Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Sacerdocio Aarónico: Una oportunidad para servir

Los jóvenes que comprenden que el sacerdocio es una oportunidad para servir pueden suponer una diferencia significativa en la vida de otras personas.

Ve el video anterior y lee a continuación acerca de dos diáconos. Luego decide cómo tú o tu quórum podrían servir a alguien.

Obra misional en Brasil

Alessandro E., recientemente llamado como presidente del quórum de diáconos, quería aumentar el número de miembros de su quórum. Se esforzaba por activar a algunos de los diáconos, pero no tenía mucho éxito. Trató de compartir el Evangelio con sus amigos en la escuela, pero sin éxito.

Así que Alessandro escuchó el consejo de su madre. “Me dijo que debía ayunar y orar”, explica. Así lo hizo y sintió el susurro del Espíritu Santo que debía volver a uno de sus amigos de la escuela. “Esta vez”, dice Alessandro, “accedió a ir a la reunión sacramental”.

Los misioneros comenzaron a enseñarle y poco tiempo después él y su hermano se bautizaron, junto con dos primos. Luego también se bautizaron los padres del amigo.

“Por doquier se pueden encontrar milagros si se entiende el sacerdocio, si su poder se honra y se utiliza debidamente, y si se ejerce la fe”, dijo el presidente Thomas S. Monson durante la Conferencia General de abril de 2012.

Aquel fue un día feliz para muchas personas, incluso para Alessandro. Como presidente de su quórum de diáconos, había traído a miembros nuevos al quórum y al barrio. Había aprendido que un buen líder busca el consejo de aquellos en quienes confía, que el Padre Celestial contesta nuestras oraciones y que es importante seguir las impresiones del Espíritu.

Traer a los miembros del quórum

Antes de empezar la reunión sacramental, el presidente ya estaba allí. Él siempre está. Ahora bien, antes de que se dé por sentado que estamos hablando de un presidente de estaca, distrito o rama, vamos a aclarar. Cornell F. es el presidente del quórum de diáconos.

Todos los domingos magnifica su llamamiento. Ese domingo en particular fue la conferencia de barrio y Cornell estuvo allí bien temprano colocando himnarios en los bancos donde se iban a sentar los diáconos. Él desea que su quórum se beneficie de la música sagrada para que sea una parte importante de la adoración.

Otro domingo, se complace en informar que todos los diáconos de su barrio están presentes, seis están activos y tres que no han venido con regularidad, pero están siendo hermanados.

“Todos los domingos”, dice, “doy asignaciones a los diáconos de llamar o visitar a los miembros del quórum menos activos o a amigos que están investigando la Iglesia”. También señala que “cada martes por la noche, antes de nuestras actividades de los jóvenes, invitamos a todos los diáconos a venir”.

En la conferencia de barrio, los diáconos prestan más atención a los mensajes inspirados del presidente de estaca y el obispo. Entonces, luego de la reunión, “los diáconos se quedan para asegurarse de que el centro de reuniones quede limpio y ordenado”, dice Cornell. También cuidan el resto del centro de reuniones. “Sacamos la basura y a veces ayudamos a limpiar la guardería”, explica.

“Somos diáconos que ‘hacemos cosas’”, dice, “y cada diácono desempeña un papel muy importante en nuestro éxito”.

Fuentes de consulta adicionales

Aprende más acerca de las responsabilidades de las presidencias de quórum.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes