5 pasos para hacer que la conferencia permanezca en ti

Por Chakell Wardleigh

Revistas de la Iglesia

Imprimir Compartir
    familia orando junta

    Todos los meses de abril y octubre tenemos la increíble oportunidad de escuchar a profetas modernos darnos consejos que provienen directamente de Dios. Ellos preparan sus mensajes con espíritu de oración expresamente para nosotros, para guiarnos, enseñarnos, darnos respuestas y consolarnos.

    Pero cuando la conferencia general acaba y los días pasan, recordar citas, temas, impresiones y respuestas específicas que hemos recibido se hace cada vez más difícil. Si sentimos que no hemos mejorado, puede que comencemos a desalentarnos a medida que se acerca la siguiente conferencia general.

    ¡No hay nada que temer! Hay un modo en que podemos retener el consejo de Dios en nuestro corazón entre una conferencia general y la siguiente:

    1. Después de la conferencia, elige una cita, una lección, un principio o todo un discurso que te inspire.

    2. Compártelo con tu familia y escríbelo en algún lugar donde puedas verlo a diario.

    3. Establece una meta de cómo pondrás en práctica ese principio cada día en tu vida.

    4. Apóyense unos a otros. ¡Rendir cuentas a otras personas es una gran motivación!

    5. Cuando se acerque la siguiente conferencia general, siéntate con tu familia y comparte lo que has aprendido y las bendiciones que has recibido al poner en práctica este principio.

    Si trabajamos para alcanzar nuestras particulares metas espirituales, fortaleceremos nuestro testimonio y estaremos más cerca del Padre Celestial.

    ¡Inténtalo hoy!