Saltar navegador principal
Menú de los Jóvenes

Aprendamos con el corazón

Hoy día, rodeados de tanta información, podemos creer que navegar millones de páginas web nos proveerá todo lo que necesitemos saber. En la red podemos encontrar información correcta e incorrecta, pero la información de por sí no basta. Dios nos ha dado otra fuente para obtener un conocimiento mayor, sí, un conocimiento enviado del cielo. El Padre Celestial nos puede otorgar ese conocimiento cuando navegamos la red celestial en nuestro corazón y en nuestra mente. El profeta José Smith dijo que tenía “el libro más antiguo en [el] corazón, es decir, el don del Espíritu Santo” (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Joseph Smith, 2007, pág. 138).

Accedemos a esta fuente celestial cuando hacemos cosas tales como leer las Escrituras, dar oído al profeta viviente y orar. También es importante dedicar tiempo a estar tranquilo y a sentir y a seguir los susurros celestiales. Al hacer esto, “sentimos y vemos” (3 Nefi 18:25) cosas que no se pueden aprender a través de la tecnología moderna. Y es más, una vez que nos volvemos algo experimentados en navegar esta red celestial, discerniremos la verdad, incluso al leer la historia secular u otros temas. Los que busquen sinceramente la verdad conocerán la verdad de todas las cosas por el poder del Espíritu Santo (véase Moroni 10:3–5).

Lee, ve o escucha el discurso completo.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes