Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal

¿Por qué los convenios son importantes en mi vida?

Hacemos convenios cuando recibimos ordenanzas tales como el bautismo, la ordenación al sacerdocio o las ordenanzas del templo. Un convenio es un acuerdo sagrado entre Dios y Sus hijos. Dios establece condiciones específicas y promete bendecirnos si las obedecemos. Hacer y guardar convenios nos prepara para recibir las bendiciones que Dios ha prometido. Cuando decidimos no guardar los convenios, no podemos recibir las bendiciones. Nuestros convenios guían las decisiones que tomamos y nos ayudan a resistir la tentación.

Prepararse espiritualmente

A medida que se prepare, estudie con Espíritu de oración estos pasajes de las Escrituras y estos recursos. ¿Qué se encuentra inspirada a compartir con las jóvenes?

Éxodo 19:5; D. y C. 35:24 ; 90:24 (Al guardar los convenios recibimos bendiciones)

Mosíah 5; Alma 53:10–18; 56:5–8 (Ejemplos en el Libro de Mormón de personas que efectuaron y guardaron convenios)

D. y C. 82:10 (El Señor está obligado cuando obedecemos)

Henry B. Eyring, “Hijas en el convenio”, Liahona, mayo de 2014, págs. 125-128.

Rosemary M. Wixom, “El guardar convenios nos protege, nos prepara y nos inviste con poder”, Liahona, mayo 2014, págs. 116–118.

Jean A. Stevens, “Hijas de Dios bajo convenio”, Liahona, noviembre de 2014, págs. 114–117.

Convenio”, Leales a la fe, 2004, págs. 49–51.

Video: “Andar en Su luz”

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al aplicar lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará la conversión personal y les ayudará a darse cuenta de la importancia que tiene el Evangelio en la vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Pida a las jóvenes que hagan una lista de convenios o promesas que han hecho con Dios. ¿Cómo influyen esos convenios en su vida? Anímelas a continuar pensando en cuanto a esta pregunta a medida que aprenden más de los convenios durante esta lección.
  • Invite a las jóvenes a definir la palabra convenio (si necesitan ayuda, diríjalas a la explicación de convenios en Leales a la fe). ¿Cuán similar o diferente es un convenio de un acuerdo, un contrato o una promesa?

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes ayudará a las jóvenes a comprender por qué recibimos ordenanzas y hacemos convenios. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su clase:

  • Muestre una lámina del pueblo de Ammón enterrando sus armas. Pida a una joven que relate la historia del pueblo de Ammón y del convenio que hicieron (véase Alma 53:10–18; 56:5–8). ¿Por qué escogió el pueblo guardar sus convenios a pesar del peligro que enfrentaban? ¿Cómo influyó su ejemplo en el enemigo? ¿Cómo influyó en sus hijos? Invite a cada joven a escribir en la pizarra el nombre de una persona que le haya enseñado a guardar los convenios por medio del ejemplo, y pídale que comparta con la clase lo que aprendió de esa persona.
  • Invite a las jóvenes a que lean Escrituras (como las que se encuentran en esta reseña) y hagan una lista en la pizarra de las bendiciones que se prometen en esas Escrituras a aquellos que hacen y guardan convenios sagrados. Pregunte a las jóvenes cómo se cumplen estas bendiciones en nuestra vida (invítelas a compartir ejemplos). Testifique de las bendiciones que haya recibido al guardar los convenios.
  • Invite a las jóvenes a repasar el discurso del presidente Henry B. Eyring “Hijas en el convenio” o el de la hermana Jean A. Stevens “Hijas de Dios bajo convenio”. Pídales que busquen ejemplos de mujeres y niñas en los discursos que observaron sus convenios y que escriban en la pizarra cómo guardó sus convenios cada hermana. ¿Qué aprenden las jóvenes acerca de estas hermanas? ¿Qué ejemplos de mujeres que guardan sus convenios han influido en la vida de ellas?
  • Como clase, vean el video “Andar en Su luz”. Mientras ven el video, invite a las jóvenes a hacer una lista de los ejemplos que vean de convenios que se hacen y se guardan. Después del video, invítelas a buscar en el discurso de la hermana Rosemary M. Wixom, “El guardar convenios nos protege, nos prepara y nos inviste con poder” para identificar las bendiciones que resultan de los convenios en la lista. Pida a las jóvenes que compartan lo que encuentren y que analicen situaciones específicas que podrían llegar a afrontar y en las cuales encontrarían fortaleza y protección de los convenios.
  • Pida a las jóvenes que imaginen que están tratando de ayudar a un amigo de otra religión a comprender los convenios. Invítelas a estudiar “Convenio” en Leales a la fe o los pasajes de las Escrituras que aparecen en esta reseña, y a preparar la forma de explicar los convenios a un amigo. Invítelas a hacer una dramatización de cómo enseñar a los demás. Pídales que en su explicación incluyan razones por las que sus convenios son importantes para ellas.

Pida a las jóvenes que compartan lo que aprendieron hoy. ¿Comprenden ellas mejor los convenios? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Pida a las jóvenes que piensen cómo pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Examinar su vida durante la semana que viene y tomar nota de las bendiciones que recibieron al guardar los convenios. Aliéntelas a compartir sus pensamientos y puntos de vista en clases futuras.
  • Memorizar D. y C. 82:10 (véase La enseñanza: El llamamiento más importante, págs. 199–200) y escribir en sus diarios lo que les enseña ese pasaje de las Escrituras acerca de las ordenanzas y los convenios, así como lo que harán para prepararse para los convenios que hagan en el futuro.