenes que nos enseñan que no podemos esconder nuestros pecados de Dios? (véase, por ejemplo, Jonás 1–2; 2 Samuel 11–12; Hechos 5:1–11). Ellas también podrían repasar los relatos del discurso de la hermana Linda S. Reeves “El gran plan de redención”. Invite a las jóvenes a analizar las siguientes preguntas en grupos pequeños: ¿Cuáles son algunas de las formas en que las personas tratan de ocultar sus pecados? ¿Qué le dirían a alguien para ayudarlo a comprender que no podemos ocultar nuestros pecados? 
  • Invite a las jóvenes a buscar (individualmente o en grupo) recursos tales como las secciones sobre el arrepentimiento de Leales a la Fe y Para la Fortaleza de la Juventud, o bien Alma 36:11–20. Pídales que compartan los enunciados o los conceptos que más les gusten de esos recursos y que expliquen por qué tienen significado para ellas.
  • Invite a las jóvenes a seleccionar un pasaje de las Escrituras sobre el arrepentimiento (como los que se sugieren en esta reseña) y que resuman en sus propias palabras lo que hayan aprendido del pasaje. ¿Cómo podrían valerse de ese pasaje para ayudar a una persona que crea que no puede ser perdonada?
  • Otorgue tiempo a las jóvenes durante la clase para que trabajen en la experiencia 4 del valor Virtud del Progreso Personal. Si ya hubieran completado esa experiencia, pídales que expresen lo que hayan aprendido de ella.

Pida a las jóvenes que compartan lo que aprendieron hoy. ¿Comprenden mejor la doctrina del arrepentimiento? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Invite a las jovencitas a considerar cómo pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Examinar su vida y determinar los aspectos en los que podrían arrepentirse y mejorar.
  • Escribir en su diario personal lo que pueden hacer para arrepentirse, mejorar su vida o continuar poniendo en práctica los principios del Evangelio.