Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Las bendiciones de la Santa Cena

Siempre fui activo en la Iglesia y progresé en el Sacerdocio Aarónico. Cuando era adolescente, mi maestro, el hermano Jacobs, nos pidió que escribiéramos en una tarjeta lo qué habíamos pensado durante la Santa Cena. Tomé la tarjeta y empecé a escribir. Primero escribí el partido de básquetbol que habíamos ganado la noche anterior; luego puse la cita con mi amiga después del partido, y así seguí. El nombre de Jesucristo no ocupaba un lugar de importancia en esa lista.

Cada domingo llenábamos la tarjeta. Para un joven poseedor del Sacerdocio Aarónico, la Santa Cena y la reunión sacramental cobraron nuevo y mayor significado espiritual. Yo esperaba ansioso los domingos y la oportunidad de participar de la Santa Cena, porque el comprender la expiación del Salvador me estaba cambiando. Hasta la fecha, cada vez que tomo la Santa Cena, puedo ver mi tarjeta y repasar mi lista. Ahora, primero en mi lista, está el Salvador del género humano.

Lee, ve o escucha el discurso completo.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes