Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Estar anhelosamente consagrados

Imaginen lo que millones de Santos de los Últimos Días podríamos lograr en el mundo si funcionáramos como una colmena en nuestro compromiso centrado y concentrado en las enseñanzas del Señor Jesucristo.

El Salvador enseñó que el primer y gran mandamiento es:

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente…

“Y el segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

“De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas” (Mateo 22:37–40).

Las palabras del Salvador son sencillas pero profundas en significado y de gran importancia. Debemos amar a Dios y cuidar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Imaginen el bien que podríamos hacer en el mundo si todos nos integramos, unidos como discípulos de Cristo, y anhelosa y diligentemente respondemos a las necesidades de los demás y prestamos servicio a las personas a nuestro alrededor: a nuestras familias, nuestros amigos, nuestros vecinos y compatriotas.

Lee, ve o escucha el discurso completo.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes