Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal

¿Cómo puedo estar en el mundo sin ser del mundo?

“Si bien antes las normas de la Iglesia eran casi todas compatibles con las de la sociedad, ahora nos divide un gran abismo que cada vez se agranda más” (Thomas S. Monson, “El poder del sacerdocio”, Liahona, mayo de 2011, pág. 66). El Señor quiere que permanezcamos fieles a Sus normas y no participemos de las maldades del mundo. Al mismo tiempo, Él espera que seamos una buena influencia para quienes nos rodean.

Prepararse espiritualmente

¿Qué pasajes de las Escrituras y otros recursos ayudarán a las jóvenes reconocer que el ejemplo de ellas puede ayudar a los demás a permanecer fieles a las normas del Señor?

2 Reyes 6:14–17 (El siervo de Eliseo comprende que no está solo)

Mateo 5:14–16 (Debemos dejar que nuestra luz alumbre)

Juan 15:19; 1 Nefi 8:24–28 (El mundo a menudo odia y se burla de aquellos que siguen a Cristo)

1 Nefi 15:23–25; Alma 34:39; Helamán 5:12; D. y C. 10:5; 27:15–18; 87:8 (Cómo estar en el mundo sin ser del mundo)

Ulisses Soares, “Sí, ¡podemos ganar y ganaremos!” Liahona, mayo de 2015, págs. 70–77.

Lynn G. Robbins, “¿Hacia dónde miramos?”, Liahona, noviembre de 2014, págs. 9–11.

Neill F. Marriott, “Compartir su luz”, Liahona, noviembre de 2014, págs. 117–120.

“Mensaje de la Primera Presidencia para la juventud”, Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, págs. II–III.

Videos: “Florece donde sea que estés”, Atrévete a lo correcto aunque solo estés”, “El bolso perdido”, “195 Vestidos”

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al aplicar lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará su conversión personal y les ayudará a darse cuenta de la importancia que tiene el Evangelio en la vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las siguientes ideas o utilice las suyas para presentar la lección de esta semana:

  • Pregunte a las mujeres jóvenes si alguna vez han escuchado la frase: “Debemos estar en el mundo pero no ser del mundo”. ¿Qué significa eso para ellas? ¿Qué experiencias pueden compartir relacionadas con este principio? Invítelas a compartir cómo el Salvador estuvo en el mundo pero no formó parte de él. ¿Cuándo enfrentó Él la tentación y la venció? Anímelas a compartir pasajes de las Escrituras que muestren cómo Jesucristo resistió la tentación. ¿Cómo inspira Su ejemplo a las jovencitas?
  • Muestre uno de los videos que se sugieren en esta reseña e invite a las jovencitas a meditar en la siguiente pregunta mientras ven el video: ¿Cómo vivimos en el mundo sin llegar a ser del mundo? Deles tiempo para hablar de sus respuestas y compartir experiencias que ellas hayan tenido relacionadas con el video.

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes ayudará a las jovencitas a comprender cómo pueden estar en el mundo sin ser del mundo. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su clase:

  • Invite a las jóvenes a leer los pasajes de las Escrituras que se encuentran en esta reseña (individualmente o como clase) y que analicen lo que aprendan en cuanto a vencer las tentaciones. ¿Cómo viven las normas del Señor cuando el mundo las tienta a hacer lo contrario o se burla de ellas por tener normas elevadas? ¿Cómo se han sentido al vivir las normas del Señor y resistir las tentaciones? ¿Qué experiencias pueden compartir?
  • Invite a cada jovencita a seleccionar una de las normas de Para la Fortaleza de la Juventud o uno de los valores del Progreso Personal. Pídales que estudien la norma o el valor que han elegido y que luego compartan un resumen con la clase de cómo el vivir esa norma o valor le ha ayudado a estar en el mundo pero no ser del mundo.
  • Los discursos “¿Hacia dónde miramos?”, por el élder Lynn G. Robbins y “Sí, ¡podemos ganar y ganaremos!”, por el élder Ulisses Soares, ofrecen varios ejemplos positivos y negativos en que las personas reaccionan ante las influencias negativas del mundo. Invite a las jovencitas a escudriñar los discursos, a encontrar un ejemplo que les haya impresionado en particular y a resumir el relato para la clase. Pídales que compartan lo que enseña el relato que han elegido acerca de cómo vivir en el mundo y, a la vez, resistir a la tentación de ser del mundo.
  • Pida a una joven que vaya a la clase preparada para compartir lo que la hermana Neill F. Marriott enseña en su discurso “Compartir su luz” acerca de la influencia que tienen los templos en los espacios que los rodean. Invite a las jóvenes a buscar frases del discurso de la hermana Marriott que las inspiren a ser una luz para los demás en un mundo en el que parecen aumentar las tinieblas. Deles la oportunidad de leer las frases en voz alta y de compartir por qué las consideran significativas. Juntas podrían planear una actividad de mutual en la que las mujeres jóvenes hagan un póster donde destaquen las frases que han escogido.
  • Pida a la clase que hagan una lista de mandamientos que podrían ser difíciles de guardar para las jovencitas de su edad. Invite a cada jovencita a escoger uno de la lista y a usar las Escrituras, Para la Fortaleza de la Juventud y sus propias experiencias para ofrecer sus consejos en cuanto a cómo resistir la tentación de desobedecer ese mandamiento.

Pida a las jóvenes que compartan lo que aprendieron hoy. ¿Entienden cómo estar en el mundo pero no ser del mundo? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Pida a las jóvenes que piensen cómo pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Trabajar en las experiencias 2 o 3 del valor Elección y responsabilidad del Progreso Personal
  • Ver o compartir con un familiar o amigo los videos que se indican en esta lección y compartir cómo se sienten al respecto.

Si es pertinente, invite a las jóvenes a compartir lo que se sientan inspiradas a hacer como resultado de esta lección.