Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal

¿Cómo puede ayudarme el Salvador durante mis padecimientos?

Como parte de Su sacrificio expiatorio, el Salvador tomó sobre Sí nuestros dolores y enfermedades. Debido a que Él ha experimentado nuestras pruebas, sabe cómo ayudarnos. Cuando ejercemos fe en Jesucristo, Él nos brinda fortaleza y alivia nuestras cargas.

Prepararse espiritualmente

Al prepararse, estudie con espíritu de oración los siguientes recursos y otros que le hayan servido para recurrir al Salvador en momentos de necesidad.

Mateo 11:28–30; Filipenses 4:13; 1 Nefi 17:3; Helamán 5:12; D. y C. 19:23; 68:6 (Jesucristo puede darnos fortaleza y aliviar nuestras cargas)

Mosíah 23:21–22; 24:8–17 (El Señor fortalece al pueblo de Alma para ayudarles a sobrellevar sus cargas)

Isaías 53:3–5; Alma 7:11–13 (Jesucristo comprende nuestro sufrimiento debido a que Él lo experimentó)

Neill F. Marriott, “Entregar nuestro corazón a Dios”, Liahona, noviembre de 2015, págs. 30–32.

Dallin H. Oaks, “Fortalecidos por la expiación de Jesucristo”, Liahona, noviembre de 2015, págs. 61–64.

Adversidad”, Leales a la Fe, 2004, págs. 12–15.

Videos: “Dios nos apoyará”, “Montañas que ascender”

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al poner en práctica lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará la conversión personal y ayudará a las jóvenes a darse cuenta de la importancia que tiene el Evangelio en la vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Invite a las jóvenes a leer la sección titulada “Confiar en nuestro Padre Celestial y en Jesucristo” en las páginas 10 y 11 de Leales a la Fe. ¿Qué aprenden sobre la manera en la que Jesucristo puede ayudarlas en sus padecimientos?
  • Entregue a cada jovencita una hoja de papel y pídale que escriba un desafío que esté atravesando. Pida a las jóvenes que reflexionen sobre la forma en que Jesucristo las puede fortalecer en medio de sus padecimientos. Invítelas a expresar sus ideas y sentimientos, si se sienten cómodas de hacerlo.

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes permitirá a las jóvenes comprender la forma en que la Expiación puede ayudarles en momentos de tribulación. Siga la inspiración del Espíritu y seleccione una o más actividades que resulten adecuadas para su clase:

  • Divida a las jovencitas en grupos. Pida a cada grupo que lea uno o más de los pasajes de las Escrituras de esta reseña y que hagan un resumen de lo que lean. Invite a las jóvenes a escribir algo sobre la manera en que les pueden ayudar a sobrellevar las tribulaciones los conceptos que aprenden de los pasajes de las Escrituras. Anímelas a compartir con la clase lo que escriban, si se sienten cómodas haciéndolo. Considere compartir sus experiencias.
  • Como clase, lean Mosíah 24:8–17. Invite a las jóvenes a compartir lo que aprendan de la experiencia de Alma y su pueblo. Con la autorización del obispo, invite a algunas de sus madres a venir a la clase y compartir cómo el Salvador las ha fortalecido en sus pruebas.
  • Muestre el video “Dios nos apoyará”. ¿Cómo responderían las jóvenes la pregunta que plantea el élder Robert D. Hales al principio del video? ¿Qué hizo Brittany a fin de hallar la fuerza para vencer su problema? Invite a las jóvenes a meditar y escribir maneras de seguir el ejemplo de Brittany para afrontar una situación que tengan ellas.
  • Invítelas a leer o ver el relato sobre la forma en que el élder Shayne M. Bowen afrontó la pérdida de su hijo (en el discurso “‘…porque yo vivo, vosotros también viviréis’”). Pídales que consideren la siguiente pregunta a medida que lean o vean el relato: ¿Cómo le ayudó la Expiación al élder Bowen en su tribulación? Invítelas a expresar sus ideas. Pida a las jóvenes que piensen en una tribulación que tengan en este momento. ¿Cómo pueden obtener fortaleza de la Expiación?
  • Invite a las jóvenes a hacer una lista con algunas de las tragedias y dificultades que afrontan las personas (para tener algún ejemplo, vea los siete primeros párrafos del discurso del élder Quentin L. Cook “Paz personal: La recompensa a la rectitud” o la sección III del discurso del élder Dallin H. Oaks “Fortalecidos por la expiación de Jesucristo”). ¿Cómo ayudarían a un amiga que está pasando dificultades? Entregue a las jóvenes partes de alguno de los discursos y pídales que compartan ideas que podrían ayudar a su amiga. También podría mostrar el video “Montañas que ascender” e invitarlas a compartir sus ideas.
  • Invite a las jóvenes a leer o a ver la historia sobre cómo la hermana Neill F. Marriott afrontó la muerte de su hija (en el discurso “Entregar nuestro corazón a Dios”). Pídales que piensen en la pregunta siguiente mientras leen o ven la historia: ¿De qué manera ayudó la Expiación a la hermana Marriott durante su padecimiento? Pídales que compartan sus pensamientos. Pida a las jóvenes que piensen en alguna prueba que estén experimentando en este momento. ¿Cómo pueden obtener fortaleza de la Expiación?

Pida a las jóvenes que compartan lo que aprendieron hoy. ¿Comprenden ellas la manera en que la Expiación puede ayudarles en sus tribulaciones? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Dé tiempo a las jóvenes para que anoten lo que pueden hacer a fin de ejercer una mayor fe en Jesucristo y recibir fortaleza en medio de sus aflicciones. Invítelas a compartir sus experiencias en la próxima clase.