Ideas para la noche de hogar


Estas ideas le serán útiles para la enseñanza en el aula y en el hogar.

“Prestos para observar”, pág. 14: Coloque varios objetos donde todos puedan verlos y pida a los miembros de la familia que cierren los ojos mientras usted retira uno de ellos. Cuando vuelvan a mirar los objetos, vea cuán atentamente han observado y recordado el objeto que falte. Lea en voz alta varios ejemplos que se dan en el artículo que demuestren la importancia de observar con atención.

“Gracias a la Restauración…”, pág. 32: Reparta hojas de papel con las palabras “Gracias a la Restauración…” escritas en ellas y deje espacio para las respuestas. Escudriñen juntos el artículo en busca de palabras que completen la frase y dé el desafío a los integrantes de la familia de anotar, durante la semana siguiente, aquellas bendiciones que reciban gracias a la Restauración. Durante la próxima noche de hogar, invítelos a compartir lo que hayan escrito.

“Lugar para tres”, pág. A10: Pida a la familia que se ponga de pie formando un círculo lo más estrecho posible. ¿Qué tuvieron que hacer para formar ese círculo? Entre las respuestas podría figurar el aferrarse unos a otros, tomar en brazos a los niños pequeños, etcétera. Hablen de cómo pueden hacer lugar para los demás y de cómo ser una familia unida.

“Les hace felices”, pág. A12: Pida a los miembros de la familia que sugieran las cualidades que debe tener un profeta. ¿Son algunas de esas cualidades más importantes que otras? Lean y comenten la capacidad que tenía el profeta José Smith para disfrutar de la vida y de las personas, y del efecto perdurable que eso tuvo en los jóvenes del relato. Invite a la familia a compartir relatos de profetas que hayan mostrado amor y ánimo, y a expresar cómo se sienten al respecto.

“Recordemos las promesas”, pág. A14: Abran las Escrituras en Doctrina y Convenios sección 3 y lean la experiencia del élder Jay E. Jensen, mientras estudian los versículos que él menciona. Hablen de las promesas que se encuentran en las Escrituras e invite a la familia a compartir aquellos momentos en que el recuerdo de las promesas espirituales les haya brindado aliento.