Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal

¿Cómo puedo ser más semejante a Cristo en mi servicio a los demás?

Jesucristo dio el ejemplo perfecto de cómo amar y servir a los que le rodeaban. En el bautismo nos comprometemos a servir a los demás. Podemos servir a los demás como lo hizo el Salvador de muchas maneras, como al ayudar a los miembros de la familia, al compartir el Evangelio con otras personas o al llevar a cabo sencillos actos de bondad cotidianos.

Prepararse espiritualmente

¿Qué pasajes de las Escrituras y otros recursos ayudarán a las jovencitas a comprender la importancia de servir a los demás como lo hizo Cristo?

Mateo 14:13–21; Juan 9:1–7; 13:4–5, 12–17; 1 Nefi 11:31; 3 Nefi 17:5–9 (Ejemplos de Jesucristo sirviendo a otras personas)

Mateo 20:27 (El Salvador enseña a Sus discípulos que quien es mayor, debe ser siervo)

Mateo 25:31–46 (Cuando servimos a los demás, estamos al servicio de Dios)

Lucas 10:25–37 (El buen samaritano; véase también “La parábola del Buen Samaritano” en los videos de la Biblia)

Juan 13:34–35 (Debemos amar como ama el Salvador)

Mosíah 2:17 (El rey Benjamín enseña que cuando servimos a los demás, servimos a Dios)

Cheryl A. Esplin, “Él nos pide que seamos Sus manos”, Liahona, mayo de 2016, págs. 6–9.

Thomas S. Monson, “Nunca caminamos solos”, Liahona, noviembre de 2013, págs. 121–124.

El servicio”, Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, págs. 32–34.

Videos: “Al rescate de los necesitados”, “Tiempo de dar”, “Por Madison”, “Caridad: Un ejemplo de los creyentes”“Oportunidades para hacer el bien”; “Cuando os halláis al servicio-- MM JJ”

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al aplicar lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará la conversión personal y ayudará a las jóvenes a darse cuenta de la importancia que tiene el Evangelio en la vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Invite a las jóvenes a leer Juan 13:34–35 y pídales que busquen imágenes del Libro de obras de arte del Evangelio, o en una revista de la Iglesia, que muestren al Salvador o a otras personas servir con amor. Invítelas a mostrar sus imágenes a la clase y a explicar lo que han aprendido de la ilustración acerca del servicio semejante al de Cristo.
  • Invite a las jóvenes a compartir experiencias que hayan tenido recientemente al servir a los demás (especialmente a miembros de su propia familia). ¿Cómo les afectó ese servicio a ellas? ¿Cómo afectó a los demás?
  • Pregunte a las jóvenes si alguna vez alguien las ha rescatado físicamente en un momento difícil. ¿Qué sintieron por la persona que les ayudó? Vean el video “Al rescate de los necesitados” e invite a las jóvenes a analizar lo que aprendan del discurso del presidente Monson respecto a servir al prójimo como lo hizo el Salvador.

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes le ayudará a inspirar a las jóvenes a prestar servicio semejante al de Cristo. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su clase:

  • En su discurso “Él nos pide que seamos Sus manos”, la hermana Cheryl A. Esplin cuenta la historia de una líder de Mujeres Jóvenes que animó a cada jovencita a acercarse a otros para “conocerlos y brindarles servicio—desháganse de los espejos y miren por la ventana”. A fin de ayudar a las jóvenes a entender este principio, podría realizar la actividad que se describe en el discurso, usando un espejo y algo que represente el marco de una ventana. ¿Por qué piensan las jóvenes que es importante para nosotros centrarnos en los demás en vez de en nosotros mismos cuando servimos? También podría invitar a las jóvenes a que mediten y anoten las respuestas a las cuatro preguntas de la lista que la hermana Esplin hace al final de su discurso.
  • Pida a las jovencitas que piensen en lo que motiva a las personas a servir. Haga una lista en la pizarra y entonces decidan qué motivaciones son semejantes a las de Cristo y cuáles son a las del mundo. Pida a una jovencita que repase el discurso del élder Michael T. Ringwood, “Verdaderamente bueno y sin engaño”, y que busque lo que él enseña en cuanto a las motivaciones semejantes a las de Cristo. ¿En qué personas podrían pensar las jovencitas como ejemplos de brindar servicio semejante al de Cristo, ya sean de las Escrituras o de experiencias personales? Conceda un poco de tiempo a las jovencitas para que escriban notas de agradecimiento a las personas que les hayan ofrecido servicio semejante al de Cristo.

     

  • Asigne a cada joven la lectura de un pasaje de las Escrituras de la vida del Salvador acerca del servicio (tal como los que se sugieren en esta reseña) y pídales que resuman el relato para la clase y que expliquen lo que hizo el Salvador para servir a los demás. ¿Qué enseña el ejemplo del Salvador sobre lo que significa prestar servicio? Invite a las jóvenes a pensar en diferentes maneras de cómo brindar un servicio semejante al de Cristo en su propio hogar.
  • Pregunte a las jóvenes: “¿Qué enseñó el Salvador en la parábola del Buen Samaritano?”. Como clase, lean la parábola del Buen Samaritano en Lucas 10:25–37 (o vean el video “La parábola del Buen Samaritano”). Invite a las jóvenes a compartir experiencias en las que fueron bendecidas al brindar a los demás un servicio semejante al de Cristo. ¿Por qué a veces encontramos difícil el servir a los demás (como les sucedió al sacerdote y al levita)? ¿Qué oportunidades tienen las jóvenes de “ir y hacer” como el buen samaritano?
  • Invite a las jóvenes a leer el relato acerca de Tiffany en el discurso del presidente Thomas S. Monson “Nunca caminamos solos”. Muestre uno o más videos de los que se sugieren en esta reseña. ¿Qué les ha impresionado a las jovencitas acerca de los actos de servicio en el relato y en los videos? ¿Cómo descubrieron las personas de ese relato y esos videos la necesidad de brindar servicio? Permita que las jóvenes mediten y compartan otros ejemplos similares de servicio que hayan visto. Invítelas a compartir lo que se sienten inspiradas a hacer después de aprender acerca de estos ejemplos.

Pida a las jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Comprenden ellas cómo brindar servicio como el de Cristo? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Pida a las jóvenes que piensen cómo pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Completar cualquier experiencia con un valor de Buenas obras del Progreso Personal e informar sobre lo que hicieron en la siguiente clase.
  • Planear y llevar a cabo un pequeño acto de servicio ya sea personal o como una actividad de la Mutual.