Cuaderno de la conferencia de octubre de 2013


“Lo que yo, el Señor, he dicho, yo lo he dicho… sea por mi propia voz o por la voz de mis siervos, es lo mismo” (D. y C. 1:38).
A medida que repase la Conferencia General de octubre de 2013, puede utilizar estas páginas (y los cuadernos de la conferencia de ejemplares futuros) para ayudarle a estudiar y aplicar las enseñanzas recientes de los profetas y apóstoles vivientes, así como de otros líderes de la Iglesia.

Para leer, ver o escuchar los discursos de la conferencia general, visite conference.lds.org .

Una promesa profética

Presidente Dieter F. Uchtdorf

“Es natural tener preguntas; la semilla de la duda honesta por lo general germina y madura hasta convertirse en un gran roble de entendimiento. Hay pocos miembros de la Iglesia que, en algún momento u otro, no hayan luchado con preguntas serias o delicadas. Uno de los propósitos del Evangelio es nutrir y cultivar la semilla de la fe, incluso algunas veces en el arenoso suelo de la duda y la incertidumbre. La fe es la esperanza de cosas que no se ven pero que son verdaderas [véase Hebreos 11:1 Alma 32:21].

“Por lo tanto, mis queridos hermanos y hermanas, mis queridos amigos, les pido, primero duden de sus dudas antes que dudar de su fe. Nunca debemos permitir que la duda nos mantenga prisioneros y nos prive del amor, la paz y los dones divinos que vienen mediante la fe en el Señor Jesucristo”.

Presidente Dieter F. Uchtdorf, Segundo Consejero de la Primera Presidencia, “Vengan, únanse a nosotros”, Liahona, noviembre de 2013, pág. 23.

Palabras proféticas sobre el matrimonio

“El matrimonio entre el hombre y la mujer es fundamental en la doctrina del Señor, y es crucial en el plan eterno de Dios. El matrimonio entre el hombre y la mujer es el modelo de Dios para tener una vida plena en la tierra y en el cielo. No se puede abusar, malentender ni malinterpretar el modelo de Dios en cuanto al matrimonio [véase Mateo 19:4–6]; si es que se desea el verdadero gozo. El modelo de Dios para el matrimonio protege el poder sagrado de la procreación y el gozo de la verdadera intimidad matrimonial. Sabemos que Dios unió en matrimonio a Adán y a Eva antes de que experimentaran el gozo de unirse como marido y mujer”.

Élder Russell M. Nelson, del Quórum de los Doce Apóstoles, “Decisiones para la eternidad”, Liahona, noviembre de 2013, pág. 108.

Respuestas para usted

Cada conferencia, los líderes de la Iglesia dan respuestas inspiradas a preguntas que los miembros de la Iglesia podrían tener. Utilice el ejemplar de noviembre de 2013, o visite conference.lds.org para encontrar respuestas a estas preguntas:

  • ¿Qué puedo hacer si un miembro de mi familia se ha alejado del Evangelio? Vea Henry B. Eyring, “A mis nietos”.

  • ¿Hay un lugar seguro donde podamos criar a nuestros hijos? Vea Boyd K. Packer, “La clave para la protección espiritual”.

  • ¿Por qué es importante la influencia de las mujeres? Vea D. Todd Christofferson, “La fuerza moral de la mujer”.

En busca de paralelismos: El amor de Dios

Más de un orador de la conferencia general habla sobre algunos de los temas de mayor importancia. Esto es lo que dijeron tres de ellos sobre el amor que Dios siente por nosotros:

  • “Su Padre Celestial las ama, a cada una de ustedes. Ese amor nunca cambia… simplemente siempre está allí”1. —Presidente Thomas S. Monson

  • “[El Salvador] siempre está cerca, especialmente en lugares sagrados y en momentos de necesidad; y a veces, cuando menos lo espero, siento casi como si Él me tocara el hombro para hacerme saber que me ama”2. —Élder Terence M. Vinson, de los Setenta

  • “Testifico que nadie es extranjero para nuestro Padre Celestial. No hay nadie cuya alma no sea valiosa para Él”3. —Obispo Gérald Caussé, Primer Consejero del Obispado Presidente

Notas

  •   1.

    Thomas S. Monson, “Nunca caminamos solos”, Liahona, noviembre de 2013, págs. 123, 124.

  •   2.

    Terence M. Vinson, “Acercarse más a Dios”, Liahona, noviembre de 2013, págs. 105--106.

  •   3.

    Gérald Caussé, “Ya no sois extranjeros”, Liahona, noviembre de 2013, pág. 51.

  • Fondos misionales de barrio y generales

    “Les agradezco sus generosas contribuciones. La necesidad de ayuda es continua; ruego que continuemos ayudando a aquellos cuyo deseo de servir es grande pero que no tienen los medios de hacerlo por sí mismos”.

    Presidente Thomas S. Monson, “Bienvenidos a la conferencia”, Liahona, noviembre de 2013, págs. 4–5.