Saltar navegador principal

¿Cómo protejo mi virtud?

La virtud es un modelo de pensamiento y conducta basado en normas morales elevadas, entre las que se incluye la castidad. Vivimos en un mundo en el que se ataca y ridiculiza la virtud. Podemos proteger nuestra virtud al evitar las acciones, el lenguaje y los pensamientos impuros. La pornografía es especialmente peligrosa. Si nos vestimos “de toda la armadura de Dios” (véase Efesios 6:11–17) y confiamos en la fuerza del Señor, podremos protegernos de los ataques del adversario contra la virtud y mantener nuestras acciones y nuestros pensamientos puros.

Prepararse espiritualmente

¿Qué discursos y pasajes de las Escrituras ayudarán a las jóvenes a mantener sus pensamientos y acciones puros?

Génesis 39:1–12; Romanos 12:21; 2 Timoteo 2:22; Moroni 10:30; D. y C. 27:15–18; 121:45–46 (Debemos alejarnos inmediatamente de las tentaciones de la lujuria y en su lugar llenar nuestra mente con pensamientos puros)

Isaías 1:18; Helamán 12:23; D. y C. 58:42–43 (Podemos ser perdonadas si nos arrepentimos)

Mateo 5:27–28; Romanos 6:12; Alma 39:3–9; D. y C. 42:23 (Mirar a un hombre o a una mujer para codiciarlos es un pecado con serias consecuencias)

1 Nefi 17:3; Mosíah 24:14; Alma 26:12 (Dios nos fortalecerá en nuestros esfuerzos por guardar los mandamientos)

Jeffrey R. Holland, “No hay lugar para el enemigo de mi alma”, Liahona, mayo de 2010, págs. 44–46; véase también el video “Mira tus pasos”.

Quentin L. Cook, “¿Podéis sentir esto ahora?”, Liahona, noviembre de 2012, págs. 6–9.

Elaine S. Dalton, “Guardianas de la virtud”, Liahona, mayo de 2011, págs. 121–124; véase también el video “Guardianas de la virtud”

Ann M. Dibb, “Sé valiente”, Liahona, mayo de 2010, págs. 114–116.

La pureza sexual”, Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, págs. 35–37.

Castidad”, Leales a la Fe , 2004, págs. 41–46.

Pornografía”, Leales a la Fe, 2004, págs. 146–147.

Video: “La castidad: ¿Cuáles son los límites?”

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al aplicar lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará su conversión personal y les ayudará a darse cuenta de la importancia que tiene el Evangelio en la vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Escriba en la pizarra: “Podemos proteger nuestra virtud al evitar los pensamientos, el lenguaje y los pensamientos impuros”. ¿Qué consejo podrían dar las jóvenes para ayudar a alguien a permanecer virtuoso en un mundo de influencias inmundas?
  • Lean juntas el relato en el discurso de la hermana Ann M. Dibb “Sé valiente” acerca de las jovencitas que aconsejaron a una nueva Abejita. Pregunte a las jóvenes qué hacen cuando están rodeadas de influencias inmorales.

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes ayudará a las jóvenes a aprender cómo mantener sus pensamientos y acciones puros. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su clase:

  • Divida a las jóvenes en grupos pequeños y entregue a cada uno de ellos varias de las Escrituras que se sugieren en esta reseña. Pídales que lean los pasajes asignados y que compartan con el resto de la clase lo que aprendan acerca de mantenerse virtuosas.
  • Invite a las jovencitas a ver el video “Guardianas de la virtud” o lean el discurso con el mismo título. Con antelación, divida a las jovencitas en tres grupos. Indique al primer grupo que busque lo que significa ser una guardiana de la virtud, al segundo grupo que busque el consejo que da la hermana Dalton y al tercer grupo que busque las bendiciones que reciben las guardianas de la virtud. Invite a una jovencita de cada grupo a escribir en la pizarra lo que encuentre su grupo y pida al grupo que comparta lo que significa para ellas. ¿Qué aprenden del mensaje de la hermana Dalton que les ayudará a mantener sus pensamientos y acciones puros? ¿Qué significa ser “modesto no sólo en su modo de vestir, sino en su forma hablar, sus acciones y el uso de los medios de comunicación social”?
  • Pregunte a las jóvenes por qué piensan que la pornografía es dañina para el alma. Como clase, lean la entrada Pornografía en Leales a la Fe. Al final de cada párrafo, dediquen un tiempo a hablar sobre la importancia de lo que hayan leído. (Por ejemplo, podría analizar con las jovencitas los diferentes lugares o situaciones en los que podrían encontrarse con pornografía. ¿Qué podrían hacer para protegerse de la pornografía? Invítelas a planear lo que harán cuando se la encuentren accidentalmente.) Después del tercer párrafo, analicen el poder de la Expiación y la forma en que el obispo o el presidente de rama participan en el proceso del arrepentimiento. Invite a las jóvenes a reunirse con el obispo si han visto material pornográfico.
  • Entregue a cada una de las jóvenes una copia del discurso del élder Jeffrey R. Holland “No hay lugar para el enemigo de mi alma”, y pídales que se imaginen que tienen una charla con su futura hija de 12 años acerca de por qué la pornografía es tan destructiva y cómo evitarla. Pídales que busquen información que les ayude con este análisis. Invítelas a formar grupos de dos y a compartir las respuestas que encuentren. Invítelas a escribir lo que harán para evitar la pornografía por el resto de sus vidas.
  • Invite a las jóvenes a imaginar que tienen la oportunidad de hablar con un miembro del Quórum de los Doce Apóstoles en cuanto a los desafíos que los jóvenes afrontan hoy en día en lo que respecta a la pornografía. ¿Qué le dirían? Entregue a cada joven una copia de los seis párrafos del discurso del élder Quentin L. Cook “¿Podéis sentir esto ahora?” que comienzan con la frase: “La inmoralidad sexual y los pensamientos impuros”. Pida a la mitad de la clase que busquen y compartan lo que el élder Cook aprendió de un joven de 15 años, y pida a la otra mitad que busquen y compartan el consejo que ofrece el élder Cook. ¿Qué pueden hacer las jóvenes para hacer que sus hogares sean “lugares de refugio” contra la pornografía?
  • Invite a las jóvenes a imaginarse que tienen un amigo o una amiga que tiene problemas con la pornografía. ¿Qué le dirían para ayudarle? Pida a cada joven que lea partes de la sección titulada “Cómo lograr la fortaleza necesaria para abandonar el pecado” del librito Deja que la virtud engalane tus pensamientos. ¿Qué compartirían las jóvenes con su amigo o amiga de esta sección? ¿Qué otras Escrituras podrían ayudar a alguien que esté teniendo problemas con la pornografía? (Por ejemplo, véanse las Escrituras que se sugieren en esta reseña.)

Pida a las jóvenes que compartan lo que aprendieron hoy. ¿Entienden cómo mantener sus pensamientos y sus acciones puros? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Pida a las jóvenes que piensen cómo pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Completar las experiencias 2 y 4 del valor Virtud en el Progreso Personal.
  • Planificar qué harán si se encuentran con cualquier cosa que pueda provocarles pensamientos impuros.