cerrar
Saltar navegador principal

¿Qué significa ser autosuficiente?

Cuando somos autosuficientes, utilizamos las bendiciones y habilidades que Dios nos ha dado para velar por nosotras mismas y por nuestra familia, y para encontrar soluciones a nuestros problemas. Al llegar a ser autosuficientes tenemos mayor capacidad de servir y cuidar a los demás. El Señor desea que lleguemos a ser autosuficientes tanto en forma espiritual como temporal.

Prepararse espiritualmente

¿Qué pasajes de las Escrituras y otros recursos ayudarán a las jovencitas a comprender el significado de ser autosuficientes?

Mateo 25:1–13 (La parábola de las diez vírgenes)

Mateo 25:14–29 (La parábola de los talentos)

2 Tesalonicenses 3:10–13; Gálatas 6:3–5 (La importancia de trabajar y ser autosuficientes)

D. y C. 58:26–28 (Somos nuestras propias agentes)

D. y C. 88:118 (Buscar conocimiento tanto por el estudio como por la fe)

D. y C. 89:18–20 (Promesas a quienes obedezcan la Palabra de Sabiduría)

D. y C. 104:78 (Pagar las deudas)

Henry B. Eyring, “La preparación espiritual: Comiencen con tiempo y perseveren”, Liahona, noviembre de 2005, págs. 37–40.

El trabajo y la autosuficiencia”, Para la Fortaleza de la Juventud 2011, pág. 48.

Llegar a ser autosuficiente”, Leales a la fe, 2004, págs. 33–34.

Autosuficiencia”, Manual 2: Administración de la Iglesia, 2010, 6.1.1.

La autosuficiencia temporal”, Hijas en Mi reino: La historia y la obra de la Sociedad de Socorro, 2011, págs. 58–64.

Robert D. Hales, “Cómo enfrentar los desafíos del mundo actual”, Liahona, noviembre de 2015, págs. 44–47.

Compartir experiencias

Al comienzo de cada clase, invite a las jóvenes a compartir, enseñar y testificar acerca de las experiencias que hayan tenido al aplicar lo que aprendieron en la lección de la semana anterior. Esto alentará la conversión personal y ayudará a las jóvenes a darse cuenta de la importancia que tiene el Evangelio en la vida cotidiana.

Presentar la doctrina

Elija alguna de las ideas siguientes, o utilice las suyas, para presentar la lección de esta semana:

  • Comparta con las jóvenes la definición de autosuficiencia que se da al comienzo de esta reseña. Pida a las jovencitas que lean D. y C. 58:26–28 y luego hágales las siguientes preguntas: ¿Qué significa ser “[nuestros] propios agentes”? ¿Cómo podemos llegar a estar más “anhelosamente consagrados a una causa buena”? ¿Qué se enseña en estos versículos acerca de la autosuficiencia? Analicen las respuestas como clase.
  • Escriba la palabra “Dependiente” en el lado izquierdo de la pizarra y la palabra “Autosuficiente” en el derecho. Pida a las jovencitas que definan ambas palabras (en caso de que necesiten ayuda, dígales que consulten las páginas 33–35 de Leales a la fe). Pídales que hagan una lista de las formas en que dependen de otras personas y las formas en que son autosuficientes. ¿Por qué el Señor quiere que lleguemos a ser autosuficientes?

Aprender juntas

Cada una de las actividades siguientes ayudará a las jóvenes a comprender el significado de ser autosuficientes. Siguiendo la inspiración del Espíritu, seleccione una o más actividades que resulten mejor para su clase:

  • Divida a las jóvenes en grupos y asigne a cada grupo uno de los siguientes aspectos de autosuficiencia: educación, finanzas, relaciones y fortaleza espiritual. Invite a cada grupo a revisar las secciones del discurso del élder Robert D. Hales “Cómo enfrentar los desafíos del mundo actual” que hablan sobre estos aspectos. Invite a las jóvenes a que compartan lo que aprendieron y lo que harán para llegar a ser más autosuficientes en uno de estos aspectos.
  • Escriba en diversas hojas de papel los siguientes temas relacionados con la autosuficiencia: salud, educación, empleo, almacenamiento en el hogar, finanzas y fortaleza espiritual. Permita que cada jovencita escoja uno de los temas que le interese e invítelas a leer al respecto en una copia de la sección 6.1.1 del Manual 2 (páginas 38–39). Pida a cada joven que enseñe brevemente a la clase lo que haya aprendido de su tema, cómo se relaciona con la autosuficiencia y lo que puede hacer ahora para prepararse para ser autosuficiente en ese aspecto. ¿Cómo pueden los esfuerzos actuales de las jóvenes bendecirlas en el futuro? ¿Cómo pueden esos esfuerzos bendecir a sus familias cuando sean esposas y madres?
  • Invite a cada jovencita a leer uno de los relatos de Hijas en Mi reino (págs. 58–64) acerca de mujeres que fueron autosuficientes en los albores de la historia de la Iglesia. Pida a las jóvenes que cuenten esos relatos en sus propias palabras y que compartan lo que hayan aprendido sobre la autosuficiencia. ¿Qué pueden hacer para seguir esos ejemplos mientras aún son jóvenes?
  • Divida a las jovencitas en grupos de a dos. Asigne un pasaje de las Escrituras acerca de la autosuficiencia, como los de esta reseña, a cada pareja. Invite a los grupos a leer su pasaje de las Escrituras y después a crear un mensaje mormón acerca de la autosuficiencia. Tal vez desee mostrar un ejemplo de un mensaje mormón de la revista Liahona. Brinde a las jóvenes la oportunidad de compartir un mensaje mormón con la clase. Anímelas a colocarlo en algún lugar visible de la casa para que les recuerde lo que aprendieron.
  • Entregue a cada joven cinco monedas, dos monedas o una moneda. Pídales que lean Mateo 25:14–29 para encontrar lo que sucedió con el personaje de la parábola al que se le dio la misma cantidad de dinero que se les entregó a ellas. Analice preguntas tales como: “¿Qué hicieron los tres siervos con el dinero que se les dio?” y “¿Cómo se relaciona esta parábola con la autosuficiencia?”. Invite a las jóvenes a meditar en las cosas que Dios les ha dado y que les ayudarán a ser autosuficientes, tales como sus talentos, cualidades y habilidades. ¿Cómo pueden utilizan esas cualidades para llegar a ser más autosuficientes? ¿Cómo pueden utilizarlas para bendecir a sus futuras familias?
  • Pregunte a las jovencitas lo que ellas y sus familias hacen para prepararse para un desastre natural (por ejemplo, un terremoto o huracán). Como clase, lean los primeros tres párrafos del discurso del presidente Henry B. Eyring “La preparación espiritual: Comiencen con tiempo y perseveren”. ¿Cuáles son algunos “desastres espirituales” o pruebas que podríamos afrontar? ¿Qué podemos hacer para prepararnos espiritualmente? Entregue a cada joven una parte del resto del discurso del presidente Eyring y pídales que busquen respuestas a estas preguntas. Invítelas a compartir lo que hayan encontrado.

Pida a las jóvenes que compartan lo que hayan aprendido. ¿Comprenden la autosuficiencia lo bastante bien como para explicársela a alguien? ¿Qué sentimientos o impresiones tienen? ¿Desean hacer otras preguntas? ¿Resultaría útil dedicarle más tiempo a esta doctrina?

Vivir lo que se aprende

Pida a las jóvenes que piensen cómo pondrán en práctica lo que han aprendido hoy. Por ejemplo, podrían:

  • Comprometerse a hacer algo esta semana para llegar a ser más autosuficientes y a compartir sus experiencias en la clase de la próxima semana.
  • Completar una o más de las opciones siguientes del Progreso Personal: proyecto 1 o 4 del valor Naturaleza divina, experiencias o proyectos del valor Conocimiento, experiencias 1 o 7 del valor Elección y responsabilidad.