Los menús de LDS.org han cambiado. Más información. cerrar
Saltar navegador principal

¿Por qué son importantes las decisiones que tomo?

Nuestro Padre Celestial nos ha dado el albedrío moral, la capacidad de escoger y de actuar por nosotros mismos. Aunque somos libres de tomar nuestras propias decisiones, no podemos elegir las consecuencias de éstas. Las decisiones correctas conducen a la felicidad duradera y a la vida eterna. Si se lo pedimos, nuestro Padre Celestial nos ayudará a tomar decisiones sabias.

Prepararse espiritualmente

Estudie los siguientes pasajes de las Escrituras y complete una de las experiencias del valor Elección y responsabilidad del Progreso Personal. A medida que la haga, tome nota de las cosas que aprenda sobre el albedrío que pudiera compartir con las jóvenes.

Josué 24:15 (Podemos escoger servir al Señor)

Juan 14:15 (Al tomar buenas decisiones, demostramos el amor que tenemos por nuestro Padre Celestial y el deseo de hacer Su voluntad)

2 Nefi 2:16, 27; Helamán 14:30–31 (Somos libres para escoger y actuar por nosotras mismas)

Moroni 7:14–15 (Se nos concede juzgar entre el bien y el mal)

Thomas S. Monson, “Decisiones”, Liahona, mayo de 2016, pág. 86.

Carole M. Stephens, “Si me amáis, guardad mis mandamientos”, Liahona, noviembre de 2015, págs. 118-120.

Russell M. Nelson, “Decisiones para la eternidad”, Liahona, noviembre de 2013, págs. 106–109.

D. Todd Christofferson, “Libres para siempre, para actuar por sí mismos”, Liahona, noviembre de 2014, págs. 16–19.

Elección y responsabilidad”, Progreso Personal, págs. 46–49.

Albedrío”, Leales a la fe, 2004, págs. 15–16.

“El albedrío y la responsabilidad” y “La música y el baile”, Para la Fortaleza de la Juventud, 2011, págs. 2–3, 22-23.

Video: “Sin remordimientos”

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al aplicar lo aprendido en la lección de la semana anterior. Esto alentará su conversión personal y las ayudará a ver la relevancia del Evangelio en su vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las siguientes ideas, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Invite a las jóvenes a pensar en algunas cosas que podrían hacer cuando los demás desafíen sus normas. ¿Cómo intenta Satanás confundirnos acerca de las consecuencias de nuestras decisiones? Aliéntelas durante la lección a buscar verdades que les ayuden a combatir las mentiras de Satanás.
  • Pida a las jóvenes que hagan una lista de las decisiones que hayan tomado recientemente. ¿Cómo les han afectado esas decisiones? ¿Cómo han afectado sus decisiones a otras personas?

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes permitirá a las jóvenes comprender la doctrina del albedrío. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más actividades que resulten mejor para su clase:

  • Invite a las jóvenes a estudiar las cuatro secciones del discurso de la hermana Carole M. Stephens “Si me amáis, guardad mis mandamientos”, y a buscar ideas sobre cómo guardar los mandamientos y por qué es importante tomar decisiones correctas. Con permiso del obispo, invite a algunas hermanas fieles del barrio a participar en una charla sobre la manera en que el elegir guardar los mandamientos ha bendecido la vida de ellas. En esta charla incluya tanto a hermanas solteras como casadas.
  • Invite a las jóvenes a completar una de las experiencias del valor Elección y responsabilidad del Progreso Personal (individualmente o en grupos). Antes de que termine la clase, invite a cada una de ellas a que comparta algo que haya aprendido al estudiar sobre el albedrío. Invite a una jovencita a que comparta con el resto de la clase lo que hizo a fin de completar una de las experiencias del valor Elección y responsabilidad.
  • Invite a cada jovencita a leer en silencio “El albedrío y la responsabilidad”, en Para la Fortaleza de la Juventud y a compartir lo que más las haya conmovido. Después podrían escoger otra norma del librito y hablar de algunas decisiones que hayan tomado con respecto a esa norma y las bendiciones que recibieron como consecuencia de esas decisiones. Por ejemplo, podrían leer “La música y el baile”, en Para la Fortaleza de la Juventud y analizar las bendiciones que han recibido por seguir el consejo de evitar la música y el baile impuros.
  • Entregue a cada jovencita partes del discurso del élder D. Todd Christofferson “Libre para siempre, para actuar por sí mismos” o del discurso del presidente Thomas S. Monson, “Decisiones”. Invite a las jóvenes a leerlos de forma individual y que después compartan sus reflexiones. Podrían hacerlo en grupos pequeños o con toda la clase. ¿Qué han aprendido ellas acerca de las consecuencias de nuestras creencias y nuestros actos? Invítelas a analizar la manera en que ese consejo podría ayudarlas a tomar mejores decisiones. 
  • Utilice una cinta o un cordel para crear una “V” en el suelo del salón de clase e invite a una joven a ubicarse en el vértice de la “V” y a recorrer la letra con un pie en cada lado. En breve deberá elegir caminar por uno solo de los lados. Invite a las jóvenes a explicar qué les enseña esta experiencia acerca de las decisiones. Invítelas a leer el primer párrafo del discurso del élder Russell M. Nelson “Decisiones para la eternidad” y a seleccionar frases que les gustaría recordar. Invítelas también a compartir la manera en que han visto que las “decisiones determinan el destino” o los resultados de otras frases del discurso del élder Nelson.
  • Invite a cada joven a encontrar un ejemplo de alguien que tomó una decisión de las Escrituras (por ejemplo, comparen las decisiones de María y Marta en Lucas 10:38–42). ¿Cuáles fueron las consecuencias de esas decisiones? ¿Qué efecto tuvo en otras personas?
  • Muestre uno de los videos que se sugieren en esta reseña. Invite a las jóvenes a buscar los resultados de las decisiones que tomó la gente del video. Pídales que compartan lo que hayan encontrado. Invítelas a que compartan experiencias en las que hayan tomado una decisión que haya tenido consecuencias trascendentales. Invite a cada joven a leer uno de los pasajes de esta reseña y a compartir cómo puede ayudarla a tomar decisiones correctas en el futuro.

Pida a las jóvenes que compartan lo que aprendieron hoy. ¿Comprenden ellas mejor la doctrina del albedrío? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Invite a las jóvenes a que piensen en la forma en que pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Escriba en sus diarios acerca de las tentaciones a las que se enfrentan y cómo piensan responder ante ellas por medio de la guía del Espíritu Santo.
  • Continuar trabajando en las experiencias del valor Elección y responsabilidad del Progreso Personal.