Saltar navegador principal

¿Qué puedo hacer para ayudar a los nuevos miembros de la Iglesia?

Para muchas personas, pasar a ser miembro de la Iglesia puede ser un desafío. Quizás incluya dejar amistades y ajustarse a un nuevo estilo de vida. Cada nuevo miembro de la Iglesia necesita un amigo, una responsabilidad y nutrirse de “la buena palabra de Dios” (Moroni 6:4). Podemos ayudar a los miembros nuevos al hacernos sus amigos, al servir junto a ellos y al compartir nuestro testimonio con ellos.

Prepararse espiritualmente

¿Qué Escrituras y otros recursos inspirarán a las jóvenes a fortalecer a los nuevos miembros de la Iglesia?

Lucas 22:32; Romanos 15:1–2; Moroni 6:4–5; D. y C. 81:5; 108:7 (Fortalecer a los santos)

Juan 21:15–17 (Apacienta mis ovejas)

Dieter F. Uchtdorf, “Ustedes son Mis manos”, Liahona, mayo de 2010, págs. 68–75.

Henry B. Eyring, “Amigos verdaderos”, Liahona, julio de 2002, págs. 29–32.

Cómo ayudar a los miembros nuevos y a los menos activos”, La enseñanza: El llamamiento más importante, 2000, pág. 39.

Obra misional y retención: Georgia Elias

Video: “Ayuda a los miembros nuevos a llevar un nombre al templo”

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al aplicar lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará la conversión personal y ayudará a las jóvenes a darse cuenta de la importancia que tiene el Evangelio en la vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Pida a las jóvenes que compartan sus ideas en cuanto a cómo pueden ser las manos del Salvador para otros. Comparta con ellas el párrafo que se encuentra al comienzo de esta reseña y pregúnteles lo que pueden hacer para ser las manos del Salvador para un nuevo miembro de la Iglesia.
  • Invite a las jóvenes a que describan algunos sentimientos que acompañan a las nuevas experiencias, como el primer día de clase, unirse a un club o un equipo o empezar un trabajo nuevo. Pídales que analicen cómo estos sentimientos pueden ser parecidos a los que experimentan los nuevos miembros de la Iglesia. Invítelas a compartir experiencias relacionadas que hayan tenido, ya sea como miembros nuevos ya sea de ellas mismas o de otras personas.

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes puede ayudar a las jovencitas a aprender cómo fortalecer a los nuevos miembros de la Iglesia. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su clase:

  • Muestre una imagen del Salvador abrazando a un cordero (véase el Libro de obras de arte del Evangelio, 64). Escriba las palabras “Apacienta mis corderos”. Pregunte a las jóvenes qué saben acerca de esta declaración. Invítelas a prestar atención a otras ideas adicionales a medida que lee a la clase Juan 21:15–17. ¿Quiénes son las “ovejas” y los “corderos” en este pasaje? ¿En qué se asemejan los nuevos miembros de la Iglesia a los corderos? ¿Qué significa apacentar a los corderos del Salvador? Invite a las jóvenes a compartir experiencias que hayan tenido al fortalecer a nuevos miembros. ¿Qué cosas específicas pueden hacer para ayudar a los nuevos miembros en el futuro?
  • Invite a las jóvenes a ver el video “Obra misional y retención: Georgia Elias” y buscar cosas que el nuevo barrio de Georgia hizo para ayudarla a mantenerse firme en el Evangelio después de su bautismo. ¿Qué más aprenden de la experiencia de Georgia que les pueda ayudar a fortalecer a los nuevos miembros? Invite a las jóvenes a pensar en los nuevos miembros de su barrio. ¿Qué preguntas se podrían hacer? ¿Cómo les podrían ayudar las jóvenes? Como parte de este análisis, tal vez quiera mostrar y hablar sobre el video “Ayuda a los miembros nuevos a llevar un nombre al templo”.
  • Escriba referencias de las Escrituras en la pizarra (como aquellas que se presentan en esta reseña) en cuanto a nuestra responsabilidad de fortalecer a nuestros hermanos los santos. Pida a cada jovencita que lea una de las referencias de las Escrituras pensando en cómo se aplica a los nuevos miembros de la Iglesia. Pida a cada una que escriba en la pizarra un breve resumen de su pasaje y que comparta un ejemplo del principio que enseña. Pregunte a las jovencitas por qué es tan importante fortalecer a los nuevos miembros de la Iglesia.
  • Lea en voz alta el consejo del presidente Gordon B. Hinckley al comienzo de “Cómo ayudar a los miembros nuevos y a los menos activos” en La enseñanza: El llamamiento más importante (pág. 39), y pida a las jóvenes que identifiquen tres cosas que cada miembro nuevo necesita. Divida a las jóvenes en tres grupos y asigne a un grupo que haga una lista de cosas específicas que podrían hacer para entablar amistad con una nueva miembro de la clase; asigne a otro grupo que haga una lista de las responsabilidades que le podrían dar a ella; asigne al tercer grupo que haga una lista de maneras en que podrían nutrir a una nueva miembro con la buena palabra de Dios. (Si necesitan ayuda, vea las sugerencias en la página 39 de La enseñanza: El llamamiento más importante.) Pida a los grupos que compartan sus listas unos con otros.
  • Ayude a una joven a pensar en preguntas que le gustaría hacer a alguien que se haya unido a la Iglesia recientemente. Con el permiso del obispo, invite a uno o dos conversos recientes a la clase. Pídales que compartan la historia de su conversión y su experiencia como nuevos miembros de la Iglesia. Invite a las jóvenes a hacer sus preguntas y a analizar cómo pueden ayudar a los nuevos miembros a hacer la transición al unirse a la Iglesia.
  • Invite a las jovencitas a leer “Las amistades” en Para la Fortaleza de la Juventud y a encontrar respuestas a la pregunta: “¿Qué significa ser un verdadero amigo?”. Pídales que compartan lo que encuentren y que compartan una experiencia en la que alguien haya sido un verdadero amigo para ellas. ¿Por qué es especialmente importante para nosotras ser buenas amigas de los nuevos miembros de la Iglesia? Invite a las jóvenes a hacer una lista de los nuevos miembros que conozcan y a analizar cómo pueden aplicar el consejo de Para la Fortaleza de la Juventud de entablar amistad con ellos.

Pida a las jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Comprenden cómo fortalecer a los nuevos miembros de la Iglesia? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Pida a las jóvenes que piensen cómo pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Invitar a un miembro nuevo a venir a la actividad de la Mutual o a otro evento del barrio.
  • Compartir el testimonio con un miembro nuevo.