cerrar
Saltar navegador principal

¿Por qué son importantes las decisiones que tomo?

Nuestro Padre Celestial nos ha dado el albedrío moral, la capacidad de escoger y de actuar por nosotros mismos. Aunque somos libres de tomar nuestras propias decisiones, no podemos elegir las consecuencias de éstas. Las decisiones correctas conducen a la felicidad duradera y a la vida eterna. Si se lo pedimos, nuestro Padre Celestial nos ayudará a tomar decisiones sabias.

Prepararse espiritualmente

Estudie los siguientes pasajes de las Escrituras y complete una de las experiencias del valor Elección y responsabilidad del Progreso Personal. A medida que la haga, tome nota de las cosas que aprenda sobre el albedrío que pudiera compartir con las jóvenes.

Josué 24:15 (Podemos escoger servir al Señor)

Juan 14:15 (Al tomar buenas decisiones, demostramos el amor que tenemos por nuestro Padre Celestial y el deseo de hacer Su voluntad)

2 Nefi 2:16, 27; Helamán 14:30–31 (Somos libres para escoger y actuar por nosotras mismas)

Moroni 7:14–15 (Se nos concede juzgar entre el bien y el mal)

Thomas S. Monson, “Decisiones”, Liahona, mayo de 2016, pág. 86.

Carole M. Stephens, “Si me amáis, guardad mis mandamientos”, Liahona, noviembre de 2015, págs. 118-120.

D. Todd Christofferson, “Libres para siempre, para actuar por sí mismos”, Liahona, noviembre de 2014, págs. 16–19.

Elección y responsabilidad”, Progreso Personal, págs. 46–49.

Albedrío”, Leales a la fe, 2004, págs. 15–16.

“El albedrío y la responsabilidad” y “La música y el baile”, Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, págs. 2–3, 22-23.

Video: “Sin remordimientos”

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al aplicar lo aprendido en la lección de la semana anterior. Esto alentará su conversión personal y las ayudará a ver la relevancia del Evangelio en su vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las siguientes ideas, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Invite a las jóvenes a pensar en algunas cosas que podrían hacer cuando los demás desafíen sus normas. ¿Cómo intenta Satanás confundirnos acerca de las consecuencias de nuestras decisiones? Aliéntelas durante la lección a buscar verdades que les ayuden a combatir las mentiras de Satanás.
  • Pida a las jóvenes que hagan una lista de las decisiones que hayan tomado recientemente. ¿Cómo les han afectado esas decisiones? ¿Cómo han afectado sus decisiones a otras personas?

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes permitirá a las jóvenes comprender la doctrina del albedrío. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más actividades que resulten mejor para su clase:

  • Invite a las jóvenes a estudiar las cuatro secciones del discurso de la hermana Carole M. Stephens “Si me amáis, guardad mis mandamientos”, y a buscar ideas sobre cómo guardar los mandamientos y por qué es importante tomar decisiones correctas. Con permiso del obispo, invite a algunas hermanas fieles del barrio a participar en una charla sobre la manera en que el elegir guardar los mandamientos ha bendecido la vida de ellas. En esta charla incluya tanto a hermanas solteras como casadas.
  • Invite a las jóvenes a completar una de las experiencias del valor Elección y responsabilidad del Progreso Personal (individualmente o en grupos). Antes de que termine la clase, invite a cada una de ellas a que comparta algo que haya aprendido al estudiar sobre el albedrío. Invite a una jovencita a que comparta con el resto de la clase lo que hizo a fin de completar una de las experiencias del valor Elección y responsabilidad.
  • Invite a cada jovencita a leer en silencio “El albedrío y la responsabilidad”, en Para la Fortaleza de la Juventud y a compartir lo que más las haya conmovido. Después podrían escoger otra norma del librito y hablar de algunas decisiones que hayan tomado con respecto a esa norma y las bendiciones que recibieron como consecuencia de esas decisiones. Por ejemplo, podrían leer “La música y el baile”, en Para la Fortaleza de la Juventud y analizar las bendiciones que han recibido por seguir el consejo de evitar la música y el baile impuros.
  • Entregue a cada jovencita partes del discurso del élder D. Todd Christofferson “Libre para siempre, para actuar por sí mismos” o del discurso del presidente Thomas S. Monson, “Decisiones”. Invite a las jóvenes a leerlos de forma individual y que después compartan sus reflexiones. Podrían hacerlo en grupos pequeños o con toda la clase. ¿Qué han aprendido ellas acerca de las consecuencias de nuestras creencias y nuestros actos? Invítelas a analizar la manera en que ese consejo podría ayudarlas a tomar mejores decisiones. 
  • Invite a cada joven a encontrar un ejemplo de alguien que tomó una decisión de las Escrituras (por ejemplo, comparen las decisiones de María y Marta en Lucas 10:38–42). ¿Cuáles fueron las consecuencias de esas decisiones? ¿Qué efecto tuvo en otras personas?
  • Muestre uno de los videos que se sugieren en esta reseña. Invite a las jóvenes a buscar los resultados de las decisiones que tomó la gente del video. Pídales que compartan lo que hayan encontrado. Invítelas a que compartan experiencias en las que hayan tomado una decisión que haya tenido consecuencias trascendentales. Invite a cada joven a leer uno de los pasajes de esta reseña y a compartir cómo puede ayudarla a tomar decisiones correctas en el futuro.

Pida a las jóvenes que compartan lo que aprendieron hoy. ¿Comprenden ellas mejor la doctrina del albedrío? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Invite a las jóvenes a que piensen en la forma en que pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Escriba en sus diarios acerca de las tentaciones a las que se enfrentan y cómo piensan responder ante ellas por medio de la guía del Espíritu Santo.
  • Continuar trabajando en las experiencias del valor Elección y responsabilidad del Progreso Personal.