Skip main navigation
Menú de los Jóvenes

Sus deseos, sus decisiones y la tecnología

¿Han pensado en lo que dicen de ustedes las decisiones tecnológicas que toman a diario?

En la Conferencia General de abril de 2014, el hermano Randall L. Ridd, Segundo Consejero de la Presidencia General de los Hombres Jóvenes, dijo: “Cada día el mundo procura influir en sus deseos, tentándolos a comprar algo, hacer clic en algo, jugar a algo, leer o ver algo”.

Sus deseos determinan su albedrío. Y ese albedrío determina quiénes llegarán a ser. El hermano Ridd dijo: “Al final, la decisión es de ustedes. Ustedes tienen el albedrío. Cada decisión los acercará o alejará más de lo que se espera que lleguen a ser; cada clic es de importancia. Pregúntense siempre: ‘¿A dónde me conducirá esta decisión?’. Cultiven la capacidad de ver más allá del momento”.

¿Cómo adiestran sus deseos para ayudarles a llegar a ser la persona que Dios quiere que sean? El hermano Ridd ha ofrecido cuatro principios para guiarlos.

1. Facilita la toma de decisiones el saber quiénes son en verdad

Cuando comprenden que tienen una identidad eterna y dones divinos, las decisiones son claras. Mediten sobre su identidad eterna como hijos e hijas de Dios. A medida que obtengan una comprensión del carácter divino, sus deseos serán los mismos que los de Dios. El hermano Ridd aconsejó a los Hombres Jóvenes: “Recuerden quiénes son en realidad. Recuerden que poseen el santo sacerdocio. Eso los inspirará a tomar las decisiones correctas al usar el internet y durante toda la vida”.

2. Conéctense a la fuente de poder

El hermano Ridd dijo: “Tan importante como es salir de casa todos los días con el teléfono celular cargado, mucho más importante es estar completamente cargados espiritualmente”. “Cada vez que enchufen el teléfono, considérenlo un recordatorio y pregúntense si se han conectado a la fuente más importante de poder espiritual: la oración y el estudio de las Escrituras, que los cargará con inspiración por medio del Espíritu Santo (véase D. y C. 11:12–14)”.

¿La oración diaria y el estudio de las Escrituras son una prioridad en sus vidas? “Muchos de nosotros interrumpimos cualquier cosa que estemos haciendo para leer un mensaje de texto, ¿no deberíamos dar más importancia a los mensajes del Señor? Dejar de conectarnos a ese poder debería ser algo en lo que ni siquiera pensaríamos (véase 2 Nefi 32:3)”, dijo.

3. Tener un teléfono inteligente no los hace inteligentes; el usarlo sabiamente sí puede hacerlo

¿El teléfono inteligente los distrae de las cosas que los rodean? Esfuércense según el dicho: “Estén donde están mientras estén allí”. El hermano Ridd aconsejó: “Cuando conducen, conduzcan. Cuando están en clase, concéntrense en la clase. Cuando estén con sus amigos, concédanles el don de su atención. El cerebro no puede concentrarse en dos cosas a la vez”.

4. El Señor brinda la tecnología para lograr Sus propósitos

Ya que entienden la tecnología mejor que cualquier otra generación, tienen que comprender su verdadero propósito. “El divino propósito de la tecnología es apresurar la obra de salvación… El Señor espera que usen estas magníficas herramientas para llevar Su obra al siguiente nivel, para compartir el Evangelio de formas que exceden la más activa imaginación de mi generación”, dijo. “Mientras que las generaciones pasadas influían en los vecinos y su localidad, ustedes tienen el poder, mediante el internet y las redes sociales, de extenderse más allá de las fronteras e influir en el mundo entero”.

A medida que demanden un lugar en la generación escogida del Señor, asegúrense de que sus decisiones sean el resultado de deseos justos. Como dijo el hermano Ridd: “Ustedes han sido escogidos para participar en Su obra en estos tiempos porque Él confía en que tomen las decisiones correctas”.

¿De qué manera sus deseos, decisiones y tecnología influyen en quiénes son? Compartan su experiencia con otros jóvenes al hacer comentarios a continuación.

Del discurso “La generación escogida”, Liahona de mayo de 2014, págs. 56–58. Lee, mira, escucha o descarga el discurso completo del hermano Ridd.

Error en el envío del formulario. Asegúrate que todos los campos se han completado correctamente e inténtalo de nuevo.

 
1000 caracteres restantes