Saltar navegador principal

¿Cómo recibo el don del Espíritu Santo?

Después de que somos bautizadas, recibimos la ordenanza de la confirmación. Como parte de esta ordenanza, se nos dice: “Recibe el Espíritu Santo”. Esto significa que el Espíritu Santo puede ser nuestro compañero constante si deseamos e invitamos Su presencia en nuestra vida y guardamos fielmente los mandamientos.

Prepararse espiritualmente

¿Qué discursos y pasajes de las Escrituras ayudarán a las jóvenes a comprender la manera en que les bendecirá el don del Espíritu Santo a lo largo de la vida?

Hechos 8:14–17; D. y C. 33:15; Artículos de Fe 1:4 (El don del Espíritu Santo se confiere mediante la imposición de manos)

1 Nefi 2:9–20 (El ejemplo de Nefi de ser receptivos al Espíritu Santo)

1 Nefi 15:1–11 (El desobedecer los mandamientos nos impide recibir el Espíritu Santo)

1 Nefi 16:14–29; 18:8–22; Alma 37:38–46 (El ejemplo de la Liahona)

D. y C. 20:77 (Al tomar la Santa Cena renovamos nuestros convenios y podemos tener siempre el Espíritu con nosotros)

D. y C. 121 (Si somos virtuosas y caritativas, el Espíritu Santo será nuestro compañero constante)

David A. Bednar, “Recibe el Espíritu Santo”, Liahona, noviembre de 2010, págs. 94–97.

David A. Bednar, “Para que siempre podamos tener Su Espíritu con nosotros”, Liahona, mayo de 2006, págs. 28–29.

Don del Espíritu Santo”, Leales a la Fe 2004, págs. 73–74.

“Deja que el Espíritu te enseñe”, Himnos, Nº 77.

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al aplicar lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará su conversión personal y les ayudará a darse cuenta de la importancia que tiene el Evangelio en la vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Como clase, escuchen o canten el himno “Deja que el Espíritu te enseñe”. ¿Qué podrían aprender las jovencitas de este himno sobre lo que debemos hacer para recibir el Espíritu Santo?
  • Invite a las jóvenes a pensar en el día en que fueron confirmadas miembros de la Iglesia y se les dijo: “Recibe el Espíritu Santo”. ¿Cómo las ha bendecido el don del Espíritu Santo? ¿Qué preguntas tienen acerca del don del Espíritu Santo?

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes ayudará a las jóvenes a comprender lo que significa recibir el Espíritu Santo. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más que resulten mejor para su clase:

  • Pida a las jóvenes que lean individualmente 1 Nefi 2:9–19 y 1 Nefi 15:1–11. Invite a la mitad de la clase a buscar y hablar de lo que hizo Nefi para recibir el Espíritu Santo. Invite a la otra mitad a buscar y a hablar de lo que hicieron Lamán y Lemuel que les impidió recibir el Espíritu Santo. Luego pídales que escriban en la pizarra lo que hayan encontrado. ¿Qué aprenden las jovencitas de estos ejemplos que les ayude a recibir el Espíritu Santo en sus vidas?
  • Asegúrese de que cada miembro de la clase tenga un ejemplar de Para la Fortaleza de la Juventud. Invite a cada joven a escoger una de las secciones de Para la Fortaleza de la Juventud, leerla y marcar aquello que deba hacer o no deba hacer para recibir el Espíritu Santo. Invítelas a compartir lo que aprendan acerca del Espíritu Santo según lo que hayan leído. ¿Cómo les ayudará esto a recibir el Espíritu Santo en sus vidas?
  • Como clase, lean los tres últimos párrafos de la sección titulada “El don del Espíritu Santo” del discurso del élder David A. Bednar: “Recibe el Espíritu Santo”. Pida a las jóvenes que resuman la idea principal del élder Bednar. Asigne a cada jovencita que lea una de las siguientes tres secciones del discurso buscando respuestas a preguntas como éstas: ¿Cómo llegamos a ser dignas de tener la compañía del Espíritu Santo? ¿Qué puede impedirnos recibir el Espíritu Santo? Pídales que compartan lo que encontraron y lo que planean hacer para poner en práctica el consejo del élder Bednar.
  • Muestre una imagen de Lehi y la Liahona (véase Libro de obras de arte del Evangelio, 68) y pida a las jóvenes que compartan lo que sepan de la Liahona. Invite a la mitad de la clase a leer 1 Nefi 16:14–29 e invite a la otra mitad a leer 1 Nefi 18:8–22. Pídales que busquen respuestas a esta pregunta: “¿En qué se parece la Liahona al Espíritu Santo?”. Pídales que compartan sus pensamientos. ¿Qué aprenden las jóvenes acerca de las experiencias de la familia de Lehi que les ayude a recibir el Espíritu Santo? Como parte de este análisis, lean juntas Alma 37:38–46.
  • Invite a las jóvenes a leer la sección titulada “El alejarnos del Espíritu del Señor” del discurso del élder David A. Bednar “Para que siempre podamos tener Su Espíritu con nosotros”. Pídales que busquen frases que les ayuden a entender cómo pueden tener la compañía del Espíritu Santo más a menudo. Anímelas a pensar en lo que “piensan, ven, escuchan o hacen” en un día normal, y a evaluar si esas cosas invitan al Espíritu Santo o las separan de Él. Pídales que mediten en cualquier cambio que deberían llevar a cabo en sus vidas. Invítelas a compartir algunas de sus ideas si se sienten cómodas al respecto.
  • Como clase, lean Doctrina y Convenios 121:45–46. Pregunte a las jóvenes si en estos versículos hay palabras que no comprenden y ayúdelas a definirlas (por ejemplo, entrañas significa “la parte más profunda y esencial”; engalane significa “adornar” o “mejorar”, fortalecerá significa “hacerse más fuerte”). ¿Qué podrían aprender de estos versículos acerca de cómo recibir el Espíritu Santo?

Pida a las jóvenes que compartan lo que aprendieron hoy. ¿Entienden cómo recibir el Espíritu Santo? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Pida a las jóvenes que piensen cómo pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían: