Ideas para la noche de hogar


Estas ideas le serán útiles para emplear la revista Liahona a fin de mejorar la enseñanza en el aula y en el hogar.

“El don del Espíritu Santo: Lo que todo miembro de la Iglesia debe saber”, pág. 18: Haga algunos dibujos de objetos conocidos, o en hojas de papel escriba algunas frases comunes; doble cada hoja por la mitad. Muestre una mitad y pida a los miembros de la familia que adivinen lo que hay en la otra mitad. Lea las citas del profeta José Smith que figuran en este artículo y hablen sobre por qué el bautismo sólo de agua es incompleto. Asigne a sus familiares algunas secciones del artículo y pídales que expliquen lo que sus secciones enseñan acerca del Espíritu Santo.

“Haciendo surf en zonas prohibidas”, pág. 26: Haga varias banderas de papel que indiquen el peligro. Después de analizar el relato, pida a los miembros de la familia que en las banderas escriban normas. Las ideas para ello podrían provenir de las Escrituras, de la conferencia general, del folleto Para la fortaleza de la juventud, o de los líderes locales. Ponga esas banderas a la vista en su hogar.

“En el servicio del Señor”, pág. 34: En pedacitos de papel, anote diferentes llamamientos de la Iglesia y distribúyalos entre los miembros de la familia. Pídales que mencionen una forma en la que pueden prestar servicio en ese llamamiento. Cuente el relato del hermano Dai Endo y testifique que lo importante “no es dónde sirvamos, sino cómo lo hagamos”. Lea la última sección del artículo e invite a los miembros de la familia que sigan esos principios.

“Fe en cada paso”, pág. A2: Trace en papel un juego de huellas de los pies, y escriba en ellas: “Fe en cada paso”. Cuente cómo el hermano Giles ejercitó la fe a lo largo de su vida. En medio de las huellas, escriba las posibles pruebas que podamos tener y pida a los miembros de la familia que digan cómo podrían utilizar la fe para hacer frente a esos desafíos.

“El diario de Jared”, pág. A8: Pida a los miembros de la familia que lleven sus diarios personales a la noche de hogar, o distribuya papeles a los que no tengan diarios. Lea el relato en voz alta y pídales que escriban o tracen dibujos en cuanto a sus experiencias, tal como lo hicieron Aarón y Jared. Testifique en cuanto a la importancia de llevar un diario personal.