Saltar navegador principal

¿Cómo me puedo preparar para establecer un hogar centrado en Cristo?

La edificación del reino de Dios comienza por edificar un hogar y una familia recta. La familia es la unidad más importante de la Iglesia. Como miembros de la Iglesia, debemos establecer un hogar donde el Espíritu esté presente. Un hogar centrado en Cristo ofrece un lugar de protección contra el pecado, un refugio del mundo y un amor comprometido y real. Ya sea grande o pequeño, tu hogar puede ser una “casa de oración, una casa de ayuno, una casa de fe, una casa de instrucción, una casa de gloria, una casa de orden, una casa de Dios” (D. y C. 88:119).

Prepararse espiritualmente

¿Qué Escrituras y discursos ayudarán a las jóvenes a prepararse para establecer hogares centrados en Cristo?

Ezequiel 16:44 (La importancia del ejemplo de una madre)

Salmos 127:3; 2 Nefi 25:26; Mosíah 4:14–15; D. y C. 68:25–28; 88:119; 93:40 (Se manda a los padres que enseñen y edifiquen a sus hijos)

Alma 53:21; 56:47–48 (A los jóvenes guerreros de Helamán les enseñaron sus madres)

La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, Liahona, noviembre de 2010, pág. 129

Henry B. Eyring, “A mis nietos”, Liahona, noviembre de 2013

Richard G. Scott, “La paz en el hogar”, Liahona, mayo de 2013, págs. 29–31

L. Tom Perry, “Llegar a ser buenos padres”, Liahona, noviembre de 2012, págs. 26–28

La familia”, Para la Fortaleza de la Juventud, págs. 14–15

Video: “La maternidad: Una asociación eterna con Dios”“Criar a los hijos en la luz y la verdad” (segmento del video en el que se habla de establecer “una casa de orden, una casa de Dios”)

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al aplicar lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará la conversión personal y ayudará a las jóvenes a darse cuenta de la importancia que tiene el Evangelio en la vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Invite a las jóvenes a describir lo que piensan que es un hogar centrado en Cristo. ¿Qué verían en él? ¿Qué sentirían en él? Pídales que sugieran respuestas a la pregunta: “¿Cómo me puedo preparar para establecer un hogar centrado en Cristo?”.
  • Pregunte a las jovencitas cuál creen que es la función de las madres en la edificación del reino de Dios. Invítelas a pensar en sus propias madres y en otras madres que conozcan, y que compartan algunas cualidades que tienen y que a ellas les gustaría emular (para ver ejemplos de cualidades, véase Proverbios 31:10–31).

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes ayudará a las jóvenes a comprender el modo de establecer un hogar centrado en Cristo. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más actividades que resulten mejor para su clase:

  • Divida la clase en tres grupos y asígnele a cada uno la lectura de uno de los siguientes pasajes de las Escrituras: Mosíah 4:14–15, Alma 53:20–21, 56:47–48. Invite a las jóvenes a anotar en la pizarra los principios que hay en estos versículos que les ayudarán a establecer hogares centrados en Cristo. Muestre uno o los dos videos que se sugieren en esta reseña y sugiera que las jóvenes piensen en sí mismas como madres mientras los ven. Después de cada video, pida a las jovencitas que analicen cuál era el mensaje principal y qué principios adicionales aprendieron que les ayudarán a establecer hogares centrados en Cristo. Considere añadir estos principios a la lista de la pizarra. Invite a las jóvenes a compartir ejemplos de estos principios que haya tenido su propia familia u otras familias.
  • Pida a las jóvenes que anoten en la pizarra el mejor consejo que le puedan dar a una pareja que va a casarse. Divida el discurso del presidente Henry B. Eyring “A mis nietos” en secciones y entregue a cada joven una sección para leer. Pídales que añadan a la lista de la pizarra elementos que encuentren en el discurso del presidente Eyring y que analicen lo que pueden hacer a fin de prepararse para establecer un hogar centrado en Cristo.
  • Como clase, lean las cinco cosas que los padres pueden hacer para crear culturas familiares más fuertes, como se describe en el discurso del élder L. Tom Perry “Llegar a ser buenos padres”. Pida a cada jovencita que elija una de las sugerencias del élder Perry y comparta un ejemplo que haya visto en familias que practican la sugerencia, y cómo al hacerlo ayuda a establecer un hogar centrado en Cristo. Pida a las jovencitas que lean los últimos siete párrafos del discurso y que compartan las razones por la que es importante establecer una fuerte cultura familiar. ¿Qué pueden hacer las jóvenes ahora para establecer una fuerte cultura familiar en sus hogares?
  • ¿Por qué son importantes los patrones o modelos? ¿Cuál es el modelo que el Padre Celestial nos ha dado para establecer un hogar centrado en Cristo? (véase “La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, párrafo 7). ¿Qué pueden hacer las jóvenes ahora para prepararse para edificar un hogar y una familia de acuerdo con este modelo? Pregunte a las jovencitas qué le dirían a alguien cuya situación familiar no esté de acuerdo con el modelo del Padre Celestial. Invítelas a leer el último párrafo de “La familia” en Para la Fortaleza de la Juventud para conseguir algunas ideas.
  • Divida la clase en grupos, y divida entre los grupos el discurso del élder Richard G. Scott “La paz en el hogar”. Pida a los grupos que estudien su sección del discurso y busquen descripciones y características de un hogar centrado en Cristo. Invite a las jóvenes a compartir lo que encuentren y que hagan dibujos de cómo es un hogar centrado en Cristo. ¿Qué pueden hacer las jovencitas para que su hogar esté ahora más centrado en Cristo? ¿Cómo pueden prepararse para establecer hogares centrados en Cristo en el futuro?

Pida a las jóvenes que compartan lo que aprendieron hoy. ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Comprenden cómo establecer un hogar centrado en Cristo? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a este tema?

Vivir lo que se aprende

Pida a las jóvenes que piensen cómo pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Ayudar a sus padres siendo una influencia positiva en su hogar ahora.
  • Identificar buenas madres a las que conozcan, aprender de ellas y seguir su ejemplo.