cerrar
Saltar navegador principal

¿Cómo me puedo preparar ahora para llegar a ser una esposa y madre justa?

Para prepararse para ser una esposa y madre justa, las jóvenes deberían centrarse en el Salvador y en desarrollar atributos cristianos. La proclamación para la familia dice que “los matrimonios y las familias que logran tener éxito se establecen y se mantienen sobre los principios de la fe, de la oración, del arrepentimiento, del perdón, del respeto, del amor, de la compasión, del trabajo y de las actividades recreativas edificantes… La madre es principalmente responsable del cuidado de sus hijos” (“La Familia: Una Proclamación para el Mundo”, Liahona, noviembre de 2010, pág. 129).

Prepararse espiritualmente

Con espíritu de oración, estudie los siguientes pasajes de las Escrituras y recursos. ¿Qué piensa que ayudará a las jovencitas a prepararse para llegar a ser esposas y madres?

Proverbios 31:10–31; Alma 56:47–48; Moroni 7:45–46; D. y C. 88:123–125 (Características de mujeres justas)

D. y C. 88:78–80, 118; 90:15 (Buscar conocimiento)

K. Brett Nattress, “No hay mayor gozo que saber que ellos lo conocen”, Liahona, noviembre de 2016, págs. 119–121.

Jeffrey R. Holland, “He ahí tu madre”, Liahona, noviembre de 2015, págs. 47–50.

Cheryl A. Esplin, “Llenar nuestros hogares de luz y de verdad”, Liahona, mayo de 2015, págs. 8-10.

M. Russell Ballard, “Madres e hijas”, Liahona, mayo de 2010, págs. 18–21.

La educación académica”, Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, págs. 9–10.

Video: “La maternidad: Una asociación eterna con Dios”; “Amar a los hijos de Dios”; “La esperanza de una madre”; “Madre en Israel”

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al aplicar lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará su conversión personal, les ayudará a ver la importancia del Evangelio en su vida diaria y a prepararse para aprender más.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Muestre uno de los videos que se sugieren en esta reseña y pregunte a las jóvenes: “¿Qué están haciendo para prepararse para llegar a ser una esposa y una madre justa?”.
  • Repitan juntas el lema de las Mujeres Jóvenes. Aliente a algunas jóvenes a compartir lo que significa para ellas la frase “fortalecer el hogar y la familia”.

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes ayudará a las jovencitas a prepararse para ser esposas y madres justas. Siguiendo la guía del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su clase:

  • Invite a las jóvenes a leer sobre la madre del élder K. Brett Nattress en su discurso “No hay mayor gozo que saber que ellos lo conocen”. ¿Qué atributos tenía la hermana Nattress que a las jóvenes les gustaría emular al prepararse para la maternidad? ¿Qué hizo ella para criar una familia recta? Ellas también podrían mirar uno o más videos sugeridos en esta reseña y analizar preguntas similares. ¿Qué otros ejemplos de padres rectos han visto las jóvenes? ¿Qué piensan las jóvenes que pueden hacer para seguir esos ejemplos ahora?
  • En el discurso de la hermana Cheryl A. Esplin, “Llenar nuestros hogares de luz y de verdad”, describe su intento de estrujar una lata de bebida gaseosa llena y una vacía (podrían ver los primeros dos minutos de su discurso o recrear su demostración). ¿Qué aprendemos de esa demostración en cuanto a la importancia de estar llenos de luz y de verdad? ¿Qué podrían hacer las jovencitas de la clase para obtener tanto luz espiritual como una educación académica? (véase D. y C. 93:36). ¿Cómo el tener una educación espiritual y académica las preparará para ser esposas y madres algún día? (Véase “La educación académica”, Para la Fortaleza de la Juventud, págs. 9–10).
  • Asigne a cada jovencita que lea unos pocos versículos de algunas de las Escrituras que se sugieren en esta reseña. Invite a cada jovencita a hacer un dibujo o un símbolo, o a escribir una frase corta que represente las características de una esposa y una madre justa que encuentren en los versículos asignados. Compartan los dibujos o las frases con la clase y analicen juntas cómo una jovencita puede adquirir esas características. Pida a las jovencitas que compartan ejemplos de madres como las que se describen en Proverbios. ¿De qué manera bendicen esas madres a sus familias? ¿Por qué es tan valiosa una “mujer virtuosa” para el Señor? (véase Proverbios 31:10).
  • Pida a las jovencitas que escriban en la pizarra una lista de mujeres justas de las Escrituras (por ejemplo, Rut, Ester, Eva, Jana, Emma Smith, etc.). Invítelas a escoger una mujer de la lista y a leer en cuanto a ella en las Escrituras (usando la Guía para el Estudio de las Escrituras). Anime a las jovencitas a compartir las cualidades virtuosas que reconocen y admiran de esas mujeres y cómo esas cualidades podrían ayudarles a prepararse para ser esposas y madres rectas.
  • Revisen juntas los relatos acerca de madres ejemplares en el discurso del élder Jeffrey R. Holland “He ahí tu madre”. Pida a las jovencitas que escriban sus pensamientos en cuanto a las cosas que admiran de sus madres o las cualidades que les gustaría emular de ellas mientras se preparan para llegar a ser madres. Invite a algunas de ellas a compartir lo que escribieron. Si es posible, invite a las madres de las mujeres jóvenes a participar en este análisis.

Pida a las jovencitas que compartan lo que aprendieron hoy. ¿Comprenden ellas cómo prepararse para sus funciones como esposas y madres en el futuro? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Pida a las jóvenes que piensen cómo pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Completar cualquiera de las opciones siguientes del Progreso Personal: El proyecto del valor Naturaleza divina, la experiencia 4 del valor Valor individual, la experiencia 7 del valor Elección y responsabilidad, la experiencia 2 del valor Buenas obras.
  • Entrevistar a una mujer en cuanto a las responsabilidades, los desafíos y las bendiciones de ser esposa y madre. Preguntar qué destrezas y atributos piensa ella que son los más esenciales. Escribir cualquier pensamiento o sentimiento en el diario personal.

Puede que desee planear una actividad de Mutual con las jovencitas que refuerce lo que hayan aprendido en clase. Por ejemplo, podrían aprender y practicar habilidades domésticas.