Saltar navegador principal

¿Por qué se nos manda santificar el día de reposo?

El Señor nos ha dado el día de reposo para nuestro beneficio y ha mandado que lo santifiquemos. Observar el día de reposo muestra nuestro compromiso de honrar y adorar a Dios, y guardar nuestros convenios; nos acercará más al Señor y a nuestra familia; nos dará una perspectiva eterna y fortaleza espiritual. El día de reposo también nos permite descansar de nuestras labores físicas y adorar al Señor.

Prepararse espiritualmente

¿Qué pasajes de las Escrituras y otros recursos ayudarán a las jóvenes a entender la importancia del día de reposo y de santificarlo?

Génesis 2:2 (El origen del día de reposo)

Éxodo 20:8–11; 31:13 (Santificar el día de reposo)

Isaías 58:13–14 (Las bendiciones de observar el día de reposo)

Lucas 23:55–24:1 (Las mujeres que ungieron el cuerpo de Jesús después de Su crucifixión aguardaron hasta después del día de reposo para hacerlo)

D. y C. 59:9–13 (Observar el día de reposo nos ayuda a permanecer sin mancha del mundo)

Mosíah 13:16–19 (Se nos manda obedecer el día de reposo)

Kevin S. Hamilton, “Asidos constantemente”, Liahona, noviembre de 2013

Marcos A. Aidukaitis, “El gozo de la observancia del día de reposo”, Liahona, junio de 2012, págs. 13–15

Mary N. Cook, “Las anclas del testimonio”, Liahona, mayo de 2008, págs. 120–122

Día de reposo”, Leales a la Fe , 2004, págs. 56–57

La observancia del día de reposo”, Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, págs. 30–31

Video: “Cultivó la compasión en su juventud”

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al aplicar lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará su conversión personal y les ayudará a darse cuenta de la importancia que tiene el Evangelio en la vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Comparta con la clase el relato del discurso de la hermana Cook “Las anclas del testimonio” acerca de una joven que elige santificar el día de reposo. Pida a las jóvenes que presten atención a las bendiciones que se reciben al observar el día de reposo. ¿Qué otras bendiciones saben que se reciben al santificar el día de reposo?
  • Escriba la palabra feriado en la pizarra y pida a las jóvenes que digan lo primero que les viene a la mente cuando ven esa palabra. Escriba sus respuestas en la pizarra. Repita esta actividad con las palabras día santo y comparen ambas listas. ¿Cuáles son algunas de las maneras en las que el mundo procura que el día de reposo pase de ser un día santo a convertirse en un “feriado”?

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes ayudará a las jóvenes a entender el propósito del día de reposo. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más actividades que resulten mejor para su clase:

  • Divida a las jovencitas en grupos de a dos. Invite a una joven de cada grupo a leer D. y C. 59 y hacer una lista de lo que se nos pide hacer en el día de reposo. Pida a la otra joven que busque los versículos 16–19 para leer las bendiciones prometidas cuando santificamos el día de reposo. Pídales que compartan unas con otras lo que hayan encontrado y que hablen acerca de por qué es importante honrar el día de reposo. Invite a la clase a analizar por qué el Señor nos dio el día de reposo. Pida a cada jovencita que piense en algo que pueda hacer para asegurarse de que los propósitos del Señor para el día de reposo se están cumpliendo en su propia vida.
  • Pregunte a las jóvenes cómo pueden determinar si una actividad es adecuada para el día de reposo. Invítelas a buscar en Doctrina y Convenios 59:9–13 y en Para la Fortaleza de la Juventud (págs. 30–31) los principios que podrían ayudarlas. Invite a cada joven a pensar en sus propias actividades de domingo y a determinar por sí mismas si se adhieren a esos principios. Aliente a las jovencitas a hacer cualquier cambio que sientan que es necesario.
  • Proporcione a las jovencitas ejemplares de Para la Fortaleza de la Juventud y pídales que busquen la sección titulada “La observancia del día de reposo” con el fin de saber por qué y cómo observamos el día de reposo. Pídales que piensen y compartan cómo esas cosas se aplican a su vida. Invítelas a compartir una experiencia acerca de santificar el día de reposo. Invítelas a que se imaginen que una amiga las invitó a participar en una actividad inapropiada para un día domingo. ¿Cómo ayudarían a su amiga a comprender el significado del día de reposo y de sus razones para querer santificarlo?
  • Muestre o comparta el relato sobre el padre del élder Kevin S. Hamilton en los dos primeros párrafos de su discurso “Asidos constantemente”. ¿Qué les enseña este relato a las jovencitas acerca de la importancia de observar el día de reposo? Deles copias del párrafo del discurso del élder Hamilton que empieza con la frase: “Cada uno de nosotros tenemos muchas decisiones que tomar” y pídales que lo lean y que trabajen juntas para hacer una lista de las actividades “buenas”, “mejores” y “excelentes” para el día de reposo. Invítelas a compartir las listas con la clase.
  • Entregue a las jóvenes copias del relato del élder Marcos A. Aidukaitis acerca de su costumbre de pasar el día de reposo en la playa o muestre el video “Cultivó la compasión en su juventud” y pídales que busquen las bendiciones que recibieron las personas de esos relatos cuando decidieron santificar el día de reposo. Invítelas a compartir cómo esos ejemplos podrían ser parte de la vida de ellas. Invite a las jóvenes a compartir sus testimonios acerca de santificar el día de reposo.

Pida a las jóvenes que compartan lo que aprendieron hoy. ¿Comprenden las bendiciones de honrar el día de reposo? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Pida a las jóvenes que piensen cómo pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Escribir en su diario personal uno de los cambios necesarios que deberían hacer para santificar el día de reposo.
  • Escribir las palabras “¿Me acerca más esta actividad al Padre Celestial?” en una hoja de papel y colocarla en un lugar destacado de la casa como recordatorio de las actividades del día de reposo.