Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal

¿Cómo puedo ser más semejante a Cristo en mi servicio a los demás?

Jesucristo dio el ejemplo perfecto de cómo amar y servir a los que le rodeaban. En el bautismo nos comprometemos a servir a los demás. Podemos servir a los demás como lo hizo el Salvador de muchas maneras, como al ayudar a los miembros de la familia, al compartir el Evangelio con otras personas o al llevar a cabo sencillos actos de bondad cotidianos.

Prepararse espiritualmente

¿Qué pasajes de las Escrituras y otros recursos ayudarán a las jovencitas a comprender la importancia de servir a los demás como Cristo lo hizo?

Mateo 14:13–21; Juan 9:1–7; 13:4–5, 12–17; 1 Nefi 11:31; 3 Nefi 17:5–9 (Ejemplos de Jesucristo sirviendo a otras personas)

Mateo 20:27 (El Salvador enseña a Sus discípulos que el que es más grande es el siervo)

Mateo 25:31–46 (Cuando servimos a los demás, estamos al servicio de Dios)

Lucas 10:25–37 (El buen samaritano; véase también “La parábola del Buen Samaritano” en los videos de la Biblia)

Juan 13:34–35 (Debemos amar como ama el Salvador)

Mosíah 2:17 (El rey Benjamín enseña que cuando servimos a los demás, servimos a Dios)

Thomas S. Monson, “Nunca caminamos solos”, Liahona, noviembre de 2013, págs. 121–124.

Linda K. Burton, “Primero observa; luego sirve”, Liahona, noviembre de 2012, págs. 78–80.

El servicio”, Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, págs. 32–34.

Videos: “Al rescate de los necesitados”, “Tiempo de dar”, “Por Madison”, “Caridad: Un ejemplo de los creyentes”“Oportunidades para hacer el bien”

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al aplicar lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará la conversión personal y ayudará a las jóvenes a darse cuenta de la importancia que tiene el Evangelio en la vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Invite a las jóvenes a leer Juan 13:34–35 y pídales que busquen imágenes del Libro de obras de arte del Evangelio, o en una revista de la Iglesia, que muestren al Salvador o a otras personas servir con amor. Invítelas a mostrar sus imágenes a la clase y a explicar lo que han aprendido de la ilustración acerca del servicio semejante al de Cristo.
  • Invite a las jóvenes a compartir experiencias que hayan tenido recientemente al servir a los demás (especialmente a miembros de su propia familia). ¿Cómo les afectó ese servicio a ellas? ¿Cómo afectó a los demás?
  • Pregunte a las jóvenes si alguna vez alguien las ha rescatado físicamente en un momento difícil. ¿Qué sintieron por la persona que les ayudó? Vean el video “Al rescate de los necesitados” e invite a las jóvenes a analizar lo que aprendan del discurso del presidente Monson respecto a servir al prójimo como lo hizo el Salvador.

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes le ayudará a inspirar a las jóvenes a prestar servicio semejante al de Cristo. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su clase:

  • Asigne a cada joven la lectura de un pasaje de las Escrituras de la vida del Salvador acerca del servicio (tal como los que se sugieren en esta reseña) y pídales que resuman el relato para la clase y que expliquen lo que hizo el Salvador para servir a los demás. ¿Qué enseña el ejemplo del Salvador sobre lo que significa prestar servicio? Invite a las jóvenes a pensar en diferentes maneras de cómo brindar un servicio semejante al de Cristo en su propio hogar.
  • Pregunte a las jóvenes: “¿Qué enseñó el Salvador en la parábola del Buen Samaritano?”. Como clase, lean la parábola del Buen Samaritano en Lucas 10:25–37 (o vean el video “La parábola del Buen Samaritano”). Invite a las jóvenes a compartir experiencias en las que fueron bendecidas al brindar a los demás un servicio semejante al de Cristo. ¿Por qué a veces encontramos difícil el servir a los demás (como les sucedió al sacerdote y al levita)? ¿Qué oportunidades tienen las jóvenes de “ir y hacer” como el buen samaritano?
  • Divida a las jóvenes en grupos y entregue a cada grupo la historia de Tiffany del discurso del presidente Thomas S. Monson “Nunca caminamos solos” o uno de los relatos del discurso de Linda K. Burton “Primero observa; luego sirve” (o muestre uno o más de los videos que se sugieren en esta reseña). ¿Qué conmueve a las jóvenes acerca de los actos de servicio de estos relatos? ¿Cómo descubrieron las personas de esos relatos la necesidad de brindar servicio? Permita que las jóvenes mediten y compartan otros ejemplos similares de servicio que hayan visto. Invítelas a compartir lo que se sienten inspiradas a hacer después de aprender acerca de estos ejemplos.

Pida a las jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Comprenden cómo brindar servicio como el de Cristo? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Pida a las jóvenes que piensen cómo pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Completar cualquier experiencia con un valor de Buenas obras del Progreso Personal e informar sobre lo que hicieron en la siguiente clase.
  • Planear y llevar a cabo un pequeño acto de servicio ya sea personal o como una actividad de la Mutual.