Skip main navigation

¿En qué consiste la expiación de Jesucristo?

La Expiación es el sacrificio que Jesucristo efectuó con el fin de ayudarnos a vencer el pecado, la adversidad y la muerte. El sacrificio expiatorio de Jesús se realizó en el huerto de Getsemaní y en la cruz del Calvario. Él pagó el precio por nuestros pecados, tomó sobre Sí la muerte y resucitó. La Expiación es la expresión suprema del amor de nuestro Padre Celestial y Jesucristo.

Prepararse espiritualmente

¿Qué pasajes de las Escrituras y discursos ayudarán a las jóvenes a sentir el significado de la Expiación y comprender el sacrificio que el Salvador hizo por ellas?

Mateo 26–27 (Jesucristo pagó el precio de nuestros pecados y tomó sobre Sí nuestros dolores en Getsemaní y en la cruz)

Mateo 28:1–10 (Jesucristo venció la muerte mediante Su resurrección)

2 Nefi 9:6–16 (Jesucristo venció el pecado y la muerte mediante Su expiación)

Alma 7:11–13 (Jesucristo tomo sobre Sí nuestros dolores, enfermedades, aflicciones y pecados)

El Cristo viviente: El testimonio de los Apóstoles”, Liahona, abril de 2000, págs. 2–3 (véase también Leales a la Fe, 105–108; Progreso Personal, pág. 102)

Thomas S. Monson, “¡Ha resucitado!”, Liahona, mayo de 2010, págs. 87–90.

Linda K. Burton, “¿Está escrita en nuestro corazón la fe en la expiación de Jesucristo?”, Liahona, noviembre de 2012

Expiación de Jesucristo”, Leales a la Fe, 2004, págs. 81–87.

Videos: Videos de la Biblia representando la Expiación

Video: “Las palabras de Pascua de un Apóstol en cuanto a Cristo”

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al poner en práctica lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará la conversión personal y ayudará a las jóvenes a darse cuenta de la importancia que tiene el Evangelio en la vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las siguientes ideas, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Pida a las jóvenes que se imaginen que un amigo de otra religión vino a la Iglesia y escuchó a alguien mencionar la expiación de Jesucristo. Pregúnteles cómo responderían si ese amigo les preguntara: “¿Qué es la expiación de Jesucristo?”.
  • Muestre una lámina que ilustre uno de los acontecimientos de la Expiación (como el sufrimiento del Salvador en el huerto de Getsemaní, Su crucifixión o Su resurrección) y pida a las jóvenes que digan lo que saben en cuanto a ese evento. ¿Qué dudas tienen?

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes permitirá a las jóvenes aprender acerca de la expiación de Jesucristo. Siga la inspiración del Espíritu y seleccione una o más actividades que resulten adecuadas para su clase:

  • Pida a las jovencitas que relacionen un acontecimiento que haya ocurrido durante las últimas horas de la vida del Salvador con las referencias que se encuentran en Mateo 26–28 (para ver las representaciones de esos eventos, visite biblevideos.lds.org o el Libro de obras de arte del Evangelio). ¿Qué han aprendido las jóvenes en cuanto al Salvador y Su expiación al estudiar esos acontecimientos? Invite a algunas de las jóvenes a expresar sus sentimientos sobre el Salvador.
  • Invítelas a leer sobre la Expiación en los pasajes de las Escrituras que se incluyen en esta reseña o bien en el discurso del presidente Thomas S. Monson “¡Ha resucitado!” (o muestre uno de los videos que se sugieren en esta reseña). Pídales que escriban una breve definición de la Expiación y los sentimientos que tienen por lo que el Salvador hizo por ellas. Invite a algunas jovencitas a compartir lo que escribieron.
  • Invite a cada joven a leer sobre uno de los principios de la Expiación que la hermana Linda K. Burton menciona en su discurso “¿Está escrita en nuestro corazón la fe en la expiación de Jesucristo?”. Pídales que encuentren a alguien de la clase que haya leído sobre el mismo principio e invítelas a analizar lo que hayan aprendido y a dar un ejemplo de su propia vida o de la vida de otras personas que ilustre ese principio. Pida a una joven de cada grupo que comparta con el resto de la clase lo que haya analizado con su compañera.
  • Pregunte a las jovencitas qué aprenden en cuanto al Salvador y la Expiación al leer Sus últimas palabras en la cruz (véase Lucas 23:34, 39–43, 46; Juan 19:26–30).
  • Invítelas a leer 2 Nefi 9:6–26 y a buscar los versículos que les enseñan acerca de la necesidad de que se efectuara la Expiación. Deles tiempo suficiente para que varias jóvenes hablen de los versículos que hayan seleccionado y de las enseñanzas que contienen. Aliéntelas a escribir una carta a alguien que no crea en Dios y pídales que se basen en esos versículos para explicar por qué es importante la Expiación y por qué necesitamos un Salvador. Pídales que intercambien sus cartas entre ellas.
  • Pídales que hagan una lista en la pizarra con algunas de las tribulaciones, los desafíos y las enfermedades que afrontan las personas. Invítelas a leer Alma 7:11–13 y los últimos tres párrafos de la sección “Expiación de Jesucristo” de Leales a la Fe, pág. 87. ¿Qué aprenden las jóvenes acerca de la Expiación en esas fuentes de consulta? ¿Cómo nos beneficiamos del poder de la Expiación en momentos de tribulación? (Véase Mosíah 24:12–14.) Pida a las jóvenes que consideren maneras en las que podrían compartir lo que han aprendido acerca de la Expiación y que podrían resultar útiles para afrontar los problemas descritos en la pizarra.

Pida a las jóvenes que compartan lo que aprendieron hoy. ¿Comprenden mejor la Expiación? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Invite a las jovencitas a considerar cómo pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Escribir en su diario personal lo que saben y lo que sienten con respecto a la Expiación. Durante la semana, podrían pensar sobre la forma en que la Expiación bendice su vida y escribir sus pensamientos en su diario personal.
  • Compartir lo que han aprendido con un familiar o un amigo.