Saltar navegador principal

¿Por qué es importante ser honradas?

Ser honradas significa decidir no mentir, ni robar, ni estafar ni engañar de ninguna manera. Cuando somos honradas, desarrollamos la fortaleza de carácter que nos permitirá prestar un gran servicio a Dios y a los demás. Somos bendecidas con tranquilidad y respeto propio, y el Señor y otras personas confiarán en nosotras.

Prepararse espiritualmente

¿Qué Escrituras y otros recursos ayudarán a las jóvenes a sentir la importancia de la honradez?

Salmos 101:7; Proverbios 12:22; 2 Corintios 4:2; Efesios 4:29; Alma 27:27; Artículos de Fe 1:13 (Seamos honradas y rectas en todas las cosas)

Hechos 5:1–10 (No podemos mentirle al Señor)

2 Nefi 9:34; Alma 12:1-5 (La falta de honradez es un pecado que acarrea graves consecuencias)

José Smith—Historia 1:21–25 (La experiencia de José de ser honrado al afrontar la persecución)

Thomas S. Monson, “La preparación trae bendiciones”, Liahona, mayo de 2010, págs. 64–67.

Élder Robert C. Gay, “¿Qué recompensa dará el hombre por su alma?”, Liahona, noviembre de 2012, págs. 34–36.

Ann M. Dibb, “Creo en ser honrada y verídica”, Liahona, mayo de 2011, págs. 115–118.

La honradez y la integridad”, Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, pág. 19.

Honradez”, Leales a la Fe, 2004, págs. 102–103.

Video: “Honradez: ¡Más vale que lo creas!”

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al aplicar lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará su conversión personal y les a darse cuenta de la importancia que tiene el Evangelio en la vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Pida a las jóvenes que lean el relato de los boletos de cine del discurso del élder Robert C. Gay “¿Qué recompensa dará el hombre por su alma?”. Invítelas a resumir los relatos para contárselos mutuamente y a compartir lo que hayan aprendido de esos relatos acerca de la importancia de la honradez.
  • Invite a las jóvenes a ver “Honradez: ¡Más vale que lo creas!”. Pídales que escriban cómo pueden prepararse ahora para vencer la tentación de hacer trampas antes de que surja la ocasión. Invítelas a expresar sus pensamientos con el resto de la clase.

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes ayudará a las jóvenes a comprender la importancia de la honradez. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su clase:

  • Léale a las jóvenes el relato del hombre que robó maíz (choclo) en el discurso de Ann M. Dibb “Creo en ser honrada y verídica”. Deje de leer justo antes de que el niño dice: “Padre, hay un lado donde no has mirado todavía”. Pregúntele a las jovencitas: “¿Qué le dirá el niño a su padre?”. Después lean la respuesta. Pida a las jóvenes que analicen las decisiones que afrontan en las que deben escoger ser honradas.
  • Como clase, lean “La honradez y la integridad” en Para la Fortaleza de la Juventud. Pida a las jóvenes que determinen las bendiciones de la honradez y anótelas en la pizarra. ¿Cómo influye la honradez en la capacidad de hacer el bien a los demás y al Señor? ¿Cuándo fueron bendecidas las jóvenes por haber sido honradas? Pida a las jovencitas que piensen en situaciones en las que podrían ser tentadas a ser deshonestas. (Si lo desean, podrían consultar las normas de Para la Fortaleza de la Juventud con el fin de obtener algunas ideas.) ¿Qué podrían hacer en esos casos para mantener su honradez?
  • Asigne a cada una de las jóvenes uno de los pasajes de las Escrituras de esta lección. Pídales que escriban de una a cuatro palabras que representen lo que nos enseña ese pasaje acerca de la honradez. Invítelas a compartir lo que hayan escrito y luego expresen lo que piensan y sus experiencias acerca de ser honradas. ¿Cómo influye la integridad en su trato con los demás?
  • Lean José Smith—Historia 1:21–25 como clase y pregunte a las jovencitas qué aprendieron de esta historia acerca de la honradez. ¿De qué modo son bendecidas debido a que José fue veraz a la experiencia que tuvo y a lo que nuestro Padre Celestial y Jesucristo le pidieron? ¿Cuándo han tenido que ser valientes para ser honradas? ¿Cómo se les bendijo por ser honradas?
  • Trace una línea en el centro de la pizarra. En un lado escriba: “Si soy honrada…” y en el otro escriba: “Si no soy honrada…”. Pida a las jóvenes que busquen maneras de completar estas frases a medida que leen la sección titulada “Honradez” en Leales a la Fe y el relato sobre el alumno deshonesto en el discurso del presidente Thomas S. Monson: “La preparación trae bendiciones”. ¿Qué otras ideas pueden añadir? Invite a las jóvenes a compartir lo que hayan visto de esas cosas en su propia vida. Pida a la clase que comparta algunas formas en que las personas a veces justifican el hecho de ser deshonestas. ¿Cómo explican a los demás sus razones para ser honradas?

Pida a las jóvenes que compartan lo que aprendieron hoy. ¿Comprenden la importancia de ser honradas? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Pida a las jóvenes que piensen cómo pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Comprometerse a ser honradas en sus tratos con los demás.
  • Planificar y poner en práctica lo que harían o dirían si alguien intenta convencerlas de hacer algo deshonesto.
  • Completar una de las experiencias o proyectos con el valor Integridad del Progreso Personal.